La muer­te de tres pa­cien­tes po­ne en cues­tión a la sa­ni­dad ga­lle­ga

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Au­top­sia y tes­ti­gos

An­te la mi­ra­da ho­rro­ri­za­da de su es­po­sa, José Manuel Brey, de 65 años, mu­rió as­fi­xia­do una tar­de de sá­ba­do del pa­sa­do agos­to en un cen­tro de ur­gen­cias de Ga­li­cia en el que no ha­bía nin­gún mé­di­co. El Pun­to de Aten­ción Con­ti­nua­da (PAC) de A Estrada (Pon­te­ve­dra) es uno de los 52 cen­tros de los 90 de es­te ti­po que fun­cio­nan en es­ta co­mu­ni­dad con un so­lo equi­po sa­ni­ta­rio, una fal­ta de per­so­nal que obli­ga a los fa­cul­ta­ti­vos a de­jar des­aten­di­dos a los pa­cien­tes cuan­do tie­nen que sa­lir a aten­der al­gu­na emer­gen­cia fue­ra.

“La cul­pa la tie­nen los re­cor­tes y una aten­ción pri­ma­ria muy mal ges­tio­na­da. En es­te caso fue mi pri­mo José Manuel, pe­ro que­re­mos que se se­pa pa­ra que no vuel­va a pa­sar”, de­nun­cia Manuel Pe­rei­ra, por­ta­voz de la fa­mi­lia del fa­lle­ci­do. Los tra­ba­ja­do­res de es­tos ser­vi­cios sa­ni­ta­rios es­tán en huel­ga des­de el pa­sa­do lu­nes pa­ra exi­gir, en­tre otras co­sas, que el Go­bierno gallego re­suel­va es­ta gra­ve ca­ren­cia que aca­bó en des­gra­cia.

La plan­ti­lla de los PAC no es la úni­ca en huel­ga en la sa­ni­dad ga­lle­ga. El per­so­nal de Ur­gen­cias del com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio de San­tia­go acu­mu­la dos me­ses de pa­ro pa­ra re­cla­mar más me­dios y el pa­sa­do jue­ves pro­ta­go­ni­za­ron una ma­ni­fes­ta­ción por la ca­pi­tal ga­lle­ga. Sus re­pre­sen­tan­tes pre­sen­ta­ron ayer una de­nun­cia an­te la fis­ca­lía por la muer­te de dos an­cia­nos el pa­sa­do día 2 que agra­va­ron su es­ta­do mien­tras es­pe­ra­ban en los pa­si­llos.

Las más de dos ho­ras que pa­só el PAC de A Estrada sin per­so­nal sa­ni­ta­rio aquel sá­ba­do de agos­to en el que mu­rió José Manuel Brey no es una si­tua­ción ex­cep­cio­nal. Se re­pi­te en los ser­vi­cios de ur­gen­cia de aten­ción pri­ma­ria de Ga­li­cia que so­lo tie­nen un mé­di­co. “Son los de las zo­nas ru­ra­les, los más ale­ja­dos de los hos­pi­ta­les y los que tie­nen me­nos po­bla­ción pe­ro más en­ve­je­ci­da y dis­per­sa”, ex­pli­ca Pi­lar Ro­drí­guez, en­fer­me­ra en el PAC de A Guar­da (Pon­te­ve­dra) y miem­bro de la pla­ta­for­ma PACs en Pie de Gue­rra que li­de­ra las mo­vi­li­za­cio­nes con el apo­yo de to­dos los sin­di­ca­tos.

El cen­tro don­de tra­ba­ja Ro­drí­guez es así, co­mo el de A Estrada. Atien­de a una po­bla­ción de 20.000 per­so­nas y de lu­nes a viernes so­lo dis­po­ne de un equi­po de mé­di­ca y en­fer­me­ra que rea­li­za fre­cuen­tes sa­li­das, lo que pro­vo­ca que el cen­tro que­de sin sa­ni­ta­rios una me­dia de dos ho­ras al día. “Si pa­sa al­go, la úni­ca re­fe­ren­cia que tie­ne el ce­la­dor que se que­da allí es lla­mar al 061 pa­ra que man­de una am­bu­lan­cia. Lo que pa­sa es que, co­mo los que sa­lie­ron se lle­va­ron la que es­tá más cer­ca­na, pue­de tar­dar me­dia ho­ra o 45mi­nu­tos en lle­gar al PAC”, de­ta­lla Ro­drí­guez.

El PAC de A Guar­da, re­la­ta Ro­drí­guez, se ha que­da­do sin mé­di­cos “mu­chas ve­ces con per­so­nas en la sa­la de es­pe­ra o en­me­dio de una asis­ten­cia”. El pa­sa­do ve­rano hu­bo que sa­lir en am­bu­lan­cia ha­cia Oia, a unos 30 ki­ló­me­tros, pa­ra so­co­rrer a un hom­bre que se ha­bía caí­do en el mon­te en un lu­gar de di­fí­cil ac­ce­so. “La asis­ten­cia nos lle­vó cin­co ho­ras en las que el cen­tro se que­dó sin mé­di­co”, de­nun­cia.

El Go­bierno de Alberto Nú­ñez Fei­jóo elu­de acla­rar cuán­tos PAC en Ga­li­cia pue­den que­dar­se du­ran­te ho­ras sin mé­di­co por­que so­lo tie­nen uno y pue­de ser re­cla­ma- son los de un oc­to­ge­na­rio que es­pe­ró tres ho­ras en el pa­si­llo y que “cuan­do en­tró en el cu­bícu­lo en­tró en pa­ra­da” car­dio­rres­pi­ra­to­ria y a las 12 ho­ras mu­rió. Y los de otra an­cia­na que es­tu­vo aguar­dan­do turno con do­lor ab­do­mi­nal, em­peo­ró a la me­dia ho­ra, en­tró en pa­ra­da en el pa­si­llo, pa­só a crí­ti­cos y mu­rió. Su­fría una is­que­mia in­tes­ti­nal.

El hos­pi­tal de San­tia­go ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na, pe­ro acla­ra que nin­gún pa­cien­te mu­rió ese día en los pa­si­llos. “En nin­gún caso hu­bo en­fer­mos tria­dos [ca­li­fi­ca­dos] co­mo ur­gen­cia vi­tal es­pe­ran­do inade­cua­da­men­te a ser aten­di­dos”, re­cal­ca el cen­tro, que “ha­ce una lla­ma­da a la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra no cau­sar una alar­ma in­ne­ce­sa­ria en la po­bla­ción”. En el caso de José Manuel Brey, un hom­bre que pa­de­cía pár­kin­son pe­ro que acu­dió al PAC de A Estrada el 4 de agos­to de 2018 por una in­dis­po­si­ción in­tes­ti­nal, el 061 no lle­gó a tiem­po. La ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción Nú­me­ro 2 de A Estrada ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­cla­re­cer si la pre­sen­cia de un mé­di­co hu­bie­ra sal­va­do a Brey y si de­trás de su muer­te sub­ya­cen res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les. “Si es un PAC, allí te­nía que ha­ber per­so­nal mé­di­co, por­que si no, se convierte en una ra­to­ne­ra”, afir­ma Ru­bén Fer­nán­dez, abo­ga­do de la fa­mi­lia y miem­bro del des­pa­cho Fer­nán­dez y Ta­boa­da de San­tia­go, quien con­si­de­ra, no obs­tan­te, que des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co “es pron­to pa­ra sa­ber si hay de­li­to”.

La fa­mi­lia pre­sen­tó de­nun­cia an­te la Guar­dia Ci­vil in­me­dia­ta­men­te des­pués de la muer­te de José Manuel, pe­ro la ma­qui­na­ria pro­ce­sal aca­ba de arran­car. A fal­ta del in­for­me de­fi­ni­ti­vo de la au­top­sia, la juez de A Estrada ha lla­ma­do a de­cla­rar a los tes­ti­gos que es­ta­ban en el PAC y ha pe­di­do da­tos al Ser­gas so­bre la or­ga­ni­za­ción del per­so­nal en es­te ti­po de cen­tros sa­ni­ta­rios. Los de­nun­cian­tes es­gri­men una or­den de la Xun­ta de 2008 que, a su juicio, obli­ga­ba a que aquel fin de se­ma­na hu­bie­se dos mé­di­cos en las ur­gen­cias de aten­ción pri­ma­ria a las que acu­dió el fa­lle­ci­do.

La huel­ga in­de­fi­ni­da que man­tie­ne el per­so­nal de los PAC en Ga­li­cia no ten­drá re­per­cu­sión en los pa­cien­tes por­que, al igual que la de las Ur­gen­cias del hos­pi­tal de San­tia­go, se han es­ta­ble­ci­do un 100% de ser­vi­cios mí­ni­mos. Los tra­ba­ja­do­res quie­ren que la pro­tes­ta sir­va pa­ra con­cien­ciar a la ciu­da­da­nía. Ase­gu­ran que de­bi­do al re­cor­te en el gas­to sa­ni­ta­rio que em­pren­dió la Xun­ta en 2009 cuen­tan con el mis­mo per­so­nal que ha­ce una dé­ca­da, pe­se a que la po­bla­ción es­tá ca­da vez más en­ve­je­ci­da, los pa­cien­tes cró­ni­cos se mul­ti­pli­can, au­men­ta la hos­pi­ta­li­za­ción a do­mi­ci­lio y la so­bre­car­ga de los am­bu­la­to­rios se tra­du­ce en un au­men­to de los en­fer­mos que lla­man a su puer­ta. “La gen­te tie­ne que ver las con­di­cio­nes en las que no­so­tros tra­ba­ja­mos y lo que pue­de su­po­ner pa­ra ellos”, apun­tan des­de PACs en Pie de Gue­rra.

Manuel Pe­rei­ra sos­pe­cha que su pri­mo fue víc­ti­ma de un frío cálcu­lo es­ta­dís­ti­co de los ges­to­res sa­ni­ta­rios del Go­bierno de Fei­jóo, que “de­bie­ron de va­lo­rar que las pro­ba­bi­li­da­des de que al­guien mu­rie­ra eran es­ca­sas”. Los tra­ba­ja­do­res di­cen que lle­va­ban tiem­po aler­tan­do del ries­go y que el Ser­gas les acu­sa­ba de ser alar­mis­tas. “Se me po­nen los pe­los de pun­ta cuan­do pien­so lo que le ocu­rrió a es­te hom­bre”, ex­pre­sa la por­ta­voz de PACs en Pie de Gue­rra. “El tiem­po nos dio tris­te­men­te la ra­zón”.e

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.