Puig­de­mont rectifica a To­rra y de­ja la tra­mi­ta­ción de los Pre­su­pues­tos a ERC y PDeCAT

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Crí­ti­cas a la in­ver­sión

a po­lí­ti­ca es­pa­ño­la pa­re­ce aco­mo­dar­se, ca­da vez más, le­jos del prin­ci­pio de reali­dad. Hay una iner­cia que re­le­ga los he­chos a las emo­cio­nes; de mo­do que la ver­dad re­sul­ta irre­le­van­te. Es­ta mis­ma se­ma­na, tras fes­te­jar el tri­ple acuer­do an­da­luz, pro­cla­ma­ba García Egea: “En 100 días Juan­ma Mo­reno va a ha­cer mu­cho más por An­da­lu­cía de lo que ha he­cho el so­cia­lis­mo en es­tos 36 años”. Co­lo­sal. Por su­pues­to, los pre­ce­den­tes cer­ca­nos de go­bier­nos del PP en Cas­ti­lla-La Man­cha o Ex­tre­ma­du­ra no van a di­sua­dir­le de sos­te­ner que An­da­lu­cía, de aquí al 26 de abril, va­ya a con­ver­tir­se en Ba­vie­ra y ade­más con age. Tam­bién el pre­si­den­te, sin la coar­ta­da del fu­tu­ri­ble, sos­te­nía es­ta se­ma­na que “tras sie­te me­ses de Go­bierno so­cia­lis­ta, Es­pa­ña es más igua­li­ta­ria, jus­ta, fe­mi­nis­ta, de­mo­crá­ti­ca, eu­ro­peís­ta, avan­za­da e in­no­va­do­ra”. Ahí es na­da, en sie­te me­ses… y sin pre­su­pues­to. Se di­rá, cla­ro, que só­lo es re­tó­ri­ca pro­pa­gan­dís­ti­ca. Tam­bién lo es in­ven­tar 67 ni­ños ase­si­na­dos por sus ma­dres pa­ra cua­drar un ar­gu­men­to. Es­te es el quid: la in­vi­ta­ción a que lo irreal flu­ya con na­tu­ra­li­dad.

El prin­ci­pio de reali­dad fue acu­ña­do por Freud al es­ta­ble­cer los dos prin­ci­pios opues­tos que ri­gen el fun­cio­na­mien­to mental: el prin­ci­pio de pla­cer bus­ca la sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta de nues­tros ins­tin­tos y ne­ce­si­da­des; y, por el con­tra­rio, el prin­ci­pio de reali­dad ac­túa co­mo prin­ci­pio re­gu­la­dor que so­me­te la bús­que­da de la sa­tis­fac­ción a las con­di­cio­nes im­pues­tas por el mun­do exterior. El prin­ci­pio de pla­cer va por vía di­rec­ta; y na­tu­ral­men­te es ten­ta­dor pro­cla­mar —y pa­ra mu­chos es­cu­char— que Es­pa­ña ha lle­ga­do a ser, de la mo­ción con­tra Ra­joy a hoy, un ver­gel de pro­gre­so; o que en Ca­ta­lu­ña hay una Re­pú­bli­ca so­juz­ga­da por un Es­ta­do re­pre­sor, ex­tra­ña­men­te in­clui­do en­tre las de­mo­cra­cias ple­nas del pla­ne­ta por The Eco­no­mist, con pre­sos po­lí­ti­cos; o que en An­da­lu­cía no hay un pac­to par­la­men­ta­rio a tres ban­das que in­te­gra a la ex­tre­ma de­re­cha; o que los pre­su­pues­tos pre­sen­ta­dos ayer ser­vi­rán pa­ra de­jar atrás “el pa­sa­do en blan­co y ne­gro”. Al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién to­ca al pe­rio­dis­mo.

Es­to es lo que per­mi­te a Ca­sa­do, ca­da Puig­de­mont y Ara­go­nès tam­bién coin­ci­die­ron en cri­ti­car el anun­cio de ma­yor in­ver­sión en Ca­ta­lu­ña. El ex­pre­si­dent la­men­tó que aho­ra se ven­da co­mo una con­ce­sión “cum­plir el Es­ta­tut” y cri­ti­có que la Ge­ne­ra­li­tat no ten­ga una ma­ne­ra de au­di­tar el ni­vel de cum­pli­mien­to en las in­ver­sio­nes que pro­me­te el Go­bierno cen­tral.

“Hay una co­lec­ción de pro­me­sas. Co­jan la he­me­ro­te­ca. Llu­vias de mi­llo­nes, pla­nes de Cer­ca­nías, in­ver­sio­nes, pro­ble­mas de eje­cu­ción… no nos fal­tan pro­me­sas, nos fal­ta eje­cu­ción”, cri­ti­có Puig­de­mont. Se­gún la Cá­ma­ra de Con­tra­tis­tas de Obras Pú­bli­cas de Ca­ta­lu­ña, en­tre 2015 y 2017 el por­cen­ta­je de eje­cu­ción del gru­po Fo­men­to fue del 62%.

“Es­to no va so­lo de par­ti­das pre­su­pues­ta­rias”, re­mar­có Ara­go­nès. La mis­ma fra­se uti­li­zó Puig­de­mont. “Es­to no va de par­ti­das pre­su­pues­ta­rias con­cre­tas, va de de­re­chos fun­da­men­ta­les que se es­tán vio­lan­do y es­pe­cial­men­te uno muy im­por­tan­te que es el de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción de Ca­ta­lu­ña, que po­da­mos vo­tar li­bre­men­te, y ahí no hay nin­gu­na no­ve­dad”, sos­tu­vo el ex­pre­si­dent.

Mien­tras, des­de Ma­drid, la mi­nis­tra de Hacienda, Ma­ría Je­sús Montero, in­sis­tía en que los ca­ta­la­nes no en­ten­de­rían que sus re­pre­sen­tan­tes no apo­yen unos Pre­su­pues­tos tan fa­vo­ra­bles pa­ra es­ta co­mu­ni­dad. “El Go­vern de­man­da más re­cur­sos pa­ra Ca­ta­lu­ña. Es­tas Cuen­tas se los dan. Me pa­re­ce muy di­fí­cil que se pue­da ob­viar es­to por par­te de los re­pre­sen­tan­tes de los ca­ta­la­nes”, re­ma­tó Montero. vez más ul­tra­mon­tano, sos­te­ner an­te los suyos, sin te­mor a dar el efec­to de un mo­nó­lo­go có­mi­co, que “el PP es el úni­co par­ti­do que es­tá en el cen­tro, que pue­de pac­tar con la de­re­cha y con la iz­quier­da man­te­nien­do nues­tros prin­ci­pios y va­lo­res; los de siem­pre”; o a Ri­ve­ra sos­te­ner que el pac­to con Vox “no me com­pro­me­te” aun­que no pue­dan go­ber­nar sin ellos; a Sán­chez acu­sar a los de­más de ne­go­cia­cio­nes os­cu­ras; a Eche­ni­que de­cir que “ha­cer po­lí­ti­ca con el en­fren­ta­mien­to es mi­se­ra­ble”; a Su­sa­na Díaz creer que aún exis­te el su­sa­nis­mo ufa­nán­do­se de que “ga­nar 36 años des­pués tie­ne una for­ta­le­za enor­me”; o a los di­ri­gen­tes an­da­lu­ces del PP, an­te la tu­te­la hu­mi­llan­te des­de Ma­drid, pro­cla­mar “tu­te­la no, per­fec­ta coor­di­na­ción”. Es­to es lo que hay. Y se­me­jan­te des­co­ne­xión po­lí­ti­ca de la reali­dad es im­pen­sa­ble si no es­tá to­le­ra­da por la so­cie­dad y, de­ma­sia­do a me­nu­do, por los me­dios. Re­nun­ciar a la reali­dad es el me­jor cal­do de cul­ti­vo de los po­pu­lis­mos de­te­rio­ran­do la cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.