El cha­vis­mo arro­pa a su lí­der en una Ca­ra­cas se­mi­va­cía

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pre­vi­sión som­bría

La opo­si­ción al cha­vis­mo in­sis­tió ayer en la ne­ce­si­dad re­cu­pe­rar el or­den cons­ti­tu­cio­nal, des­pués de que Ni­co­lá­sMa­du­ro ju­ra­ra el car­go an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo, y no en el Par­la­men­to, ig­no­ra­do por el Go­bierno. Juan Guai­dó, nue­vo pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal —que se de­cla­ró en emer­gen­cia—, se di­ri­gió de nue­vo a los mi­li­ta­res: “La ca­de­na de man­do se ha ro­to”.

El di­ri­gen­te lla­mó a las Fuer- zas Ar­ma­das a ejer­cer su rol en el res­ta­ble­ci­mien­to de la nor­ma­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y se­ña­ló que la Asam­blea Na­cio­nal asu­mi­rá la re­pre­sen­ta­ción de los ciu­da­da­nos an­te lo que la opo­si­ción ca­li­fi­ca co­mo usur­pa­ción del po­der. “Por pri­me­ra vez des­de 1958, Ve­ne­zue­la tie­ne un Go­bierno de fac­to. Lo que da le­gi­ti­mi­dad es el vo­to po­pu­lar y Ni­co­lás Ma­du­ro se ro­bó los sím­bo­los del po­der. Có­mo va a ha­cer Ma­du­ro pa­ra nom­brar em­ba­ja­do­res y fir­mar acuer­dos. Hoy no hay je­fe de Es­ta­do. No hay co­man­dan­te en je­fe de la Fuer­za Ar­ma­da. Hay una Asam­blea Na­cio­nal re­pre­sen­tan­do al pue­blo y a Ve­ne­zue­la que va a ha­cer a cum­plir la Cons­ti­tu­ción. Ha­ce­mos un lla­ma­do al pue­blo y en pa­ra­le­lo a las Fuer­zas Ar­ma­das”, afir­mó.

Guai­dó con­vo­có a asam­bleas en las ca­lles hoy pa­ra tra­zar una ru­ta ha­cia una tran­si­ción y elec­cio­nes li­bres. “Les pe­di­mos con­fian­za y que nos acom­pa­ñen en es­ta ru­ta. Los ne­ce­si­ta­mos ma­ña- La so­le­dad del go­ber­nan­te no so­lo la ilus­tra­ron las ca­lles. El re­pu­dio se ma­ni­fes­tó vir­tual­men­te. Mu­chos co­lo­ca­ron con­sig­nas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les en sus per­fi­les de What­sApp, otros po­si­cio­na­ron en Twit­ter las eti­que­tas #Ma­du­roNoE­sMi Pre­si­den­te y #Ma­du­ro Ile­gí­ti­mo. En las re­des so­cia­les, el ofi­cia­lis­mo tam­bién in­ten­tó de­mos­trar que el nue­vo Go­bierno de seis años cuen­ta con la apro­ba­ción y le­gi­ti­mi­dad mun­dial con pro­pa­gan­das y con­sig­nas a fa­vor del po­lí­ti­co.

Ma­du­ro se pro­yec­ta co­mo un lí­der aco­rra­la­do, que se ator­ni­lla en el po­der has­ta 2025. “Lo peor es­tá por ve­nir”, di­ce Ma­ri­ne­la Bas­tar­do, ma­dre sol­te­ra de un be­bé, a quien el sa­la­rio de se­cre­ta­ria es in­su­fi­cien­te pa­ra su sus­ten­to. Su va­ti­ci­nio es ca­si ge­ne­ra­li­za­do en Ve­ne­zue­la. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal pre­vé una in­fla­ción de 10.000.000% pa­ra es­te año; la ONU pro­nos­ti­ca que el éxo­do cre­ce­rá en 5,4 mi­llo­nes y au­men­ta­rá el ries­go de ham­bru­na. La cre­di­bi­li­dad del cha­vis­mo se ha de­rrum­ba­do a ni­ve­les nun­ca vis­tos. Y cuan­do Ma­du­ro avan­za anun­cios eco­nó­mi­cos pa­ra el 14 de enero, asus­ta a mu­chos. “Co­mien­za el ner­vio­sis­mo, la gen­te em­pie­za a com­prar y los co­mer­cian­tes es­con­den o au­men­tan ex­po­nen­cial­men­te los pre­cios de su mer­can­cía”, ex­pli­ca. na [por hoy] en la ca­lle. No pue­de ga­nar­nos la de­s­es­pe­ran­za. Hoy el mun­do so­lo re­co­no­ce a la Asam­blea Na­cio­nal”, di­jo sin dar de­ta­lles de có­mo ha­cer via­ble un des­alo­jo de Ma­du­ro. Se­ña­ló tam­bién que los dipu­tados avan­zan en una ley que guíe es­te pro­ce­so y que han apro­ba­do crear un fon­do que pre­ten­de la re­cu­pe­ra­ción de ac­ti­vos in­cau­ta­dos por co­rrup­ción en el ex­tran­je­ro pa­ra ser usa­do en ayu­da la aten­ción de la pro­fun­da cri­sis hu­ma­ni­ta­ria.

El dipu­tado en el exi­lio Ju­lio Bor­ges tam­bién ape­ló a los mi­li­ta­res. “Es ho­ra de que la ins­ti­tu­ción ma­yo­ri­ta­ria­men­te de­mo­crá­ti­ca y hon­ra­da se re­be­le fren­te a una cú­pu­la po­dri­da co­rrup­ta y des­ho­nes­ta. Lle­gó la ho­ra del cam­bio y de la tran­si­ción a una Ve­ne­zue­la de paz y jus­ti­cia”, di­jo en un men­sa­je en sus re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.