“Jimmy Mo­ra­les es­tá ma­ni­pu­la­do y ac­túa co­mo un dic­ta­dor”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta Nor­ma To­rres se ha con­ver­ti­do en el azo­te de los co­rrup­tos centroamericanos des­deWas­hing­ton, don­de im­pul­sa la crea­ción de una “lis­ta de co­rrup­tos” de Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor yHon­du­ras con la que quie­re amar­gar­les la vi­da y los via­jes de com­pras los fi­nes de se­ma­na a Mia­mi. Na­ci­da en Gua­te­ma­la ha­ce 53 años, por su ori­gen es tam­bién una voz de re­fe­ren­cia so­bre la decisión del pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les de ex­pul­sar a la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal Con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CICIG) crea­da por Na­cio­nes Uni­das, una uni­dad de éli­te de fis­ca­les —en la que Es­pa­ña es do­nan­te— crea­da pa­ra lim­piar el país de co­rrup­ción, pe­ro que ha te­ni­do que ha­cer las ma­le­tas en me­nos de 24 ho­ras tras avan­zar en su in­ves­ti­ga­ción con­tra el man­da­ta­rio y su en­torno. El gi­ro au­to­ri­ta­rio de Mo­ra­les y la te­na­ci­dad de To­rres pue­de de­jar al país cen­troa­me­ri­cano sin 640 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 557 mi­llo­nes de eu­ros) en ayu­das. Una op­ción que se dis­cu­te en el Con­gre­so, ex­pli­ca por te­lé­fono.

Pre­gun­ta. ¿Qué opi­na de la decisión de Jimmy Mo­ra­les?

Res­pues­ta. Es al­go muy se­rio y un gran pa­so atrás en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. El pre­si­den­te Mo­ra­les so­lo tie­ne el 15% del apo­yo del pue­blo gua­te­mal­te­co.

P. ¿Có­mo pue­de ac­tuar el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos?

R. Po­de­mos cor­tar los fon­dos. De­ben sa­ber que es­ta­mos pen­dien­tes, que no va­mos a per­mi­tir que si­ga la co­rrup­ción. No po­de­mos se­guir apo­yan­do a una Ad­mi­nis­tra­ción de un pre­si­den­te que no apoya el Es­ta­do de de­re­cho, la Cons­ti­tu­ción y no obe­de­ce a los jue­ces. Y hay se­na­do­res y con­gre­sis­tas con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad en co­mi­sio­nes que nos apo­yan. P. ¿A qué se de­di­ca la ayu­da? R. Ha ido a apo­yar a la CICIG, pro­fe­sio­na­li­zar la po­li­cía y el Ejér­ci­to y for­ta­le­cer las in­ves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les. Gua­te­ma­la de­pen­de mu­cho de esa ayu­da. P. ¿Cuán­do se de­ci­di­rá? R. He tra­ta­do de no per­der la es­pe­ran­za, pe­ro real­men­te va­mos a te­ner que in­tro­du­cir un pro­yec­to de ley pa­ra de­te­ner esos fon­dos. No pue­do dar­le un tiem­po con­cre­to, pe­ro las con­ver­sa­cio­nes se es­tán dan­do aho­ra en el Con­gre­so y el Se­na­do.

P. Si Mo­ra­les des­obe­de­ce a la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad, que exi­ge el re­gre­so de la CICIG, ¿en qué si­tua­ción que­da el país?

R. Gua­te­ma­la en­tra en pe­rio­do muy os­cu­ro por­que se va a des­truir el tra­ba­jo rea­li­za­do so­bre ca­sos muy com­ple­jos que in­vo­lu­cran al cri­men or­ga­ni­za­do, al nar­co­trá­fi­co, al con­tra­ban­do de per- so­nas. Pe­ro el pue­blo ha si­do muy cla­ro, no quie­re re­tro­ce­der.

P. La ex fis­cal ge­ne­ral Thel­ma Aldana ha­bló de “gol­pe de Es­ta­do téc­ni­co”.

R. Un gol­pe de Es­ta­do es al­go muy se­rio de los que no po­de­mos ha­blar de ma­ne­ra in­for­mal. Pe­ro el pre­si­den­te Mo­ra­les se aso­ció con co­rrup­tos pa­ra que fue­ran sus alia­dos y ata­ca­ran a jue­ces que han he­cho un tra­ba­jo com­pli­ca­do. Es­te gru­po de co­rrup­tos es­tá crean­do un dic­ta­dor y un tí­te­re ma­ni­pu­la­do por ellos. Es un gran co­rrup­to y una fi­gu­ra au­to­ri­ta­ria. P. ¿Quién le ma­ni­pu­la? R. En el con­gre­so de Gua­te­ma­la hay dipu­tados que se han aso­cia­do con nar­co­tra­fi­can­tes o que han fi­nan­cia­do cam­pa­ñas con fon­dos ilí­ci­tos. No quie­ro dar nom­bres, pe­ro ellos son los que des­de ha­ce mu­cho tiem­po se han mo­vi­li­za­do con­tra la CICIG y con­tra Aldana. Ellos pa­ga­ban mi­les de dó­la­res a un lobby enWas­hing­ton pa­ra ope­rar con­tra ellos. El Con­gre­so se ha aso­cia­do con la Cor­te Su­pre­ma pa­ra crear al dic­ta­dor que quie­ren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.