Des­men­ti­dos y gi­ros abrup­tos mar­can el ini­cio de Bol­so­na­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ba­ja­da de im­pues­tos

Bol­so­na­ro se ha es­tre­na­do al es­ti­lo Trump, con un pu­ña­do de de­cre­tos del agra­do de su ba­se más ideo­ló­gi­ca ade­re­za­dos por un to­rren­te de tuits pa­ra en­sal­zar sus de­ci­sio­nes y ata­car a sus crí­ti­cos. El ul­tra­de­re­chis­ta tie­ne una lar­ga ca­rre­ra po­lí­ti­ca. Pe­ro en sus 28 años en el Con­gre­so so­lo lo­gró con­ver­tir en le­yes dos de sus ini­cia­ti­vas. Y ca­re­ce de ex­pe­rien­cia co­mo ges­tor, al­go que ha que­da­do en evi­den­cia aho­ra que es­tá al fren­te del gi­gan­te bra­si­le­ño (209 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes con un PIB de ca­si dos bi­llo­nes de eu­ros).

Na­da más asu­mir el car­go, Bol­so­na­ro ex­pre­só sus du­das res­pec­to al pro­yec­to de alian­za en­tre las ae­ro­náu­ti­cas Boeing y Em­braer, en ges­ta­ción ha­ce un año lar­go. Las ac­cio­nes de la bra­si­le­ña se des­plo­ma­ron. Pa­ra es­te jue­ves los re­pa­ros pre­si­den­cia­les se ha­bían di­si­pa­do; dio el vis­to bueno a que el gi­gan­te es­ta­dou­ni­den­se com­pre el 80% de la di­vi­sión co­mer­cial de Em­braer, la más lu­cra­ti­va. Eso sí, el acuer­do in­clu­ye una no­ve­dad. Boeing ga­ran­ti­za “man­te­ner los em­pleos exis­ten­tes en Bra­sil”. Un com­pro­mi­so a la me­di­da del le­ma “Bra­sil por en­ci­ma de to­do” con el que lle­gó al po­der. La em­pre­sa bra­si­le­ña ha au­men­ta­do un 5% en Bol­sa. El es­treno tam­bién ha de­ja­do al des­cu­bier­to las di­sen­sio­nes en el seno de su Ga­bi­ne­te, don­de con­vi­ven va­rios man­dos mi­li­ta­res re­ti­ra­dos, un eco­no­mis­ta ul­tra­li­be­ral, miem­bros del uni­ver­so ul­tra­con­ser­va­dor y del an­ti­glo­ba­lis­ta con va­rios mi­nis­tros de perfil más clá­si­co. Su pri­mer tro­pie­zo fue anun­ciar una ba­ja­da del im­pues- to de la ren­ta a ri­cos y una subida pa­ra las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras. El mi­nis­tro de la Ca­sa Ci­vil, Onyx Lo­ren­zo­ni, un ve­te­rano que ejer­ce de víncu­lo con el Con­gre­so, sa­lió a des­men­tir­le con cru­de­za: “Él se equi­vo­có”. Bol­so­na­ro lle­va­ba tres días en el car­go.

Es­ta se­ma­na ad­mi­tió, en la to­ma­de po­se­sión de los pre­si­den­tes de los ban­cos pú­bli­cos, que tie­ne la­gu­nas en eco­no­mía. “Re­co­no­cer mi des­co­no­ci­mien­to en mu­chas áreas es una se­ñal de hu­mil­dad, ten­go la cer­te­za de que co­noz­co mu­cho más de po­lí­ti­ca que [el su­per­mi­nis­tro de Eco­no­mía Pau­lo] Gue­des, pe­ro él co­no­ce mu­cho más de eco­no­mía que yo”. Gue­des es un tec­nó­cra­ta al que le ha en­co­men­da­do la mi­sión de re­vi­ta­li­zar la eco­no­mía, pe­ro su re­ce­ta de pri­va­ti­za­cio­nes, adel­ga­zar la Ad­mi­nis­tra­ción y re­for­mar ra­di­cal­men­te un sis­te­ma de pen­sio­nes in­sos­te­ni­ble se ha to­pa­do con los re­ce­los del sec­tor po­lí­ti­co del Eje­cu­ti­vo. El Go­bierno ha su­fri­do una primera ba­ja con la di­mi­sión del re­cién nom­bra­do je­fe de la Agen­cia Bra­si­le­ña de Pro­mo­ción de las Ex­por­ta­cio­nes.

La eco­no­mía es uno de los te- “Creo que eso fue fru­to de una primera se­ma­na”, ex­pli­có el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad Ins­ti­tu­cio­nal, Au­gus­to He­leno, tras el pri­mer error pre­si­den­cial. “El pe­so so­bre los hom­bros del pre­si­den­te es muy gran­de, él es­cu­cha mu­chas co­sas sin te­ner tiem­po de com­pro­bar si lo que ha oí­do ya es­tá en mar­cha”.

Co­mo el Con­gre­so es­tá de re­ce­so veraniego has­ta el 1 de fe­bre­ro, Bol­so­na­ro ha apro­ba­do sus pri­me­ras de­ci­sio­nes vía de­cre­tos tem­po­ra­les que de­ben ser ra­ti­fi­ca­dos por las Cá­ma­ras, co­mo el que da al Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra la po­tes­tad de de­li­mi­tar las re­ser­vas in­dí­ge­nas, lo que su­po­ne una vic­to­ria pa­ra la in­dus­tria agro­pe­cua­ria. Tam­bién ha he­cho gui­ños a sus ba­ses con las ór­de­nes de des­pe­dir a los car­gos afi­nes al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res. mas ca­pi­ta­les que de­be afron­tar en el man­da­to que co­men­zó el pa­sa­do 1 de enero y la prin­ci­pal exi­gen­cia ciu­da­da­na jun­to a la me­jo­ra de la se­gu­ri­dad. Bra­sil sa­lió de la re­ce­sión pe­ro el pa­no­ra­ma que se le ave­ci­na no tie­ne na­da que ver con aque­llos años del boom de las­ma­te­rias pri­mas que tan­to bie­nes­tar tra­jo a la ciu­da­da­nía du­ran­te los me­jo­res años del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT).

Bol­so­na­ro tam­bién ha res­ba­la­do en po­lí­ti­ca exterior. El pre­si­den­te lo­gró sor­pren­der a mu­chos, a iz­quier­da y de­re­cha, cuan­do en una en­tre­vis­ta de­jó la puer­ta abier­ta a que EE UU ins­ta­la­ra una ba­se mi­li­tar en Bra­sil. Aun­que es evi­den­te su afán por for­jar una alian­za po­lí­ti­ca con su ho­mó­lo­go Do­nald Trump, eso se­rían pa­la­bras ma­yo­res pa­ra un país tan na­cio­na­lis­ta. La de­cla­ra­ción irri­tó a los mi­li­ta­res. “Se tra­ta de un asun­to muy com­ple­jo so­bre el que no he­mos con­ver­sa­do. Hay que ana­li­zar­lo muy bien”, ter­ció el mi­nis­tro de De­fen­sa, Fernando Aze­ve­do e Sil­va, que abun­dó en que no se sa­be si Bol­so­na­ro se re­fe­ría qui­zá a una ba­se lo­gís­ti­ca o in­clu­so ae­ro­es­pa­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.