In­ven­ta­rio de la dig­ni­dad.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

que pa­ra fi­jar a los cen­tra­les. “Si no­so­tros ata­ca­mos, sa­be­mos que ha­ce­mos un gol”, sub­ra­yó Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to.

El téc­ni­co de Bo­ca se re­afir­ma en el po­der de sus ata­can­tes. En ca­so de du­das, man­da bus­car­los con cen­tros o con ba­lo­nes fron­ta­les, sal­tán­do­se to­das las lí­neas que ha­ga fal­ta. Es su re­ce­ta pa­ra con­tra­rres­tar la pau­sa que im­po­ne Ri­ver en la me­du­lar. Pe­ro ilu­mi­na el par­ti­do con tus me­jo­res lu­ces, Ber­na­béu, que el fút­bol ar­gen­tino es, tam­bién, la fu­ria com­pe­ti­ti­va de tu que­ri­do Di Sté­fano; la pa­sión ar­tís­ti­ca de Ma­ra­do­na; la ge­nial ca­pa­ci­dad de sín­te­sis del des­pia­da­do Mes­si. Más allá aún, el país de los ju­go­sos re­la­tos de Os­val­do So­riano; del hu­mor que ras­pa las en­tra­ñas del fút­bol del Ne­gro Fon­ta­na­rro­sa; del ma­tri­mo­nio por amor en­tre rock, tan­go y fút­bol que re­pre­sen­ta mi ad­mi­ra­do An­drés Ca­la­ma­ro... Que­da al­go au­tén­ti­co en el fút­bol ar­gen­tino que cre­ce co­mo una en­re­da­de­ra en las con­ver­sa­cio­nes de bar, en los par­ti­di­tos de cual­quier po­tre­ro, en el men­sa­je que los ve­te­ra­nos de­ja­mos a los jó­ve­nes. Cul­tu­ra po­pu­lar de­ni­gra­da por una de­ca­den­cia co­rro­si­va que po­ne en pe­li­gro la ale­gría de sen­tir­nos al­guien en el jue­go glo­bal por ex­ce­len­cia: el fút­bol. Cual­quier día y lu­gar es bueno pa­ra ir re­cu­pe­ran­do ese le­ga­do cul­tu­ral. Hoy, en el San­tia­go Ber­na­béu, sin ir más le­jos, pa­ra que es­ta far­sa ter­mi­ne guar­dan­do las apa­rien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.