Do­le­ra

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

l af­fai­re Do­le­ra-Clo­tet re­ba­só des­de el prin­ci­pio los lí­mi­tes de la apos­ti­lla pe­rio­dís­ti­ca para ser ma­te­ria de te­sis de so­cio­lo­gía. Tras las ex­pli­ca­cio­nes de tres fo­lios que Le­ti­cia Do­le­ra pu­bli­có es­ta semana en Twit­ter, la his­to­ria ad­qui­rió unas re­so­nan­cias fi­lo­só­fi­cas que en es­ta co­lum­ni­ta ape­nas se pue­den in­si­nuar. De­jan­do al mar­gen que, cuan­do al­guien ne­ce­si­ta de­jar pa­sar un tiem­po y es­cri­bir tres pá­gi­nas me­di­tan­do ca­da pa­la­bra para jus­ti­fi­car una ac­ción, lo que trans­mi­te es que no es­tá con­ven­ci­da de esa jus­ti­fi­ca­ción, y qui­tan­do tam­bién que atri­buir el des­en­cuen­tro a un “error de co­mu­ni­ca­ción” es re­cu­rrir al “no me ha­bré ex­pli­ca­do bien” de las dis­cu­sio­nes, que es una for­ma de com­pla­cen­cia con el in­ter­lo­cu­tor (quien lo usa es­tá con­ven­ci­do de ha­ber­se ex­pli­ca­do, pe­ro du­da de la in­te­li­gen­cia del otro y con­des­cien­de a con­tár­se­lo con pa­la­bras más fá­ci­les), aquí hay chi­cha on­to­ló­gi­ca. No so­lo por­que la ma­ter­ni­dad es­tá en el nú­cleo de la dis­cu­sión fe­mi­nis­ta, sino por las cues­tio­nes mo­ra­les en jue­go.

Re­su­mien­do mu­cho: quien se en­fren­ta a un dilema que res­que­bra­ja sus idea­les es­tá con­de­na­do a equi­vo­car­se siem­pre. Nun­ca hay una de­ci­sión co­rrec­ta. Si Do­le­ra de­ci­de se­guir con­tan­do con Ai­na Clo­tet pe­se a su em­ba­ra­zo, es­tá asu­mien­do un daño im­pre­vi­si­ble a un pro­yec­to que im­pli­ca a mu­cha gen­te. Si de­ci­de—co­mo hi­zo— pres­cin­dir de ella, se en­fren­ta a una con­tra­dic­ción enor­mí­si­ma con to­do su dis­cur­so. La na­tu­ra­le­za del dilema es esa: ha­gas lo que ha­gas, pier­des. Es la dis­yun­ti­va clá­si­ca del tren que va a atro­pe­llar a cin­co per­so­nas en una vía o a una por la otra: ¿a quién sal­var? Por eso es tierno el co­mu­ni­ca­do de Do­le­ra, por­que es un in­ten­to de sa­lir del fan­go sin man­cha.

Lo úni­co bueno que tie­nen los di­le­mas es que nos re­con­ci­lian con nues­tra na­tu­ra­le­za y nos re­cuer­dan que los idea­les y los có­di­gos mo­ra­les son ca­mi­sas es­tre­chas que so­lo sien­tan bien a los ado­les­cen­tes y re­vien­tan al con­tac­to con la realidad adul­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.