Ca­sa­do con­fía en re­pe­tir la alian­za an­da­lu­za en Ma­drid y Va­len­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Me­nos vo­tos, más po­der

los que tu­vie­ron que sen­tar­se a una me­sa en la que en un mo­men­to de­ter­mi­na­do se ha­bló de de­ro­gar le­yes con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta o de pro­tec­ción de los gays —el PP di­jo que eran “inacep­ta­bles”—. Les preo­cu­pa, ade­más, el gi­ro a la de­re­cha y el ries­go que su­po­ne en unas elec­cio­nes, “que se ga­nan siem­pre en el cen­tro”. Los optimistas, con Ca­sa­do a la ca­be­za, creen que una vez den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes, es de­cir, des­pués de ha­ber re­cu­pe­ra­do go­bier­nos au­to­nó­mi­cos y mu­ni­ci­pa­les tras ha­ber pac­ta­do con Vox y Ciu­da­da­nos, se­rá más fá­cil reab­sor­ber a la for­ma­ción de ex­tre­ma de­re­cha —es­ci­sión del PP— y de­bi­li­tar al par­ti­do de Ri­ve­ra. En Ma­drid, la pla­za más co­di­cia­da, al PP le ha cos­ta­do en­con­trar can­di­da­tos tras la di­mi­sión de Cristina Ci­fuen­tes por el es­cán­da­lo de su más­ter. Pe­ro el par­ti­do as­pi­ra a re­pro­du­cir el mi­la­gro elec­to­ral an­da­luz —me­nos vo­tos y más go­bier­nos— y re­con­quis­tar las ciu­da­des en las que ga­nó pe­ro no pu­do go­ber­nar en 2015: la ca­pi­tal, San Se­bas­tián de los Re­yes, Al­ca­lá de He­na­res, Mós­to­les, Ar­gan­da del Rey, Pin­to, Cos­la­da o San Fer­nan­do de He­na­res.

“Em­pe­zar 2019, año elec­to­ral, de­rro­can­do 40 años de so­cia­lis­mo en An­da­lu­cía es pa­ra ha­cer una fies­ta”, ce­le­bró un al­to car­go del PP de Ma­drid, don­de se vi­ven El pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad, An­gel Ga­rri­do, ase­gu­ró ayer que sus­cri­be el pac­to del PP con Vox pa­ra el Go­bierno de An­da­lu­cía, que con­si­de­ró “ra­zo­na­ble”, y sub­ra­yó que “na­da que ten­ga ca­rác­ter pro­gra­má­ti­co ni ideo­ló­gi­co” ha­bía si­do ce­di­do pa­ra lle­gar a un acuer­do.

Ga­rri­do fue el ba­rón te­rri­to­rial que más dis­tan­cias mar­có con las te­sis de Vox, de­fen­dien­do que el co­ra­zón del PP y la cla­ve de su éxi­to elec­to­ral es­tá en el cen­tro de­re­cha.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos días, y mien­tras otros pre­si­den­tes re­gio­na­les sub­ra­ya­ban su desacuer­do con las pe­ti­cio­nes de Vox pa­ra pac­tar en An­da­lu­cía, Ga­rri­do se ex­pre­só con pru­den­cia. A po­cas ho­ras de que Ca­sa­do de­ci­da si en­ca­be­za la lis­ta po­pu­lar en la Co­mu­ni­dad, el ac­tual pre­si­den­te re­gio­nal si­gue sin ha­ber re­ci­bi­do nin­gún gui­ño de su lí­der na­cio­nal. con an­gus­tia el pa­so de las ho­ras has­ta que Pa­blo Ca­sa­do anun­cie sus can­di­da­tos a go­ber­nar en el Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal y la Co­mu­ni­dad. “Des­pués del pac­to de An­da­lu­cía va­mos a go­ber­nar en más si­tios de los que íba­mos a ha­ber go­ber­na­do an­tes de las elec­cio­nes an­da­lu­zas. Lo que ve­mos en las en­cues­tas es que in­clu­so ba­jan­do el PP un po­co, y su­bien­do Cs, con o sin la en­tra­da de Vox, po­dre­mos su­mar allí don­de no pu­di­mos su­mar en 2015”, con­ti­nuó. “Pac­ta­re­mos allí don­de ga­ne­mos sin po­der go­ber­nar so­los, y tam­bién don­de sea­mos se­gun­dos y ha­ya po­si­bi­li­dad de acuer­do. De­fen­de­mos que de­be go­ber­nar la lis­ta más vo­ta­da, pe­ro lo que no va­mos a ha­cer es ju­gar con una mano ata­da a la es­pal­da”.

Las elec­cio­nes de 2015 pro­vo­ca­ron una for­mi­da­ble sa­cu­di­da en el PP. El par­ti­do per­dió de una ta­ca­da 500 de las 3.300 ma­yo­rías ab­so­lu­tas de que dis­fru­ta­ba en dis­tin­tos ayun­ta­mien­tos y se que­dó so­lo con 2.700. So­lo en Ma­drid, la for­ma­ción con­ser­va­do­ra per­dió 9 de los 18 mu­ni­ci­pios más gran­des de la re­gión. Ga­nó en tres de los cua­tro más po­bla­dos —Ma­drid, Mós­to­les y Al­ca­lá de He­na­res—, pe­ro no lo­gró go­ber­nar en nin­guno. Y aho­ra pre­ten­de re­con­quis­tar ese es­pa­cio elec­to­ral a tra­vés de los pac­tos.

Los es­tra­te­gas que acon­se­jan a Ca­sa­do ad­mi­ten que las elec­cio­nes de 2019 le re­ga­la una apa­ren­te con­tra­dic­ción: me­nos vo­tos y más go­bier­nos. Pa­ra eso, el PP tie­ne que con­se­guir ser la pri­me­ra fuer­za de las de­re­chas, lo que tam­po­co es­tá tan cla­ro en al­gu­nos te­rri­to­rios, ad­mi­ten al­gu­nos di­ri­gen­tes po­pu­la­res. Ca­sa­do ha en­car­ga­do en­cues­tas pa­ra ele­gir a al­gu­nos de los can­di­da­tos y no le ha im­por­ta­do, si no ofre­cían los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, in­cum­plir su pro­me­sa de res­pe­tar a los ga­na­do­res de los con­gre­sos re­gio­na­les del par­ti­do, co­mo ha ocu­rri­do en Can­ta­bria, don­de ha un­gi­do fi­nal­men­te a la exatle­ta Ruth Bei­tia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.