Ne­ru­da o Mis­tral. ¿Có­mo lla­mar a un ae­ro­puer­to?

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Es­te año se ha reac­ti­va­do en Chi­le una an­ti­gua mo­ción par­la­men­ta­ria pa­ra re­bau­ti­zar el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de su ca­pi­tal San­tia­go con el nom­bre del No­bel de Li­te­ra­tu­ra chi­leno Pa­blo Ne­ru­da (1904-1973). Pe­se a que en el Con­gre­so la me­di­da tie­ne cier­to apo­yo, su tra­mi­ta­ción ha le­van­ta­do la po­lé­mi­ca ya que gru­pos fe­mi­nis­tas reprochan el mal com­por­ta­mien­to del es­cri­tor con las mu­je­res, lo que in­clu­ye el aban­dono de una hi­ja en­fer­ma y una su­pues­ta vio­la­ción que re­la­ta en sus me­mo­rias Con­fie­so que he vi­vi­do. Los con­tra­rios a la ini­cia­ti­va han in­clui­do una pro­pues­ta de nom­bre al­ter­na­ti­vo pa­ra re­bau­ti­zar el ae­ró­dro­mo: la tam­bién poe­ta chi­le­na e igual­men­te No­bel Ga­brie­la Mis­tral (1889-1957).

El pro­yec­to pa­ra que Ne­ru­da, uno de los ros­tros más re­co­no­ci­bles de Chi­le en to­do el mun­do, dé su nom­bre al ae­ro­puer­to de San­tia­go —hoy lla­ma­do Co­mo­do­ro Ar­tu­ro Me­rino Be­ní­tez, pa­dre de la avia­ción del país— se pre­sen­tó en 2011. El tex­to ar­gu­men­ta­ba: “El gran poe­ta chi­leno es con­si­de­ra­do en­tre los me­jo­res y más in­flu­yen­tes de su si­glo, sien­do lla­ma­do por el no­ve­lis­ta Ga­briel Gar­cía Már­quez ‘el más gran­de poe­ta del si­glo XX en cual­quier idio­ma”.

Des­de que re­sur­gió la ini­cia­ti­va el mes pa­sa­do, or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas la han re­cha­za­do, ase­gu­ran­do que, en pleno au­ge del Me Too, ofre­ce­ría una ma­la ima­gen del país.

El po­lé­mi­co es­cri­to de las me­mo­rias del poe­ta re­la­ta que for­zó se­xual­men­te a una jo­ven sir­vien­ta en Cei­lán (hoy Sri Lan­ka), don­de ocu­pó un car­go di­plo­má­ti­co en 1929. En es­ti­lo ex­plí­ci­to, Ne­ru­da cuen­ta que la mu­cha­cha lo ig­no­ró y que lue­go él la lle­vó a su ha­bi­ta­ción pa­ra ter­mi­nar con un en­cuen­tro que fue “co­mo el de un hom­bre y una es­ta­tua. Ella man­tu­vo los ojos bien abier­tos to­do el tiem­po, com­ple­ta­men­te in­cons­cien­te”.

En­tre quie­nes cri­ti­can aNe­ru­da es­tá la pe­rio­dis­ta y dipu­tada del Par­ti­do Hu­ma­nis­ta (iz­quier­da) Pa­me­la Ji­les, que ha de­cla­ra­do: “No es­tán los tiem­pos pa­ra ho­me­na­jear a un mal­tra­ta­dor de mu­je­res, que aban­do­nó a su hi­ja en­fer­ma y con­fe­só una vio­la­ción, me­nos co­mo ima­gen país”, aña­de Ji­les, que in­sis­te en la pro­pues­ta al­ter­na­ti­va de lla­mar al ae­ro­puer­to Ga­brie­la Mis­tral. Ade­más de la su­pues­ta agre­sión se­xual, Ne­ru­da es­tá mar­ca­do por Mal­va Ma­ri­na, su hi­ja, a la que lla­ma­ba “vam­pi­re­sa de tres kilos”.

Esa his­to­ria apa­re­ce en un re­la­to no­ve­la­do lla­ma­do Mal­va, de la poe­ta neer­lan­de­sa Ha­gan Pee­ters, en el que se cuen­ta que la ni­ña na­ció en 1934, con hi­dro­ce­fa­lia, y mu­rió so­lo ocho años des­pués aban­do­na­da por su pa­dre. Cuan­do se di­fun­dió la his­to­ria en 2016, la Fun­da­ción Pa­blo Ne­ru­da, que pre­ser­va el le­ga­do del au­tor, emi­tió una no­ta en la que ase­gu­ran que la se­pa­ra­ción fue de co­mún acuer­do y que “Ne­ru­da fue a ver a su hi­ja la úl­ti­ma vez que pu­do ha­cer­lo, en 1939, en el úl­ti­mo via­je que pu­do ha­cer a Eu­ro­pa, pa­ra em­bar­car a los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les en el Win­ni­peg”.

Mien­tras se re­suel­ve la con­tro­ver­sia, el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de San­tia­go man­ten­drá su nom­bre ac­tual. Pa­ra que el cam­bio sea efec­ti­vo, la idea de­be pa­sar to­da­vía va­rias eta­pas en la Cá­ma­ra de Dipu­tados y lue­go en el Se­na­do. Otra de las du­das que pe­san so­bre la ini­cia­ti­va es el cos­te que ten­dría pa­ra el Es­ta­do ha­cer es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.