La fór­mu­la se­cre­ta de los gran­des éxi­tos

El País (1ª Edición) - - PORTADA - El fi­lón de lo fal­so

La SGAE ha man­da­do al Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra las ac­tas del pa­sa­do 27 de di­ciem­bre, la asam­blea ge­ne­ral de la ca­sa don­de no se apro­bó la re­for­ma de los es­ta­tu­tos pa­ra cum­plir con las nor­ma­ti­vas eu­ro­peas de pro­pie­dad in­te­lec­tual. La pro­pues­ta no lo­gró los dos ter­cios de los vo­tos, aun­que el 58% di­jo sí al “par­chea­do” es­ta­tu­ta­rio que la jun­ta di­rec­ti­va reali­zó al lle­gar al po­der, en no­viem­bre, pa­ra cum­plir con las exi­gen­cias de Cul­tu­ra, ba­jo ame­na­za di­rec­ta de una in­ter­ven­ción.

Sus­pen­so, así que la SGAE que­dó en ma­nos de Cul­tu­ra, cu­yos pla­nes pa­ra la en­ti­dad de ges­tión de de­re­chos de au­tor más gran­de y po­lé­mi­ca de Es­pa­ña si­guen sien­do un mis­te­rio. El mi­nis­tro, José Gui­rao, y su equi­po pri­me­ro lee­rán las ac­tas y la carta per­so­nal que las acom­pa­ña, fir­ma­da por el pre­si­den­te de la SGAE, José Án­gel He­via, en la que tien­de la mano a Gui­rao y se po­ne a su dis­po­si­ción, co­mo ha po­di­do sa­ber EL PAÍS. El men­sa­je bus­ca “es­pí­ri­tu de co­la­bo­ra­ción” y le pi­de una reunión. A so­las se­ría la primera vez. La nue­va cú­pu­la quie­re evi­tar un pro­ce­so judicial que eje­cu­te la re­ge­ne­ra­ción de la so­cie­dad y Cul­tu­ra de­be de­ci­dir si con el 58% de los so­cios bas­ta pa­ra li­mi­tar­se a tu­te­lar y des­car­tar la in­ter­ven­ción.

Las re­la­cio­nes en­tre am­bas ca­sas—in­clu­so con los nue­vos in­qui­li­nos, He­via y Gui­rao— no han si- do to­do lo flui­das que re­quie­re el mo­men­to crí­ti­co pa­ra la SGAE, en­tre pe­leas, in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les so­bre la rue­da (una pre­sun­ta tra­ma mi­llo­na­ria cen­tra­da en la mú­si­ca emi­ti­da de­ma­dru­ga­da en te­le­vi­sión), el des­cré­di­to, la desafec­ción de los so­cios y la po­si­ble re­ti­ra­da de al­guno de sus miem­bros más co­no­ci­dos.

La des­con­fian­za rei­na en­tre Cul­tu­ra y la en­ti­dad. La co­mu­ni­ca­ción se rea­li­za a tra­vés de co­rreos elec­tró­ni­cos y do­cu­men­tos. So­lo en una oca­sión han coin­ci­di­do los dos res­pon­sa­bles en la mis­ma ha­bi­ta­ción pa­ra ha­blar, pe­ro no fue un ca­ra a ca­ra. Ocu­rrió en el mi­nis­te­rio y du­ran­te 45 mi­nu­tos, el día des­pués de las elec­cio­nes en la SGAE. Allí se per­so­nó la nue­va jun­ta pa­ra pre­sen­tar sus res­pe­tos a Gui­rao y a sus ex­per­tos. Hu­bo En es­tas cla­ves es don­de en­cuen­tran su fi­lón las lla­ma­das fa­ke news que se pro­pa­gan sin con­trol por re­des co­mo What­sApp. Thom­pson re­cal­ca: “A to­dos nos atra­pa lo que nos re­sul­ta de al­gu­na for­ma fa­mi­liar. Y ade­más so­le­mos gra­vi­tar en torno a no­ti­cias que ya que­re­mos creer. Así es co­mo se trans­mi­ten las fa­ke news : el usua­rio que la com­par­te sien­te que eso que es fal­so es ver­da­de­ro”.

En el li­bro es­te pe­rio­dis­ta in­ci­de, en cual­quier caso, en que con­se­guir el éxi­to hoy no es tan fá­cil co­mo en la épo­ca de los im­pre­sio­nis­tas y ni si­quie­ra tan fá­cil co­mo en los años se­ten­ta. En reali­dad, na­die tie­ne una va­ri­ta má­gi­ca. Aho­ra bien, co­mo in­di­ca, “si se con­si­gue un hit, va a ser mu­cho más gran­de que en to­da la his­to­ria por­que las audiencias son glo­ba­les. Un hit de hoy es mu­chí­si­mo más exi­to­so que un nú­me­ro uno de 1950”.

Y po­drá ser com­par­ti­do en esa red so­cial lla­ma­da Fa­ce­book que aún si­gue atra­yen­do a mi­llo­nes de in­ter­nau­tas pe­se a las de­nun­cias por uso frau­du­len­to de da­tos y trans­mi­sión de fa­ke news. “Es pro­ba­ble que mu­chos usua­rios con­si­de­ren Fa­ce­book ca­da vez más abu­rri­da, pe­ro es que qui­zá no­so­tros tam­po­co sea­mos muy in­tere­san­tes”, ata­ja Thom­pson. Y Mark Zuc­ker­berg su­po ver que eso tan fa­mi­liar y, a prio­ri, po­co ino­cuo, nos gus­ta­ba. más ten­sión que acuer­do, se­gún uno de los pre­sen­tes.

Dos me­ses y mu­chos re­que­ri­mien­tos des­pués, He­via ex­pli­ca que no quie­re que Cul­tu­ra les vea co­mo unos “re­bel­des”. Asegura que bus­ca ne­go­cia­ción. Aun­que es cier­to que la SGAE re­cu­rrió an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal el aper­ci­bi­mien­to don­de Cul­tu­ra ame­na­zó con in­ter­ve­nir­la. “Va­mos a acep­tar to­do lo que ven­ga del­mi­nis­te­rio y sea le­gal”, ma­ti­za He­via. El go­bierno de la SGAE bus­ca un apre­tón de ma­nos y un de­cre­to que im­pon­ga es­ta­tu­tos ela­bo­ra­dos por el equi­po de Car­los Guer­vós Mai­llo, sub­di­rec­tor ge­ne­ral de Pro­pie­dad In­te­lec­tual. Es­ta es la po­si­bi­li­dad me­jor vis­ta des­de la SGAE. Gui­rao de­ci­di­rá si los res­ca­ta per­so­nal­men­te o de­ja el tra­ba­jo su­cio al juez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.