Las di­rec­cio­nes de PP y Ciu­da­da­nos tu­te­la­rán los pac­tos en An­da­lu­cía

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

n una va­rian­te del “ni con­ti­go ni sin ti tie­nen mis ma­les re­me­dio…”, tal vez Sánchez ha­ya lle­ga­do es­ta semana a una con­clu­sión in­quie­tan­te: sin los in­de­pes, es di­fí­cil se­guir; con los in­de­pes, es di­fí­cil se­guir. Con ellos y sin ellos las co­sas se po­nen feas, por­que son ne­ce­sa­rios para sa­car los pre­su­pues­tos, pe­ro a la vez esa liai­son dan­ge­reu­se ya ha es­ta­lla­do en An­da­lu­cía, con­tra pro­nós­ti­co, por el har­taz­go ha­cia ese so­cio tó­xi­co. Y no pa­re­ce fac­ti­ble una po­si­ción in­ter­me­dia co­mo en el dilema del eri­zo de Scho­pen­hauer.

La ca­tás­tro­fe an­da­lu­za ha sor­pren­di­do a Mon­cloa, co­mo a los ana­lis­tas, qui­zá de­ma­sia­do ale­ja­dos de la ca­lle. La im­pre­sión du­ran­te es­tas se­ma­nas es que las pro­tes­tas de­bi­li­ta­ban al Go­vern y eso, tras el pre­vi­si­ble triun­fo del 2D, fa­vo­re­ce­ría al PSOE. Pe­ro el desas­tre an­da­luz nos ha de­vuel­to a la realidad. Ya no ha­brá in­vierno apa­ci­ble. Des­pués de años de pi­ta­das al himno y de­cla­ra­cio­nes su­pre­ma­cis­tas y abra­zos a Ote­gi, el ca­breo sor­do ha cris­ta­li­za­do. Y el po­pu­lis­mo de de­re­cha ha sa­bi­do lle­var­lo a un pack efi­caz, en es­te eco­sis­te­ma don­de el ciu­da­dano in­for­ma­do es una ilu­sión anacró­ni­ca, co­mo es­cri­be In­ne­ra­rity en Com­pren­der la de­mo­cra­cia.

No se tra­ta, cla­ro, de que An­da­lu­cía ha­ya ce­le­bra­do un ple­bis­ci­to so­bre Ca­ta­lu­ña. El des­con­ten­to con la ges­tión, an­tes o des- neas ro­jas a la ho­ra de ini­ciar las con­ver­sa­cio­nes y si­gue as­pi­ran­do a con­tar con el apo­yo de Ciu­da­da­nos y la abs­ten­ción de Ade­lan­te An­da­lu­cía.

Los so­cia­lis­tas in­ter­pre­tan que el par­ti­do de Ri­ve­ra no pue­de per­mi­tir­se acu­dir a unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les tras ha­ber re­ci­bi­do el res­pal­do de Vox. “Ri­ve­ra ten­drá que de­cir si quie­re ser co­mo Ma­cron, con el que va a con­cu­rrir a las elec­cio­nes eu­ro­peas y que hi­zo fren­te a Ma­ri­ne Le Pen, o si quie­re ser co­mo Sal­vi­ni”, sos­tie­ne la pre­si­den­ta en fun­cio­nes. Díaz ad­vier­te de que el Go­bierno que sa­lie­ra de una alian­za en­tre el PP y Ciu­da­da­nos siem­pre es­ta­ría su­pe­di­ta­do al apo­yo de Vox para sa­car ade­lan­te sus me­di­das.

La ecua­ción del PSOE tro­pie­za con el re­cha­zo de Ade­lan­te An­da­lu­cía. Su di­ri­gen­te, Teresa Ro­drí­guez, se ha ce­rra­do a la abs­ten­ción, que sí ha­bía con­tem­pla­do el lí­der de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias. pués, no se sos­ten­dría en la coar­ta­da de los re­cor­tes de la de­re­cha; y el ima­gi­na­rio de la re­ser­va es­pi­ri­tual del Es­ta­do del Bie­nes­tar cho­ca­ba con un 40% de po­bla­ción en ries­go de po­bre­za. Tam­bién la co­rrup­ción. Y ade­más la frac­tu­ra in­ter­na. Gru­pos san­chis­tas han pro­mo­vi­do la abs­ten­ción triun­fan­te; y ya se ve­rá la ré­pli­ca fu­tu­ra de los su­sa­nis­tas. El gra­ne­ro del sur va a dar unas ma­las co­se­chas. En de­fi­ni­ti­va, el su­sa­nis­mo ha en­fria­do a la iz­quier­da y el san­chis­mo ha cal­dea­do a la de­re­cha.

Sánchez no so­lo tie­ne alia­dos in­có­mo­dos en Ca­ta­lu­ña. Po­de­mos, ya en cam­pa­ña, es otro fac­tor de ries­go. Los ex­tre­mis­mos po­pu­lis­tas —y ya es­tá aquí nues­tro Le Pen fren­te a nues­troMe­len­chon— se re­ali­men­tan. Se ha vis­to en las ma­ni­fes­ta­cio­nes an­ti­fas­cis­tas, vio­len­tas en Ca­ta­lu­ña —apre­teu!— e hi­per­ven­ti­la­das por do­quier. Po­de­mos car­ga con­tra el Rey arro­gán­do­se la re­pre­sen­ta­ción de los sen­ti­mien­tos de la ciu­da­da­nía, al mar­gen de las ur­nas. De he­cho, po­nen mu­cho én­fa­sis en que Vox ha­ya su­ma­do 400.000 vo­tos, y no se pre­gun­tan por qué han per­di­do ellos 300.000.

Sánchez ha leí­do el re­sul­ta­do an­da­luz y ha de­ci­di­do —con sus pe­sa­di­llas in­de­pen­den­tis­ta, su­sa­nis­ta y po­pu­lis­ta— pre­sen­tar pre­su­pues­tos para ga­nar tiem­po. Con eso des­car­ta mar­zo. Así, fa­ci­li­ta el pac­to de la de­re­cha, que hu­bie­se po­di­do du­dar con un ho­ri­zon­te elec­to­ral cor­to. Ese pac­to da­rá a Sánchez el dis­cur­so de ¡que vie­ne la ul­tra­de­re­cha! ata­can­do a PP y Ciu­da­da­nos. En la ba­lan­za es­ta­rán sus so­cios na­cio­nal­po­pu­lis­tas. De mo­men­to en An­da­lu­cía ha ha­bi­do un tras­va­se de 10 es­ca­ños a Ciu­da­da­nos; el año elec­to­ral co­bra al­to vol­ta­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.