“Es­pa­ña se ha que­da­do so­la en Eu­ro­pa en su cam­pa­ña con­tra la ho­meo­pa­tía”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La ho­meo­pa­tía pre­su­me de so­sie­go. An­ti­guos fras­cos de ce­rá­mi­ca, ma­nua­les en­cua­der­na­dos en cue­ro, vie­jos re­ce­ta­rios... to­do en la Aca­de­mia Mé­di­co Ho­meo­pá­ti­ca de Bar­ce­lo­na (fun­da­da en 1898) trans­por­ta a tiem­pos y prác­ti­cas muy ale­ja­dos de la tre­pi­dan­te me­di­ci­na­mo­der­na. Gon­za­lo Fer­nán­dez Qui­ro­ga, mé­di­co co­le­gia­do y por­ta­voz de la Asam­blea Na­cio­nal de Ho­meo­pa­tía, de­di­ca un buen tiem­po a sus pa­cien­tes. Les pre­gun­ta por la ges­ta­ción que les tra­jo a es­te mun­do, su re­la­ción con el frío y el ca­lor, las de­po­si­cio­nes, los sen­ti­mien­tos... y les pres­cri­be me­di­ca­men­tos ba­sa­dos en fórmulas de ha­ce dos si­glos.

La pla­ci­dez en la que vi­vía la ho­meo­pa­tía se ha ro­to en los úl­ti­mos me­ses an­te la exi­gen­cia de que de­mues­tre su efi­ca­cia. La dis­ci­pli­na des­can­sa­ba en una có­mo­da es­qui­na de la me­di­ci­na, en la que las du­das so­bre si real­men­te cu­ra que­da­ban com­pen­sa­das por la ino­cui­dad de los pre­pa­ra­dos (fí­si­ca­men­te, agua y azú­car) y los be­ne­fi­cios de la aten­ción pau­sa­da. Pe­ro va­rios es­tu­dios han di­na­mi­ta­do es­te sta­tus quo al re­ve­lar que quie­nes si­guen dis­ci­pli­nas co­mo la ho­meo­pa­tía son mu­cho más pro­cli­ves a aban­do­nar tra­ta­mien­tos con­tras­ta­dos. El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad ha to­ma­do par­ti­do en el de­ba­te con un plan que in­clu­ye a la ho­meo­pa­tía en­tre las pseu­do­te­ra­pias y pro­po­ne ex­cluir­la de uni­ver­si­da­des y hos­pi­ta­les.

Pre­gun­ta. ¿Ha si­do un gol­pe el plan anun­cia­do por el Go­bierno?

Res­pues­ta. Nos cues­ta en­ten­der­lo. Es­ta­mos de acuer­do en que hay que lu­char con­tra to­da prác­ti­ca es­tram­bó­ti­ca que abu­se de per­so­nas en­fer­mas y vul­ne­ra­bles. Pe­ro la ho­meo­pa­tía es­tá asen­ta­da en Eu­ro­pa des­de ha­ce dé­ca­das y re­co­no­ci­da le­gal­men­te por la Unión Europea. La UE ya ha di­cho que no si­gue a Es­pa­ña, que se ha que­da­do so­la en Eu­ro­pa en su cam­pa­ña con­tra la ho­meo­pa­tía.

P. El cri­te­rio del Go­bierno no es si es­tá asen­ta­da o no. Se cen­tra en ver si sus tra­ta­mien­tos es­tán ava­la­dos por la evi­den­cia cien­tí­fi­ca. Si es­tá de­mos­tra­do que cu­ren.

R. Hay su­fi­cien­te in­for­ma­ción so­bre su efi­ca­cia, aun­que, por su na­tu­ra­le­za, el gra­do de evi­den­cia no sea el mis­mo que el de la me­di­ci­na con­ven­cio­nal.

P. ¿Por qué cues­ta tan­to de­mos­trar la efi­ca­cia de la ho­meo­pa­tía?

R. Eso es cier­to so­lo en par­te. La ho­meo­pa­tía se ba­sa en el tra­ta­mien­to in­di­vi­dua­li­za­do. A mí me vie­ne un ni­ño con un ec­ce­ma ató­pi­co y mi en­fo­que se­rá no so­lo ver sus sín­to­mas fí­si­cos, sino to­do lo que le ro­dea co­mo per­so­na. Y con es­ta in­for­ma­ción, le da­ré un me­di­ca­men­to. Pe­ro a otro ni­ño, tam­bién con ec­ce­ma ató­pi­co, le da­ré otro, por­que sus cir­cuns­tan­cias y vi­ven­cias son otras. Es­to ha­ce más di­fí­cil so­me­ter la ho­meo­pa­tía a los es­tán­da­res de la me­di­ci­na con­ven­cio­nal, que se ba­sa en tra­tar mi­les de ca­sos co­mo si fue­ran to­dos igua­les. Pe­ro no po­de­mos per­der nues­tra esen­cia, aun­que ha­ga más com­ple­jo lo­grar la evi­den­cia. Hay de­ce­nas, cien­tos de pu­bli­ca­cio­nes que con­fir­man la efi­ca­cia de la ho­meo­pa­tía.

P. ¿Us­ted cree que la ho­meo­pa­tía ha apli­ca­do ni­ve­les de ve­ri­fi­ca­ción y re­vi­sión de sus pos­tu­la­dos, que se re­mon­tan a ha­ce 200 años, com­pa­ra­bles a los de la me­di­ci­na con­ven­cio­nal?

R. El tiem­po es una ven­ta­ja. La be­lla­do­na [ar­bus­to al que se atri­bu­yen mu­chas pro­pie­da­des] em­pe­zó por ejem­plo con unas po­cas in­di­ca­cio­nes. Aho­ra las he­mos am­plia­do a mu­cho más. La ex­pe­rien­cia apor­ta co­no­ci­mien­tos que nos per­mi­ten in­di­vi­dua­li- zar más los tra­ta­mien­tos.

P. Pe­ro es­ta­mos en lo mis­mo. ¿Có­mo de­mos­trar que esos co­no­ci­mien­tos son vá­li­dos? Mu­chos es­pe­rá­ba­mos a ver cuán­tos me­di­ca­men­tos ho­meo­pá­ti­cos con in­di­ca­ción te­ra­péu­ti­ca re­gis­tra­ba la in­dus­tria. Y de 2.000, so­lo lo hi­zo con 12. ¿Por qué?

R. Eso no tie­ne na­da que ver con la efectividad del me­di­ca­men­to. Si mi­ras en el BOE don­de es­tán los me­di­ca­men­tos ho­meo­pá­ti­cos es en el epí­gra­fe de ‘es­pe­cia­les’, en el que tam­bién es­tán las va­cu­nas, te­ra­pias gé­ni­cas...

P. Pe­ro na­die en su sano juicio du­da de la efectividad de las va­cu­nas. Es al­go ad­mi­nis­tra­ti­vo...

P. La Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial (OMC) tam­bién ha crea­do un observatorio con­tra las pseu­do­te­ra­pias.

R. Sí, y es una ver­güen­za que es­té for­ma­do por gen­te que no es mé­di­co. Un observatorio de la OMC, qué me­nos que es­tar for­ma­do por mé­di­cos.

P. ¿Qué pien­sa del he­cho de que los se­gui­do­res de te­ra­pias co­mo la ho­meo­pa­tía aban­do­nen en mu­cha ma­yor pro­por­ción tra­ta­mien­tos que sal­van vi­das co­mo la qui­mio­te­ra­pia? R. Eso no es cier­to. P. Se han pu­bli­ca­do va­rios es­tu­dios, dos de la Uni­ver­si­dad de Ya­le.

R. Ya vi una in­for­ma­ción en su dia­rio. Fui­mos al es­tu­dio ori­gi­nal y lo que de­cía el ti­tu­lar es fal­so. [Es­te dia­rio se re­afir­ma en la ve­ra­ci­dad del ti­tu­lar]

P. En cual­quier caso, ¿no cree que con el avan­ce de la me­di­ci­na la ho­meo­pa­tía se ha que­da­do re­za­ga­da? ¿Cuál cree que es su pa­pel en el si­glo XXI?

R. No lo creo. La ho­meo­pa­tía tam­po­co pre­ten­de ser ma­yo­ri­ta­ria. Es una par­te de la me­di­ci­na que es muy útil en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias, ca­sos y per­so­nas. No pre­ten­de­mos com­pe­tir, eso se­ría ab­sur­do, sino co­la­bo­rar, ayu­dar en lo que po­da­mos. La me­di­ci­na ha avan­za­do mu­cho, y eso es bueno, pe­ro des­gra­cia­da­men­te se ha com­par­ti­men­ta­do. Pa­re­ce que el hí­ga­do no tie­ne que ver con el pul­món, ni es­te con el co­ra­zón. Que las emo­cio­nes no ten­gan na­da que ver. Pe­ro la per­so­na es un to­do y to­do es­tá co­nec­ta­do. Por es­to nues­tros es­tu­dian­tes son so­bre to­do mé­di­cos de fa­mi­lia y pe­dia­tras, por­que son las úni­cas es­pe­cia­li­da­des que ven el to­do. La me­di­ci­na se ba­sa en tres pi­la­res: los me­jo­res es­tu­dios, la ex­pe­rien­cia clí­ni­ca y al­go que a me­nu­do se ol­vi­da: las pre­fe­ren­cias del pa­cien­te en su li­ber­tad. Y la ho­meo­pa­tía siem­pre ten­drá su es­pa­cio si los pa­cien­tes es­tán sa­tis­fe­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.