La po­lí­ti­ca de Sal­vi­ni en­fan­ga el Fes­ti­val de San Re­mo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El fan­go po­lí­ti­co ha lle­ga­do al Fes­ti­val de San Re­mo, úl­ti­mo bas­tión de pur­pu­ri­na te­le­vi­si­va de Ita­lia y gran cen­tri­fu­ga­do­ra de des­co­mu­na­les audiencias. Su pre­sen­ta­dor, el mí­ti­co can­tan­te Clau­dio Ba­glio­ni, ha abier­to la ca­ja de Pan­do­ra al cri­ti­car la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción de Mat­teo Sal­vi­ni y su ne­ga­ti­va a de­jar des­em­bar­car en los úl­ti­mos días a las 49 per­so­nas que lle­va­ban ca­si 20 días a la de­ri­va. “Es­ta­mos vi­vien­do una far­sa. No se pue­de re­sol­ver el pro­ble­ma de mi­llo­nes de per­so­nas en mo­vi­mien­to blo­quean­do el des­em­bar­co de 40 o 50”, lan­zó el pre­sen­ta­dor. El mi­nis­tro del In­te­rior, siem­pre con el de­do en el ga­ti­llo de sus re­des, le res­pon­dió al ins­tan­te que se de­di­ca­se a can­tar y ca­lla­se.

Ita­lia ha des­per­ta­do en los úl­ti­mos días y ca­da vez hay más vo­ces que plan­tan ca­ra a las po­lí­ti­cas xe­nó­fo­bas de Sal­vi­ni. Ba­glio­ni se ex­pre­só así du­ran­te la rue­da de pren­sa de pre­sen­ta­ción del fes­ti- a po­lé­mi­ca ge­ne­ra­da por la prohi­bi­ción de que las mu­je­res en edad de mens­truar en­tren en el tem­plo hin­dú de Sa­ba­ri­ma­la, en Ke­ra­la (In­dia), no es tan exó­ti­ca o ex­tem­po­rá­nea co­mo pa­re­ce. No ha­ce mu­cho, en esa Es­pa­ña pue­ble­ri­na del fran­quis­mo cu­yos ecos re­sue­nan hoy en la de­re­cha ex­tre­ma, las mu­je­res no pi­sa­ban las igle­sias du­ran­te el puer­pe­rio por el mis­mo mo­ti­vo que ar­gu­yen los or­to­do­xos hin­dúes pa­ra ve­tar su en­tra­da: por ser pre­sun­ta­men­te im­pu­ras.

Que el Su­pre­mo in­dio fa­lla­ra en su día en fa­vor de las mu­je­res —con­cre­ta­men­te, por la no dis­cri­mi­na­ción— só­lo con­tri­bu­ye a dis­pa­ra­tar la em­pe­ci­na­da reali­dad, igual val (que se ce­le­bra­rá en­tre el 2 y el 5 de fe­bre­ro): “Creo que las me­di­das que ha pro­pues­to el Go­bierno no es­tán a la al­tu­ra. Tam­po­co las de los Go­bier­nos pre­ce­den­tes y es­to ha lle­va­do a la si­tua­ción ac­tual. La cla­se po­lí­ti­ca, la di­ri­gen­te y la opi­nión pú­bli­ca han es­ta­do au­sen­tes. So­mos un país en­vi­le­ci­do, ren­co­ro­so, mi­ra­mos con sos­pe­cha a nues­tra som­bra, y es­to es un desas­tre in­te­lec­tual. Nun­ca he­mos de­rri­ba­do los muros”, se­ña­ló. La pa­ra­do­ja de to­da es­ta his­to­ria es que a Ba­glio­ni siem­pre se le re­pro­chó que mien­tras to­da Ita­lia es­ta­ba po­li­ti­za­da, él se­guía can­tan­do frí­vo­las can­cio­nes de amor.

Sal­vi­ni com­pa­re­ció la no­che del jue­ves en te­le­vi­sión y vol­vió a la car­ga. “Es­te se­ñor ca­si se­gu­ro ga­na en un mes lo que ga­na el mi­nis­tro del In­te­rior en un año. Pe­ro yo nun­ca cam­bia­ría de tra­ba­jo, soy afor­tu­na­do y fe­liz y es­toy or­gu­llo­so de vues­tro apo­yo”. Pa­ra en­ton­ces, el ejér­ci­to de trolls que po­see la Liga en las re­des so­cia­les que por es­tos pa­gos la pro­pues­ta de di­lu­ción con­cep­tual y le­gal del te­rro­ris­mo ma­chis­ta en una vio­len­cia do­més­ti­ca de ban­da an­cha, con víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios a la par.

Ce­ga­dos por una vi­sión et­no­cén­tri­ca de la reali­dad, ten­de­mos a ver el em­pu­je de una exi­gua mi­no­ría, la del Me Too y las cla­ses me­dias al­tas, pro­fe­sio­na­les, ur­ba­nas, del mun­do desa­rro­lla­do, co­mo si fue­ra un to­do. Pe­ro no exis­te avan­ce al­guno pa­ra cam­pe­si­nas, in­dí­ge­nas, re­fu­gia­das; pa­ra es­cla­vas se­xua­les, gi­ta­nas, obre­ras, in­to­ca­bles, viu­das re­pu­dia­das o fe­tos fe­me­ni­nos abor­ta­dos se­lec­ti­va­men­te. Cien­tos de mi­llo­nes de mu­je­res son el úl­ti­mo es­tra­to de ya ha­bía des­pe­lle­ja­do a Ba­glio­ni, que pa­só a ser un co­mu­nis­ta pe­li­gro­so en cues­tión de mi­nu­tos.

Rai 1, la ca­de­na don­de se emi­te el se­gui­dí­si­mo fes­ti­val, no ha que­ri­do ha­cer co­men­ta­rios. Pe­ro va­rios me­dios ita­lia­nos apun­tan que su di­rec­to­ra, Te­re­sa De San­tis, es­tá ba­ra­jan­do pres­cin­dir de Ba­glio­ni pa­ra la edi­ción de es­te año. No ha gus­ta­do que el can­tan­te po­li­ti­ce el con­cur­so y, mu­cho me­nos, que lo ha­ga en con­tra de quien go­bier­na.

Pe­ro el fes­ti­val, una is­la tra­di­cio­nal­men­te a sal­vo de los con­flic­tos que di­vi­den a los ita­lia­nos, ya ha que­da­do com­ple­ta­men­te po­li­ti­za­do. Clau­dio Bi­sio, com­pa­ñe­ro de es­ce­na­rio de Ba­glio­ni, sa­lió ayer en su de­fen­sa. “Me pa­re­cen unas pa­la­bras sen­sa­tas y com­par­ti­bles. Yo en el es­ce­na­rio ha­bla­ré de ac­tua­li­dad. Se pue­de ha­cer en­tre­te­ni­mien­to en San Re­mo sin ser es­tú­pi­do o ig­no­rar la reali­dad. ¿O no?”. El día 2, to­da Ita­lia po­drá res­pon­der a esa pre­gun­ta. una ol­vi­da­da lu­cha de cla­ses por­que, co­mo en otras mu­chas co­sas, la eman­ci­pa­ción fe­me­ni­na la de­ci­de la eco­no­mía, igual que el bie­nes­tar el em­po­de­ra­mien­to.

A es­tas pa­rias for­zo­sas y a las ac­ti­vis­tas oc­ci­den­ta­les les une sin em­bar­go una reali­dad: la vio­len­cia de gé­ne­ro, que de­be lla­mar­se así en Es­pa­ña, en México, con sus sal­va­jes fe­mi­ni­ci­dios; en In­dia, es­ce­na­rio re­cu­rren­te de vio­la­cio­nes gru­pa­les, y por do­quier, sean o no sus víc­ti­mas su­je­tos de de­re­cho —no lo son la ma­yo­ría de las ve­ces—. Es­te con­cep­to de­be re­so­nar has­ta don­de no pue­da si­quie­ra for­mu­lar­se por una sen­ci­lla ra­zón: por­que así fi­gu­ra en los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les. El con­ve­nio de Es- tam­bul del Con­se­jo de Eu­ro­pa, ra­ti­fi­ca­do por Es­pa­ña, re­co­ge que “la vio­len­cia con­tra las mu­je­res es una for­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro que se per­pe­tra con­tra las mu­je­res por el me­ro he­cho de ser­lo”. Pa­ra la ONU, la vio­len­cia con­tra mu­je­res y ni­ñas es una cla­ra vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos, pue­de que la más vil e in­fa­me.

Esos fun­da­men­ta­lis­tas es­pa­ño­les que pue­den me­dir­se en sin­ra­zón con los ilu­mi­na­dos de Sa­ba­ri­ma­la de­nues­tan una ideo­lo­gía que, sin caer en el ma­xi­ma­lis­mo —cuan­do no en de­ri­vas si­tua­cio­nis­tas co­mo la de Fe­men—, ali­men­ta el es­ta­ble­ci­mien­to de cuo­tas pa­ra ges­tio­nar el pos­con­flic­to e im­pul­sar la re­cons­truc­ción de paí­ses sa­li­dos de lu­chas bé­li­cas y/o ét­ni­cas, de la an­ti­gua Yu­gos­la­via a Ti­mor Orien­tal; tam­bién pa­ra ne­go­ciar pro­ce­sos de paz co­mo el co­lom­biano. Una ideo­lo­gía que, en su­ma, ex­hor­ta aMé­xi­co a ti­pi­fi­car pre­ci­sa­men­te la vio­len­cia de gé­ne­ro, ese con­cep­to que al­gu­nos quie­ren ver más que de­ro­ga­do, de­rro­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.