“Se tra­ta de gri­tar fuer­te: ¡Los es­pa­ño­les pri­me­ro!”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - ‘An­ties­ta­blish­ment’

Cuan­do se co­no­cie­ron los re­sul­ta­dos de las an­da­lu­zas, un par de mi­nu­tos an­tes de las diez de la no­che, la es­pon­tá­nea ex­plo­sión de jú­bi­lo no se pro­du­jo en el cuar­tel ge­ne­ral de Vox. Ocu­rrió en el del PP. Los po­pu­la­res es­ta­lla­ron con gri­tos al ver que la iz­quier­da per­día la ma­yo­ría, mien­tras en el par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha se fro­ta­ban los ojos. In­cré­du­los, mu­chos se pre­gun­ta­ban si se ha­bía pro­du­ci­do un error o aún fal­ta­ba por in­cluir la ma­yor par­te del re­cuen­to. Ni ellos se es­pe­ra­ban tal irrup­ción. Con 12 es­ca­ños, han re­vo­lu­cio­na­do la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, que se in­te­rro­ga aho­ra so­bre esos ca­si 400.000 vo­tan­tes que han res­pal­da­do a la for­ma­ción de San­tia­go Abas­cal. De dón­de han sa­li­do. Y, so­bre to­do, por qué han de­ci­di­do apo­yar­les. “No hay 400.000 an­da­lu­ces fas­cis­tas”, ana­li­zó ya Íñigo Erre­jón, de Po­de­mos.

La in­men­sa ma­yo­ría de los apo­yos de Vox pro­vie­nen de un vo­tan­te con­ser­va­dor, que ha­bía res­pal­da­do al PP o Ciu­da­da­nos en la pa­sa­da ci­ta con las ur­nas. So­lo el 7% lle­ga de la iz­quier­da, se­gún la en­cues­ta de 40dB. que pu­bli­ca hoy EL PAÍS. Pe­ro, ¿qué tie­nen en co­mún? “Ca­da uno ha­brá te­ni­do sus ra­zo­nes, pe­ro si hay al­go que nos une a to­dos es ES-PA-ÑA”, se arran­ca Jai­me —en­fa­ti­za ca­da sí­la­ba de la úl­ti­ma pa­la­bra—, un se­xa­ge­na­rio que ejer­ció de apo­de­ra­do en tres co­le­gios de Se­vi­lla. Él re­pre­sen­ta a uno de los sec­to­res de los que be­be Abas­cal. El más evi­den­te. Del que pro­vie­ne el pro­pio lí­der: el vo­tan­te tra­di­cio­nal del PP que cam­bió de pa­pe­le­ta por la “ti­bie­za” de Ma­riano Ra­joy.

Emi­lio Sie­rra, un pas­te­le­ro de 44 años de Al­cu­dia de Gua­dix (Gra­na­da), to­da­vía mi­li­tan­te po­pu­lar, lo re­su­me en que se de­ci­dió por Vox pa­ra dar un “un ti­rón de ore­jas” a Gé­no­va: “He­mos vis­to ho­ra ya lo sa­be­mos. Los an­da­lu­ces que vo­ta­ron a Vox el pa­sa­do do­min­go no lo hi­cie­ron pri­mor­dial­men­te en de­fen­sa ni de la re­duc­ción de los im­pues­tos, ni de la de­ro­ga­ción de la ley de vio­len­cia de gé­ne­ro, ni de sus va­lo­res ca­tó­li­cos, ni tam­po­co de la fa­mi­lia tra­di­cio­nal. Lo hi­cie­ron co­mo cas­ti­go al Gobierno, pe­ro tam­bién por la in­mi­gra­ción y la uni­dad de Es­pa­ña. Vox ha lla­ma­do “a to­dos los es­pa­ño­les que de­sean una Es­pa­ña uni­da”. En An­da­lu­cía, de mo­men­to, 400.000 ciu­da­da­nos han res­pon­di­do. Ve­re­mos qué su­ce­de en otros te­rri­to­rios.

Vox irrum­pe en la po­lí­ti­ca co­mo reac­ción al con­flic­to ca­ta­lán y la in­mi­gra­ción, de la mis­ma for­ma que Po­de­mos sur­gió en 2014 co­mo reac­ción a las in­jus­ti­cias so­cia- un PP blan­do”. “Es un vo­to de cas­ti­go a la de­re­cha es­pa­ño­la por­que no se atre­vía a de­cir que era de de­re­chas. No hay que te­ner mie­do a de­cir­lo”, con­ti­núa Fran­cis­co G., ex­mi­li­tar de 53 años, que apo­yó a Vox en Al­ge­ci­ras (Cá­diz). Eso sí, so­lo el 12,5% de quie­nes apos­ta­ron por es­ta fuer­za lo hi­cie­ron prin­ci­pal­men­te por­que los po­pu­la­res les “de­frau­da­ron”, se­gún 40dB. Así que­mu­chos otros in­gre­dien­tes se com­bi­nan en el cóc­tel que les em­pu­jó a op­tar por el par­ti­do ra­di­cal, se­gún ad­mi­ten ellos mis­mos. Ha­blan, por ejem­plo, de un “har­taz­go” con las fuer­zas tra- les que pro­vo­có la cri­sis eco­nó­mi­ca. En am­bos ca­sos, la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra su apa­ri­ción ha si­do la des­com­po­si­ción de los víncu­los emo­cio­na­les con los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, por­que pa­ra que­rer a otro hay que de­jar de que­rer pri­me­ro a quien se quie­re. La con­fian­za se rom­pe cuan­do se de­frau­dan las ex­pec­ta­ti­vas y sen­ti­mos que los re­pre­sen­tan­tes nos fa­llan. El PSOE fa­lló a mu­chas per­so­nas que, to­ca­das por la re­ce­sión, se sin­tie­ron des­pro­te­gi­das.

El PP tam­bién de­frau­dó por la gestión de la cri­sis, pe­ro so­bre to­do por los es­cán­da­los de co­rrup­ción. Se ero­sio­nó la fi­de­li­dad de sus vo­tan­tes. En ese con­tex­to, al­gu­nos se han de­ja­do se­du­cir por la con­tun­den­cia de Vox en la de­fen­sa de la iden­ti­dad de un país que sien­ten des­pro­te­gi­do. A di­fe- di­cio­na­les —con un PSOE que lle­va 36 años en el po­der y un PP in­ca­paz de des­alo­jar­le—, con un dis­cur­so an­ties­ta­blish­ment, que re­cuer­da al de Do­nald Trump. “Vox di­ce las co­sas cla­ras. No co­mo otros par­ti­dos, que so­lo quie­ren una si­lla y no se atre­ven a de­cir las co­sas co­mo son”, afir­ma Ce­lia Fuen­tes, de 37 años, en su pe­que­ña tien­da de ba­rrio, en Al­ge­ci­ras.

Go­ber­na­do con ma­yo­ría ab­so­lu­ta por el PP des­de 2011, es­te mu­ni­ci­pio ga­di­tano se ha con­ver­ti­do en una de las pa­ra­das obli­ga­das pa­ra en­ten­der el éxi­to de la for­ma­ción. El par­ti­do de Abas­cal ha lo­gra­do que­dar ter­ce­ra fuer­za, por de­lan­te de los po­pu­la­res, con ca­si ren­cia de los par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha en otras de­mo­cra­cias avan­za­das, Vox no na­ce de la vul­ne­ra­bi­li­dad social —sus vo­tan­tes, de he­cho, son ma­yo­ri­ta­ria­men­te aco­mo­da­dos— sino de lo que po­dría­mos de­no­mi­nar la vul­ne­ra­bi­li­dad iden­ti­ta­ria.

La vul­ne­ra­bi­li­dad iden­ti­ta­ria sur­ge del re­cha­zo al in­de­pen­den­tis­mo pe­ro tam­bién del cho­que con otras cul­tu­ras di­fe­ren­tes de la nues­tra. Sa­be­mos, por mu­chos es­tu­dios, que la so­cie­dad es­pa­ño­la man­tie­ne ac­ti­tu­des po­si­ti­vas ha­cia la in­mi­gra­ción, que ve más co­mo opor­tu­ni­dad que co­mo pro­ble­ma. Sin em­bar­go, el con­flic­to ca­ta­lán es­tá po­nien­do al des­cu­bier­to una nue­va reali­dad, aún in­ci­pien­te: el ma­yor re­ce­lo ha­cia los in­mi­gran­tes se con­cen­tra en­tre aque­llos que se opo­nen fron­tal­men­te 9.000 vo­tos (el 19,5% del to­tal) en una lo­ca­li­dad con un 49,3% de abs­ten­ción. Es la ciu­dad de más de 100.000 ha­bi­tan­tes don­de me­jor re­sul­ta­do han re­ca­ba­do. “Aquí hay un har­taz­go ge­ne­ra­li­za­do. Yo vo­té en las an­te­rio­res elec­cio­nes a Ciu­da­da­nos, por­que veías a Al­bert Ri­ve­ra y pen­sa­bas que que­ría cam­biar las co­sas: de­cía que iba a su­pri­mir las Dipu­tacio­nes, re­for­mar el Se­na­do... Pe­ro, des­pués, to­dos he­mos vis­to có­mo pac­ta­ba con PP y PSOE y no ha­cía na­da”, sub­ra­ya An­to­nio Gue­rre­ro, que re­gen­ta un bar jun­to a sus her­ma­nos cer­ca del cen­tro.

Pe­ro en Al­ge­ci­ras el ar­gu­men­to que más se es­cu­cha en­tre los vo­tan­tes de Vox gi­ra en torno a la in­mi­gra­ción. “Hay mu­cha gen­te que es­tá sin pa­pe­les y tie­ne que ha­ber un po­co más de con­trol”, ex­pli­ca Ma­nuel Ga­vi­lán, de 54 años y que des­de ha­ce ca­si cua­dro dé­ca­das co­lo­ca su pues­to de chu­che­rías en el mer­ca­do de abas­tos, a ape­nas unos me­tros del puer­to y en una zo­na muy fre­cuen­ta­da por ma­gre­bíes.

Los na­ci­dos en el ex­tran­je­ro so­lo re­pre­sen­tan el 10% del cen­so del mu­ni­ci­pio, pe­ro se han con­ver­ti­do en uno de los ejes prin­ci­pa­les al in­de­pen­den­tis­mo. De ahí que la in­mi­gra­ción cons­ti­tu­ya una ra­zón po­de­ro­sa pa­ra vo­tar a Vox (la pri­me­ra en el ran­king). Pa­ra sus elec­to­res, el in­de­pen­den­tis­mo y la in­mi­gra­ción son ame­na­zas si­mi­la­res.

Con el cre­ci­mien­to de Vox sa­le a la luz la vul­ne­ra­bi­li­dad iden­ti­ta­ria. Pe­ro aún hay más. O po­dría ha­ber­lo. Los in­di­vi­duos nos re­gi­mos por nor­mas so­cia­les: con fre­cuen­cia, nos sen­ti­mos bien ha­cien­do lo que ha­cen los de­más. So­mos se­res so­cia­les y el com­por­ta­mien­to de los otros nos in­flu­ye po­de­ro­sa­men­te, más aún cuan­do du­da­mos so­bre qué ha­cer e in­clu­so qué pen­sar. En nues­tras de­ci­sio­nes in­flu­yen nues­tras emociones, in­tui­cio­nes y cos­tum­bres, pe­ro tam­bién el con­tex­to y la pro­pia so­cie­dad. Es bien sa­bi­do que la opinión pú­bli­ca es­pa­ño­la es­tá a la ca­be­za en la acep­ta­ción del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. Tam­bién so­mos un país so­li­da­rio y, co­mo pu­so de ma­ni­fies­to re­cien­te­men­te un es­tu­dio de 40dB. pa­ra Ctxt, nos sen­ti­mos ma­yo­ri­ta­ria­men­te fe­mi­nis­tas. En los va­lo­res, tam­bién in­ci­den las nor­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.