Sal­vi­ni lu­ce múscu­lo en Ro­ma

El País (1ª Edición) - - PORTADA - “¡La ca­sa es sa­gra­da!”

Ca­no­va y Ro­sa­ti, dos vie­jos ca­fés a un la­do y otro de la piaz­za del Po­po­lo, vie­ron ce­nar a Fe­de­ri­co Fe­lli­ni y Pier Pao­lo Pa­so­li­ni en tiem­pos de la Dol­ce Vi­ta ro­ma­na. Ayer por la ma­ña­na es­ta­ban lle­nos de ban­de­ri­tas re­gio­na­les de Lom­bar­día y Vé­ne­to con es­ló­ga­nes xe­nó­fo­bos. “Pri­me­ro los ita­lia­nos”. “¡Qué ho­rror!”, suel­ta de la­do una ve­ci­na de la ca­lle Ri­pet­ta. No ha­ce tan­to, las hues­tes de la vie­ja Li­ga Nor­te, los bár­ba­ros, co­mo les co­no­cían aquí por sus mo­dos ta­ber­na­rios en el Par­la­men­to, so­lo via­ja­ban aRo­ma cuan­do es­ta­ban de pa­so. Pe­ro ayer, a la fal­da de la ele­gan­te Vi­lla Borg­he­se, lle­ga­ron hor­das de mi­li­tan­tes de la Li­ga en au­to­ca­res pa­ra ce­le­brar a su lí­der, Mat­teo Sal­vi­ni. “¡So­lo un Ca­pi­tano!”, gri­ta­ban pro­fa­nan­do Una es­tam­pi­da en la dis­co­te­ca Lan­ter­na Az­zu­rra, en la lo­ca­li­dad de Co­ri­nal­do (pro­vin­cia de An­co­na), pro­vo­có en la ma­dru­ga­da de ayer seis muer­tos y más de 100 he­ri­dos, en­tre ellos sie­te en es­ta­do muy gra­ve. La ava­lan­cha tu­vo lu­gar des­pués de que al­guien ro­cia­ra la sa­la con un ae­ro­sol irri­tan­te. En el lo­cal ha­bía más de 1.000 jó­ve­nes, mu­chos me­no­res, al­gu­nos acom­pa­ña­dos por sus pa­dres, que acu­dían al concierto de Sfe­ra Eb­bas­ta, uno de los ar­tis­tas de mú­si­ca más po­pu­la­res en­tre los jó­ve­nes del país.

A la una de la ma­dru­ga­da al­guien sin­tió al­gún ti­po de gas irri­tan­te en el am­bien­te y se desató el caos. To­do el mun­do co­men­zó a co­rrer ymu­chos que­da­ron atra­pa­dos en el tu­mul­to. Las víctimas mu­rie­ron aplas­ta­das en la par­te ex­te­rior de una de las sa­li­das de el úl­ti­mo gran mi­to fut­bo­lís­ti­co de la ciu­dad. Una pues­ta en es­ce­na pa­ra mos­trar el múscu­lo del par­ti­do que go­bier­na Ita­lia con el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5S) y que, se­gún las en­cues­tas, hoy ya po­dría ha­cer­lo en so­li­ta­rio. Sal­vi­ni, sin em­bar­go, pro­me­tió que no ha­rá caer al Gobierno. emer­gen­cia del re­cin­to. Se tra­ta de tres chi­cas y dos chi­cos de en­tre 14 y 16 años y una mu­jer de 39 años que acom­pa­ña­ba a su hi­ja. La me­nor ha so­bre­vi­vi­do.

Apar­te del uso de al­gún ti­po de gas ur­ti­can­te co­mo de­to­nan­te de la es­tam­pi­da, las pri­me­ras pes­qui­sas apun­tan tam­bién al ex­ce­so de afo­ro. La fis­cal de An­co­na, Mo­ni­ca Ga­ru­lli, y el pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia, Giu­sep­pe Con­te, que se tras­la­dó has­ta el lu­gar, han con­fir­ma­do que se ven­die­ron al me­nos 1.400 en­tra­das. La ca­pa­ci­dad máxima del lo­cal es de 870 per­so­nas. Con­te con­tó que los ins­pec­to­res creen que so­lo es­ta­ba abier­ta una de las tres sa­las de la dis­co­te­ca y que en ella ca­ben po­co más de 450 per­so­nas. Aún de­be es­cla­re­cer­se cuán­ta gen­te ha­bía exac­ta­men­te y si fa­lló la se­gu­ri­dad del es­ta­ble­ci­mien­to. “Co­rri­mos ha­cia una de las sa­li­das pe­ro la en­con-

La mis­ma pla­za fue es­ce­na­rio ha­ce un año de una ma­ni­fes­ta­ción de la iz­quier­da con­tra el fas­cis­mo. No lle­ga­ron ni de le­jos a las 80.000 per­so­nas de ayer. La ca­lle es­tá con Sal­vi­ni, el lí­der más va­lo­ra­do con un 64% de apo­yo (fren­te al 16% del ex pri­mer mi­nis­tro Mat­teo Ren­zi), que subió al tra­mos blo­quea­da, los por­te­ros nos di­je­ron que re­gre­sá­ra­mos”, ex­pli­có un jo­ven a los me­dios. El je­fe de la po­li­cía de An­co­na, Ores­te Ca­po­ca­sa, pun­tua­li­zó que las es­ce­na­rio con una su­da­de­ra de la Po­li­cía. Y el dis­cur­so, con ecos mus­so­li­nia­nos—com­par­ten mu­le­ti­llas co­mo “io ti­ro drit­to” o “me ne fre­go”—, ca­la.

Sal­vi­ni, el día que una ava­lan­cha en una dis­co­te­ca de An­co­na pro­vo­có la muer­te de cin­co me­no­res y un adul­to, es la es­tre­lla de un mi­tin que co­men­zó con un mi­nu­to de si­len­cio. Sus es­cu­de­ros des­plie­gan una­mez­cla de trum­pis­mo me­di­te­rrá­neo con las vie­jas cos­tum­bres del par­ti­do se­ce­sio­nis­ta que un día fue la Li­ga Nor­te. Eri­ka Ste­fa­ni, la mi­nis­tra de Asun­tos Re­gio­na­les, ilus­tra. Las dis­tin­tas re­gio­nes no de­ben re­nun­ciar a su au­to­no­mía, lan­za. Y en­ton­ces on­dean bien al­to las ban­de­ras de la Pa­da­nia, la de Es­co­cia y tam­bién una gran es­te­la­da ca­ta­la­na que acom­pa­ña a Sal­vi­ni en to­dos los tres puer­tas se abrie­ron des­pués de que so­na­ra la alar­ma. El ac­ci­den­te se pro­du­jo ya en el ex­te­rior del re­cin­to, en una de las sa­li­das de emer­gen­cia del pri­mer pi­so, Cuan­do lle­ga Sal­vi­ni, sue­na el Nes­sun Dor­ma de Gia­co­mo Puc­ci­ni. Él se que­da tres mi­nu­tos con la mano en el co­ra­zón mien­tras la gen­te co­rea emo­cio­na­da su nom­bre y gri­ta “Vin­ce­rò” (Ven­ce­ré) al son de la fa­mo­sa aria. El lí­der de la Li­ga ha des­ci­fra­do me­jor que nin­gún otro po­lí­ti­co en Ita­lia el signo de los tiem­pos y su dis­cur­so, tan trans­ver­sal co­mo in­co­ne­xo, ha­bla de los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción, “los pro­ble­mas reales de la gen­te”, de los pro­duc­tos ita­lia­nos fren­te a “las as­que­ro­si­da­des de fue­ra”, de ese mal­di­to go­rri­lla que nos pi­de dos eu­ros a cam­bio de no ra­jar­nos las rue­das del co­che, de una ba­ja­da de im­pues­tos, de nues­tras sagradas tra­di­cio­nes y del de­re­cho a pe­gar­le un ti­ro a al­guien que en­tre en el do­mi­ci­lio de ma­dru­ga­da. Por­que Sal­vi­ni no es­tá a fa­vor de las ar­mas, pe­ro “¡la ca­sa es sa­gra­da!”, gri­ta.

Subie­ron tam­bién al es­ce­na­rio los go­ber­na­do­res de Lom­bar­día y Vé­ne­to, las re­gio­nes más ri­cas; ha­bla­ron los mi­nis­tros de la Fa­mi­lia, Lo­ren­zo Fon­ta­na, y el de Agri­cul­tu­ra, Gian Mar­co Cen­ti­naio. Con­vie­ne te­ner hi­jos, for­mar fa­mi­lias de pa­dres y ma­dres. “Hoy te­ne­mos una bue­na no­ti­cia, he­mos im­pe­di­do en Nue­va York que la ONU equi­pa­re nues­tros gran­des pro­duc­tos co­mo el ja­món de Par­ma al ta­ba­co”, lan­za Cen­ti­naio con su ha­bi­tual pro­gra­ma na­cio­nal-ali­men­ta­rio. La úl­ti­ma vez que su par­ti­do es­tu­vo reuni­do en es­ta pla­za no lle­ga­ba al 5% de vo­tos. Hoy se pre­pa­ra pa­ra go­ber­nar en so­li­ta­rio Ita­lia y trans­for­mar Eu­ro­pa. que da a una pe­que­ña ram­pa que atra­vie­sa un fo­so y co­nec­ta la dis­co­te­ca con el apar­ca­mien­to. Los in­ves­ti­ga­do­res y el mi­nis­tro de In­te­rior, Mat­teo Sal­vi­ni, con­fir­ma­ron que los chi­cos se agol­pa­ron en esa zo­na y una de las ba­ran­di­llas ce­dió an­te el pe­so, por lo que al­gu­nos se pre­ci­pi­ta­ron en el fo­so y ca­ye­ron unos so­bre otros des­de una al­tu­ra de po­co más de un­me­tro. Una jo­ven ex­pli­có a la te­le­vi­sión pú­bli­ca ita­lia­na có­mo que­dó apri­sio­na­da en­tre la gen­te: “Te­nía las pier­nas atra­pa­das y va­rios chi­cos ti­ra­ban de mí pa­ra sa­car­me pe­ro no con­se­guían li­be­rar­me”. Un pa­dre ex­pli­có que su hi­jo le ha­bía con­ta­do que “le pi­ca­ban los ojos y la gar­gan­ta”.

No es la pri­me­ra vez que un ae­ro­sol pro­vo­ca una ca­tás­tro­fe en Ita­lia. En ju­nio del año pa­sa­do, du­ran­te la fi­nal de la Cham­pions en­tre el Real Ma­drid y la Ju­ven­tus, al­guien ro­ció gas pi­mien­ta en una pla­za de Tu­rín, don­de mi­les de afi­cio­na­dos veían el par­ti­do, lo que pro­vo­có una es­tam­pi­da en la que mu­rió una per­so­na. En agos­to de 2017, en un concierto en Mó­de­na del mis­mo ar­tis­ta que ac­tua­ba ayer en An­co­na, ocu­rrió al­go si­mi­lar: al­guien ro­ció gas pi­mien­ta y la sa­la se va­ció.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.