La CNMV ac­túa tras re­ve­lar­se el es­pio­na­je ma­si­vo de Vi­lla­re­jo en el asal­to de Sacyr a BBVA

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cin­co mi­llo­nes en pa­gos

An­te las in­for­ma­cio­nes pu­bli­ca­das, la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) se ha mo­vi­li­za­do. Ad­mi­te que es­tá pres­tan­do aten­ción a la si­tua­ción crea­da en dos pla­nos. Por un la­do, des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro, el su­per­vi­sor de los mer­ca­dos quie­re eva­luar los ries­gos pa­tri­mo­nia­les de es­te ca­so, por el re­fle­jo que pue­dan te­ner en las cuen­tas con­so­li­da­das del BBVA. Es de­cir, ana­li­za­rá si hu­bo pa­gos y si se re­fle­ja­ron ade­cua­da­men­te en la con­ta­bi­li­dad o si se re­ci­bió al­gu­na san­ción, com­pro­bar si se hi­cie­ron cons­tar.

Por otro la­do, la CNMV es­tá ana­li­zan­do el ca­so des­de el pun­to de vis­ta de la pro­pia pro­tec­ción del que fue pre­si­den­te de es­te or­ga­nis­mo, Ma­nuel Cont­he, y su vi­ce­pre­si­den­te, Car­los Are­ni­llas, que ocu­pa­ban es­tos car­gos du­ran­te los años en los que su­pues­ta­men­te Vi­lla­re­jo reali­zó las es­cu­chas. La CNMV quie­re ave­ri­guar si las hu­bo real­men­te, qué in­for­ma­ción se pu­do ob­te­ner y qué ac­tua­cio­nes pu­die­ron rea­li­zar­se con ellas. Por úl­ti­mo, la CNMV re­afir­ma su vo­lun­tad de co­la­bo­rar con la jus­ti­cia si es­te ca­so lle­ga a la fis­ca­lía o a los tri­bu­na­les.

El su­per­vi­sor de los mer­ca­dos es­tá a la es­pe­ra de las po­si­bles in­ves­ti­ga­cio­nes que sur­jan en es­te ca­so por par­te de la po­li­cía o de la jus­ti­cia. La Co­mi­sión no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra com­pro­bar si hu­bo pa­gos o es­cu­chas por­que no es­tá en su ám­bi- to de ac­tua­ción. En don­de sí pue­den in­ter­ve­nir es en ana­li­zar si de es­te asun­to se de­ri­va al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad pa­tri­mo­nial. Por eso, di­cen que es­ta­rán aten­tos a que se re­fle­je ade­cua­da­men­te en las cuen­tas. La res­pon­sa­bi­li­dad pa­tri­mo­nial se de­ri­va­ría de que hu­bie­ra al­gu­na san­ción o sen­ten­cia de quien co­rres­pon­da.

Tras pu­bli­car­se la in­for­ma­ción, al­re­de­dor de las 16.30 de la tar­de ayer, el BBVA emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que di­jo: “En re­la­ción con las in­for­ma­cio­nes pu­bli­ca­das so­bre el Gru­po Cenyt [la em­pre­sa de Vi­lla­re­jo] que de ser cier­tas re­ves­ti­rían una in­du­da­ble gra­ve­dad, BBVA ma­ni­fies­ta que en ju­nio de 2018 ini­ció una in­ves­ti­ga­ción so­bre la con­tra­ta­ción y los ser­vi­cios pres­ta­dos por di­cha em­pre­sa. Ade­más, so­li­ci­tó a un des­pa­cho externo de abo­ga­dos una re­vi­sión in­de­pen­dien­te de los he­chos y de la do­cu­men­ta­ción dis­po­ni­ble. Am­bas ac­tua­cio­nes es­tán en cur­so en la ac­tua­li­dad”.

El ban­co aña­de que “si en las in­ves­ti­ga­cio­nes se acre­di­ta­ra la El co­mi­sa­rio Jo­sé Vi­lla­re­jo ha es­cri­to una car­ta abier­ta al pre­si­den­te del Go­bierno Pe­dro Sán­chez en la que ame­na­za con re­ve­lar, pa­ra de­fen­der­se, los mo­ti­vos por los que, se­gún él, es­tá sien­do pre­sen­ta­do an­te la opi­nión pú­bli­ca co­mo “el enemi­go pú­bli­co nú­me­ro uno del país” en una de las cam­pa­ñas “más fe­ro­ces”.

“Se­ñor pre­si­den­te, en mi de­fen­sa no ten­dré más re­me­dio de for­ma in­mi­nen­te (...) que ex­pli­car por qué se ha per­mi­ti­do que se ame­na­ce a de­ter­mi­na­dos jue­ces de la Au­dien­cia con da­tos de su in­ti­mi­dad pa­ra que de­jen de in­ves­ti­gar te­mas que afec­ten al CNI”, ad­vier­te el co­mi­sa­rio ju­bi­la­do en su mi­si­va. exis­ten­cia de irre­gu­la­ri­da­des, BBVA to­ma­rá las me­di­das in­ter­nas que pro­ce­dan y lle­va­rá a ca­bo las ac­cio­nes ju­di­cia­les per­ti­nen­tes, y co­mo siem­pre, co­la­bo­ra­rá con la jus­ti­cia”.

Vi­lla­re­jo, en­car­ce­la­do por la Ope­ra­ción Tán­dem, cen­tra­da en sus ne­go­cios de in­for­mes con­fi­den­cia­les, lle­gó a fa­ci­li­tar el con­te­ni­do de has­ta 15.000 lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a di­rec­ti­vos de BBVA, se­gún los do­cu­men­tos a los que han ac­ce­di­do los dos me­dios ci­ta­dos. En­tre los me­dios es­pia­dos es­tá EL PAÍS y al­guno de sus pe­rio­dis­tas. Las acu­sa­cio­nes de po­li­ti­za­ción por par­te del PP y la fal­ta de apo­yo del Ban­co de Es­pa­ña lle­va­ron a Sacyr a desis­tir de su in­ten­to de des­em­bar­co en el con­se­jo de BBVA en fe­bre­ro de 2005. Es­te es­pio­na­je, que se lle­vó a ca­bo sin or­den ju­di­cial, per­mi­tió a la di­rec­ción de BBVA ade­lan­tar­se a los mo­vi­mien­tos del “Gru­po Hos­til”, co­mo bau­ti­za­ron en cla­ve Vi­lla­re­jo y la en­ti­dad al círcu­lo de em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos que su­pues­ta­men­te in­ten­ta­ron des­alo­jar a Gon­zá­lez de la pre­si­den­cia. El con­tra­ta­que del co­mi­sa­rio, lla­ma­da “Tram­pa” y fi­nan­cia­da por BBVA con al me­nos 517.600 eu­ros, se ba­só en sub­ra­yar la im­pli­ca­ción del Go­bierno so­cia­lis­ta y en es­car­bar en as­pec­tos ne­ga­ti­vos del “Gru­po Hos­til”.

En BBVA con­fir­mó, ha­ce se­ma­nas, que la en­ti­dad pa­gó cin­co mi­llo­nes al co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo en­tre 2012 y 2017. Pre­gun­ta­do Fran­cis­co Gon­zá­lez por es­te asun­to en un re­por­ta­je de El País Se­ma­nal, res­pon­dió: “Ese te­ma pa­ra mí no tie­ne re­le­van­cia. Lo ha­ce el de­par­ta­men­to de se­gu­ri­dad con nor­mas muy es­tric­tas”.

Al ser in­te­rro­ga­do so­bre si tu­vo co­no­ci­mien­to de esos pa­gos, el que fue­ra pre­si­den­te del ban­co has­ta ha­ce diez días aña­de: “No. Me en­te­ro cuan­do apa­re­ce la pri­me­ra no­ti­cia ha­ce unos me­ses. Yo sa­bía que el ban­co lle­va­ba a ca­bo tra­ba­jos de in­te­li­gen­cia pa­ra de­fen­der­se. Has­ta don­de sé, se han he­cho las co­sas co­mo hay que ha­cer­las”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.