Cuan­do Ra­món y Ca­jal iba en ta­pa­rra­bos

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La vi­da men­tal

El ara­go­nés Ga­lo Leoz tu­vo una de las vi­das más lar­gas de la his­to­ria. Vi­vió 110 años y 276 días. An­tes de mo­rir, en 1990, re­la­tó una anéc­do­ta de ca­si un si­glo an­tes, cuan­do era alumno de San­tia­go Ra­món y Ca­jal. Mien­tras el maes­tro, con ti­zas de co­lo­res, di­bu­ja­ba en la pi­za­rra las neu­ro­nas del ce­re­bro que él mis­mo ha­bía des­cu­bier­to, al­gu­nos de sus es­tu­dian­tes ju­ga­ban a las car­tas. Un día, uno de es­tos jó­ve­nes se de­di­có a pe­gar un pa­pel de fu­mar en las alas de una mos­ca pa­ra que vo­la­se por el au­la dan­do tum­bos, pe­ro el pa­pe­li­llo siem­pre se des­pren­día. Has­ta que el vie­jo pro­fe­sor, ya una emi­nen­cia, de­jó de ha­cer­se el ton­to y pro­cla­mó: “A mí nun­ca se me caía”.

Ese era Ra­món y Ca­jal, un ge­nio a la al­tu­ra de Eins­tein y Dar­win que bro­tó de la na­da en el pá­ra­mo cien­tí­fi­co de la Es­pa­ña del si­glo XIX. Na­ció en 1852 en la al­dea de Pe­ti­lla de Ara­gón, se crio en­tre la­bra­do­res anal­fa­be­tos, fra­ca­só en sus es­tu­dios ju­ve­ni­les, tra­ba­jó un año de za­pa­te­ro re­men­dón, com­ba­tió en dos gue­rras y aca­bó es­tu­dian­do Me­di­ci­na, com­prán­do­se un mi­cros­co­pio de su bol­si­llo y des­cu­brien­do las neu­ro­nas, “las ma­ri­po­sas del alma”, cu­yo ha­llaz­go me­re­ció el Premio No­bel en 1906.

Una nue­va bio­gra­fía, Ca­jal. Un gri­to por la ciencia (Next Door Pu­blis­hers), es­cri­ta por los in­ves­ti­ga­do­res Jo­sé Ra­món Alon­so y Juan An­drés de Car­los, re­cu­pe­ra aho­ra la asom­bro­sa vi­da del pa­dre de la neu­ro­cien­cia. Las fo­to­gra­fías que la ilus­tran, rea­li­za­das por el pro­pio Ca­jal, sir­ven pa­ra de­mos­trar epi­so­dios in­ve­ro­sí­mi­les, co­mo su “épo­ca de ne­cio y exa­ge­ra­do cul­to al bí­ceps” re­fle­ja­da en sus me­mo­rias, Re­cuer­dos de mi vi­da, pu­bli­ca­das en 1917.

Ca­jal se crio en los cam­pos de Ara­gón, hi­jo de una ma­dre te­je­do­ra, An­to­nia, y de un pa­dre, Jus­to, que ha­bía si­do un pas­tor anal­fa­be­to has­ta los 16 años pe­ro apren­dió a es­cri­bir por su cuen­ta y ter­mi­nó doc­to­rán­do­se en Me­di­ci­na con más de 50 años. “San­tia­go fue dís­co­lo, mal es­tu­dian­te, cau­só con­ti­nuos en­fa­dos a su pa­dre y pro­fe­so­res, se me­tió en mil pe­leas con pu­ños y pie­dras, y es­tu­vo va­rias ve­ces a punto de ma­tar­se”, se­ña­lan los au­to­res de la bio­gra­fía.

El li­bro mues­tra imá­ge­nes de aque­lla épo­ca sal­va­je, con Ca­jal en ta­pa­rra­bos y ar­ma­do con un ar­co y fle­chas fa­bri­ca­das por él mis­mo. “Ca­zá­ba­mos con ellas pá­ja­ros y ga­lli­nas, sin des­de­ñar los pe­rros, ga­tos y co­ne­jos, si a ti­ro se pre­sen­ta­ban”, re­cor­da­ba en sus me­mo­rias.

El vo­lu­men de Alon­so y De Car­los “quie­re ser un ho­me­na­je a un hom­bre sin­gu­lar y un gri­to a fa­vor de la in­ves­ti­ga­ción es­pa­ño­la”, pe­ro es mu­cho más. Es, por ejem­plo, un can­to a la cu­rio- si­dad en la in­fan­cia y a la im­po­si­bi­li­dad de pre­de­cir el des­tino de un ni­ño. “Ca­jal re­nie­ga de una educación ba­sa­da en la me­mo­ri­za­ción. Cri­ti­ca aquel sis­te­ma, que bus­ca­ba que­brar la in­di­vi­dua­li­dad de los alum­nos, aca­bar con la es­pon­ta­nei­dad del pen­sa­mien­to y ex­ter­mi­nar cual­quier ca­pa­ci­dad crea­ti­va y cual­quier ini­cio de un pen­sa­mien­to in­de­pen­dien­te y crí­ti­co”, sub­ra­yan los au­to­res.

El jo­ven Ca­jal sen­tía pa­sión De­bi­li­ta­do por la ma­la­ria, Ca­jal re­gre­só a Es­pa­ña en 1875. Y, con los salarios de la gue­rra, se com­pró su pri­mer mi­cros­co­pio. Se lan­zó a ex­plo­rar el ce­re­bro. “Co­mo el en­to­mó­lo­go a la ca­za de ma­ri­po­sas de vis­to­sos ma­ti­ces, mi aten­ción per­se­guía, en el ver­gel de la sus­tan­cia gris, cé­lu­las de for­mas de­li­ca­das y ele­gan­tes, las mis­te­rio­sas ma­ri­po­sas del alma, cu­yo ba­tir de alas quién sa­be si es­cla­re­ce­rá al­gún día el se­cre­to de la vi­da men­tal”, ex­pli­có en sus me­mo­rias.

Has­ta Ca­jal, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca pen­sa­ba que el ce­re­bro era una­ma­sa di­fu­sa de cé­lu­las co­nec­ta­das en­tre sí. En 1888, el in­ves­ti­ga­dor es­pa­ñol, por en­ton­ces catedrático de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, de­mos­tró la in­di­vi­dua­li­dad de ca­da cé­lu­la y que la trans­mi­sión de los im­pul­sos ner­vio­sos, de los pen­sa­mien­tos, se ha­cía por “be­sos” en­tre neu­ro­nas in­de­pen­dien­tes. El ser hu­mano, adi­vi­nó el sa­bio, po­día mo­de­lar es­tas co­ne­xio­nes: “To­do hom­bre pue­de ser, si se lo pro­po­ne, es­cul­tor de su pro­pio ce­re­bro”.

Ca­jal se con­vir­tió en una emi­nen­cia en Es­pa­ña y en el mun­do, has­ta el punto de re­cha­zar en 1925 un ofre­ci­mien­to de la CNT pa­ra pre­si­dir una hi­po­té­ti­ca fu­tu­ra re­pú­bli­ca fe­de­ral. Por en­ton­ces, ya era un an­ciano pas­ma­do an­te la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca del si­glo XX. En su li­bro El mun­do vis­to a los 80 años, pu­bli­ca­do en 1934, po­cos días des­pués de su fa­lle­ci­mien­to, Ca­jal cri­ti­ca­ba “el de­li­rio de la ve­lo­ci­dad” de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. “Lo más des­agra­da­ble del au­to­mó­vil es el es­ca­mo­teo del pai­sa­je. La ce­le­ri­dad su­pri­me el en­can­to de la con­tem­pla­ción. De­be­mos re­sig­nar­nos a ig­no­rar el ca­mino”, de­plo­ra­ba.

Ca­jal mu­rió echan­do de me­nos el pa­sa­do. Su bio­gra­fía­mues­tra que fue un ni­ño tra­vie­so, co­mo ca­si to­dos, y un vie­jo so­bre­pa­sa­do por el pro­gre­so, co­mo ca­si to­dos. En­tre me­dias, des­cu­brió “la fi­na anato­mía del ce­re­bro hu­mano, con ra­zón con­si­de­ra­do co­mo la obra maes­tra de la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.