El Pri­mo de Ri­ve­ra que im­pul­só la de­mo­cra­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Con el fa­lle­ci­mien­to de Mi­guel Pri­mo de Ri­ve­ra y Ur­qui­jo (San Se­bas­tián, 1934) des­apa­re­ce una fi­gu­ra cla­ve en el im­pul­so ini­cial de la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia en nues­tro país. Un miem­bro de la cla­se po­lí­ti­ca del fran­quis­mo que su­po en­ten­der que la so­cie­dad es­pa­ño­la de­man­da­ba es­pa­cios de li­ber­tad que la dic­ta­du­ra no po­día otor­gar­le y se im­pli­có en el em­pe­ño de abrir vías de aper­tu­ra, den­tro del Es­ta­do del 18 de ju­lio, pa­ra po­si­bi­li­tar su des­apa­ri­ción.

Po­cas ve­ces en nues­tra re­cien­te his­to­ria un ape­lli­do ha mar­ca­do un des­tino po­lí­ti­co tan­to co­mo mar­có el su­yo. Su abue­lo, el ge­ne­ral Mi­guel Pri­mo de Ri­ve­ra, go­ber­nó Es­pa­ña co­mo dic­ta­dor en­tre 1923 y 1930. En­tre sus tíos pa­ter­nos, Jo­sé An­to­nio fun­dó Fa­lan­ge Es­pa­ño­la y, fu­si­la­do en los ini­cios de la Gue­rra Ci­vil, se con­vir­tió en un re­fe­ren­te doc­tri­nal bá­si­co pa­ra el lon­ge­vo ré­gi­men fran­quis­ta. Pi­lar pre­si­dió la Sec­ción Fe­me­ni­na de Fa­lan­ge, y lue­go del Mo­vi­mien­to Na­cio­nal, du­ran­te ca­si me­dio si­glo. Y Mi­guel fue di­ri­gen­te del Par­ti­do úni­co y mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra en unGo­bierno de Fran­co.

Hi­jo de Fer­nan­do Pri­mo de Ri­ve­ra, mi­li­tar, mé­di­co y fa­lan­gis­ta ase­si­na­do en la cár­cel Mo­de­lo de Ma­drid en agos­to de 1936, se orien­tó a la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial que co­rres­pon­día a la tra­di­ción de la fa­mi­lia de su ma­dre, Ma­ría del Ro­sa­rio de Ur­qui­jo. En sus años es­co­la­res com­par­tió es­tu­dios con Juan Car­los de Bor­bón, con quien le unió siem­pre una es­tre­cha amis­tad. Abo­ga­do en ejer­ci­cio, tra­ba­jó en la ban­ca lon­di­nen­se y lue­go en la So­cie­dad de Cons­truc­ción Na­val es­pa­ño­la.

Pe­ro un Pri­mo de Ri­ve­ra no te­nía fá­cil en es­tos años elu­dir la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. En 1965 fue de­sig­na­do por el mi­nis­tro de la Go­ber­na­ción al­cal­de de Je­rez de la Fron­te­ra, la ciu­dad don­de te­nía arrai­go su fa­mi­lia pa­ter­na. Ejer­ció el car­go, con no­ta­ble éxi­to, has­ta 1971. Pa­ra en­ton­ces era pro­cu­ra­dor en Cor­tes por el ter­cio mu­ni­ci­pal y miem­bro del Con­se­jo Na­cio­nal del Mo­vi­mien­to, la “Cá­ma­ra de las ideas” de la dic­ta­du­ra. En la que, co­mo po­nen­te en su Sec­ción Se­gun­da, se es­for­zó en abrir un­muy li­mi­ta­do plu­ra­lis­mo de aso­cia­ción po­lí­ti­ca en la es­truc­tu­ra mo­no­lí­ti­ca del par­ti­do úni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.