Las edi­to­ria­les se re­nue­van pa­ra ca­zar al lec­tor ‘mi­llen­nial’

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Di­se­ño atre­vi­do

El mun­do de ha­ce 10 años se pa­re­cía más al de ha­ce 40 que el de hoy se pa­re­ce al de 2009. Qui­zá por eso, opi­na Va­le­ria Ciom­pi, di­rec­to­ra edi­to­rial de Alian­za, se ha­ble del lec­tor mi­llen­nial co­mo de una nue­va es­pe­cie a la que el me­dio es­tá em­pe­zan­do a in­ten­tar adap­tar­se. Por­que así fun­cio­na el ne­go­cio edi­to­rial. No es la es­pe­cie la que se adap­ta, sino el me­dio el que de­be de­tec­tar qué ne­ce­si­ta esa nue­va es­pe­cie pa­ra sub­sis­tir. ¿Y qué ne­ce­si­ta? “Es un lec­tor muy lis­to, pe­ro con lec­tu­ras muy ato­mi­za­das, pro­fun­da­men­te in­fiel, al que le in­tere­sa mu­cho lo pú­bli­co. Es al­guien que quie­re for­mar­se una opi­nión pa­ra po­der dis­cu­tir so­bre lo que es­tá pa­san­do en la so­cie­dad pe­ro que no ha leí­do a los clá­si­cos y es­tá bus­can­do una ma­ne­ra de lle­gar a ellos”, con­tes­ta Mar­cel Ven­tu­ra, ex­pe­ri­men­ta­do edi­tor de 32 años de Te­mas de Hoy, com­pa­ñía que se re­lan­za con nue­vo di­se­ño y tí­tu­los de ra­bio­sa ac­tua­li­dad —la bio­gra­fía del pri­mer bo­xea­dor tran­se­xual, Un hom­bre de ver­dad, o Jue­gos reuni­dos fe­mi­nis­tas—, es­te mis­mo mes.

“Va­mos a ser el pri­mer se­llo en Pla­ne­ta que pien­se sos­te­ni­da­men­te en el tiem­po en un lec­tor ima­gi­na­rio de en­tre 25 y 35 años, y nos es­ta­mos lan­zan­do a una bús­que­da tri­bal de ni­chos de mer­ca­do, gru­pos que in­tui­mos que exis­ten, pe­ro cu­yo ta­ma­ño des­co­no­ce­mos. Y es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra to­do”, aña­de Ven­tu­ra, a quien acom­pa­ñan otros dos jó­ve­nes co­la­bo­ra­do­res —aún en la vein­te­na— que lle­gan del mun­do del pe­rio­dis­mo. Pa­ra Ciom­pi, que el edi- tor ten­ga sin­to­nía con el lec­tor, que for­me par­te de su gru­po, es cla­ve. “Yo pue­do en­ten­der de ca­li­dad li­te­ra­ria, pe­ro qui­zá no sa­bría de­tec­tar cuá­les son los te­mas que interesan hoy a al­guien de en­tre 25 y 40 años”, opi­na. “El re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal es in­dis­pen­sa­ble pa­ra que la sen­si­bi­li­dad de la edi­to­rial si­ga sien­do la del lec­tor”, aña­de. “En Alian­za, ha­ce sie­te años que con­ta­mos con una res­pon­sa­ble jo­ven, Mar­ta Ba­rrio, que en­tien­de per­fec­ta­men­te a la ge­ne­ra­ción Net­flix”, cuen­ta. Pa­ra Ciom­pi la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial —na­ci­dos en­tre 1981 y 1996— es tam­bién la del co­lo­so del strea­ming.

¿Son esos lec­to­res más so­fis­ti­ca­dos? ¿Por qué el di­se­ño de la nue­va Te­mas de Hoy, por ejem­plo, apues­ta por la co­lec­ción, pe­ro a la vez por la in­di­vi­dua­li­dad de ca­da li­bro? “El di­se­ño es sú­per es­tá­ti­co, pe­ro co­mo sa­be­mos que nos di­ri­gi­mos a un lec­tor in­fiel, un tan­to mis­te­rio­so, que­re­mos pro­po­ner un se­llo que no ten­ga tan­to ego, a tra­vés de un ejer­ci­cio de pres­ti­di­gi­ta­ción con 31 to­na­li­da­des de Pan­to­ne que se irán re­pi­tien­do a lo lar­go del tiem­po”, res­pon­de el edi­tor. El mo­de­lo es, por tan­to, dis­tin­to del de la tra­di­ción editora es­pa­ño­la que, con se­llos co­mo Ana­gra­ma o Tus­quets, apos­tó siem­pre por la uni­for­mi­dad cro­má­ti­ca (ama­ri­llo o ne­gro en esos ca­sos) co­mo se­ña de iden­ti­dad y de fi­de­li­za­ción.

Pa­ra Ven­tu­ra, en el cui­da­do del li­bro, Blac­kie Books es un re­fe­ren­te. La edi­to­rial que di­ri­ge Jan Mar­tí ce­le­bró su 10º aniver­sa­rio en 2018 y su éxi­to es in­dis­cu­ti­ble. Bue­nos tí­tu­los, bien cui­da­dos y una co­ne­xión con un nue­vo ti­po de lec­tor —o el lec­tor de siem­pre ne­ce­si­ta­do de otro ti­po de aten­ción— en­vi­dia­ble. “Lec­to­res jó­ve­nes siem­pre ha ha­bi­do, no en­ten­de­mos por qué se tra­ta al mi­llen­nial co­mo si fue­ra un uni­cor­nio ala­do. Va­rios es­tu­dios con­fir­man que los mi­llen­nials leen más que otras ge­ne­ra­cio­nes. Y mu­cho­más de lo que leían otros a su edad”, se­ña­la Mar­tí. “Co­mo lec­tor creo que los li­bros es­ti­mu­lan nues­tra ima­gi­na­ción an­tes in­clu­so de leer­los: lo ha­cen des­de la cu­bier­ta; so­lo hay que pa­sear por una li­bre­ría pa­ra com­pro­bar­lo”, afir­ma An­to­nio J. Ro­drí­guez. “Es in­ge­nuo ne­gar la con­di­ción fe­ti­chis­ta y mer­can­til del li­bro, pre­ci­sa­men­te en un mo­men­to en que es po­si­ble en­con­trar can­ti­da­des in­de­cen­tes de tex­tos de ca­li­dad y gra­tis en In­ter­net: un li­bro con­tie­ne ideas, pe­ro tam­bién un aura”, in­sis­te el es­cri­tor y edi­tor del se­llo de Pen­guin Ran­dom Hou­se, Ca­ba­llo de Tro­ya, que ha ele­gi­do el ro­sa pa­ra sus por­ta­das. “El ro­sa se ha aso­cia­do a lo fe­me­nino y me­nor: el co­lor de los ju­gue­tes de ni­ñas o el de la li­te­ra­tu­ra ‘de gé­ne­ro’. Pre­ci­sa­men­te por­que es­ta­mos en un mo­men­to don­de la re­fle­xión so­bre el gé­ne­ro do­mi­na par­te del de­ba­te pú­bli­co, el ro­sa es un co­lor que con­vie­ne re­pen­sar”.

“La his­to­ria de Blac­kie Books tie­ne­muy po­co que ver con la bús­que­da de un tar­ge­toun­ni­cho­con­cre­to. Nues­tros pri­me­ros cua­tro li­bros fue­ron un en­sa­yo de fi­lo­so­fía pop, unas­me­mo­rias de un can­tau­tor na­ci­do en 1963, un anó­ni­mo del si­glo XIX y un ma­ni­fies­to del 68 ame­ri­cano. Nues­tra pro­pues­ta no te­nía que ver con lo ge­ne­ra­cio­nal. Te­nía­mos 27 años, sí, pe­ro ve­nía­mos a de­cir que mi­rá­ba­mos al pa­sa­do y al fu­tu­ro sin mie­do, que mez­clá­ba­mos gé­ne­ros y épo­cas, que nos gus­ta­ban co­sas dis­tin­tas. Éra­mos mo­der­nos, pe­ro no por cen­trar­nos en lo es­tric­ta­men­te nue­vo ni por pu­bli­car so­lo a re­fe­ren­tes de nues­tra ge­ne­ra­ción... Lo éra­mos qui­zás por nues­tra li­ber­tad y aper­tu­ra de mi­ras”, ar­gu­men­ta el edi­tor, pa­ra quien “el di­se­ño es im­por­tan­te, pe­ro los li­bros bo­ni­tos gus­tan a los cha­va­les de 20 y a los de 67”. Si Alian­za tra­tó, ha­ce un par de años, de apro­xi­mar­se a otro ti­po de lec­tor, con un di­se­ño dis­tin­to, más pe­que­ño y más atre­vi­do, y es­te fe­bre­ro vol­ve­rá a dar­le una vuel­ta a lo que se lla­ma­rá Alian­za Li­te­ra­tu­ras, Ca­ba­llo de Tro­ya, se­llo con edi­to­res in­vi­ta­dos, da­rá es­te año el sal­to a co­lec­ción de au­tor con el di­se­ño idea­do por An­to­nio J. Ro­drí­guez y Lu­na Mi­guel pa­ra sus seis tí­tu­los: un ro­sa chi­cle en­mar­ca­do y una com­bi­na­ción de ob­je­tos —di­no­sau­rios, cu­cha­ras, pis­to­las, za­pa­tos— y fo­tos, que no so­lo la ac­tua­li­za sino que la convierte en al­go úni­co.

Por otro la­do, los di­se­ña­do­res Manuel Es­cál­pez y No­ra Gros­se, se­gún Lu­naMi­guel, han con­se­gui­do un equi­li­brio en­tre la fir­ma de co­lec­ción clá­si­ca, un po­co pen­san­do en esa co­sa tan fran­ce­sa de Ga­lli­mard, y la anar­quía eléc­tri­ca de las edi­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses con­tem­po­rá­neas. No hay que ol­vi­dar la te­le­ge­nia en la era de Ins­ta­gram. “Com­par­tir la fo­to de un li­bro en In­ter­net, a fin de cuen­tas, tam­bién es una for­ma de trans­mi­tir la fe­li­ci­dad que un tex­to nos ha da­do”, sen­ten­cia Ro­drí­guez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.