El equi­li­brio de la mo­da mas­cu­li­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Uno de los as­pec­tos más atrac­ti­vos de Pit­ti Uo­mo, la fe­ria que la pla­ta­for­ma flo­ren­ti­na Pit­ti Im­ma­gi­ne de­di­ca a la mo­da­mas­cu­li­na, es que ofre­ce una fo­to­gra­fía fi­ja de una in­dus­tria que tie­ne más de mi­nu­cio­so que de es­pec­ta­cu­lar. La edi­ción nú­me­ro 95, que co­men­zó el mar­tes y aca­bó ayer, ha cons­ti­tui­do en ese sen­ti­do un observatorio óp­ti­mo pa­ra to­mar­le la tem­pe­ra­tu­ra al sec­tor. Tam­bién pa­ra va­lo­rar sus con­tra­dic­cio­nes y jue­gos de equi­li­bris­mo.

El cen­tro de Pit­ti Uo­mo es la fe­ria co­mer­cial en la que 1.230 fir­mas, des­de sas­tre­rías cen­te­na­rias has­ta fir­mas emer­gen­tes, han pre­sen­ta­do sus co­lec­cio­nes pa­ra la tem­po­ra­da oto­ño/in­vierno 2019 en stands di­ri­gi­dos a com­pra­do­res pro­fe­sio­na­les y a la pren­sa. Sin em­bar­go, la ma­yor ex­pec­ta­ción es pa­ra los desfiles y even­tos de la pro­gra­ma­ción es­pe­cial, que apor­tan van­guar­dia e ima­gi­na­ción a una fe­ria ne­ce­sa­ria­men­te rea­lis­ta y prag­má­ti­ca. Es­te año la es­tre­lla in­dis­cu­ti­ble era la fir­ma pa­ri­si­na Y/Pro­ject, ca­pi­ta­nea­da por el ale­mán Glenn Mar­tens y nom­bre in­sos­la­ya­ble en la mo­da in­de­pen­dien­te. Mar­tens ac­ce­dió a la di­rec­ción crea­ti­va tras el fa­lle­ci­mien­to en 2013 del fun­da­dor de la fir­ma, Yohan Ser­faty. Des­de en­ton­ces vie­ne po­nien­do en prác­ti­ca un plan­tea­mien­to ajeno a las ca­te­go­rías y lleno de flui­dez mi­llen­nial. Tal y co­mo se­ña­ló en el en­cuen­tro con la pren­sa pre­vio al des­fi­le, su co­lec­ción pa­ra el pró­xi­mo in­vierno abo­ga por abo­lir es­te­reo­ti­pos y con­ven­cio­nes re­la­ti­vos al gé­ne­ro, la edad o el cuer­po.

De ahí que las pren­das que pre­sen­tó el pa­sa­do 9 de enero en el claus­tro del con­jun­to mo­nás­ti­co de San­ta Ma­ria No­ve­lla fue­ran una in­cur­sión en el guar­da­rro­pa del si­glo XX so­me­ti­do a las me­ta­mor­fo­sis del XXI. Ha­bía chu­pas de cue­ro ve­gano, va­que­ros, tra­jes de raya di­plo­má­ti­ca, ca­mi­sas de ves­tir y jer­séis de pun­to, pe­ro de­cli­na­dos de un mo­do in­só­li­to gra­cias a cos­tu­ras, jue­gos de es­ca­la, aber­tu­ras, cre­ma­lle­ras y bo­to­nes que per- mi­ten que ca­da clien­te eli­ja có­mo ves­tir ca­da pie­za. En lu­gar de pren­das com­ple­jas que re­quie­ren li­bro de ins­truc­cio­nes, Mar­tens abo­ga por la li­ber­tad de ca­da usua­rio.

Tal vez por eso pres­cin­dió de ilu­mi­na­ción con­ven­cio­nal y dis­tri­bu­yó lin­ter­nas de bol­si­llo a los in­vi­ta­dos, que alum­bra­ban de for­ma alea­to­ria a los mo­de­los que des­fi­la­ban an­te ellos. Sin fo- cos —era ya de no­che— ni ca­le­fac­ción —al ai­re li­bre en pleno enero—, el des­fi­le fue un des­plie­gue de ries­go con un ojo pues­to en el mer­ca­do, por­que sir­vió pa­ra in­tro­du­cir las nue­vas lí­neas de cal­za­do y bol­sos de la fir­ma, de­mos­tran­do que Mar­tens no so­lo co­no­ce a la per­fec­ción la mo­da ex­pe­ri­men­tal, sino tam­bién las cla­ves que de­fi­nen hoy en día el mer­ca­do del lu­jo.

Las ten­sio­nes de la in­dus­tria tam­bién re­sul­tan per­cep­ti­bles en las pro­pues­tas del otro gran nom­bre in­vi­ta­do, Al­do Ma­ria Ca­mi­llo, que ofre­cía el mor­bo aña­di­do de com­pro­bar có­mo se desen­vuel­ve en so­li­ta­rio uno de los di­se­ña­do­res más só­li­dos del sec­tor. En la úl­ti­ma dé­ca­da Ca­mi­llo ha tra­ba­ja­do co­mo di­se­ña­dor en el de­par­ta­men­to de sas­tre­ría de Er­me­ne­gil­do Zeg­na, co­mo director de di­se­ño de la lí­nea mas­cu­li­na en Va­len­tino, co­mo director crea­ti­vo de Mai­son Ce­rru­ti y co­mo consultor crea­ti­vo de Ber­lu­ti. Aho­ra ha pre­sen­ta­do la primera en­tre­ga de su pro­yec­to per­so­nal. “Era una idea que ha­bía ido ma­du­ran­do du­ran­te los úl­ti­mos años. La he di­se­ña­do rá­pi­da­men­te, pe­ro por­que ya es­ta­ba to­do en mi ca­be­za”, co­men­ta­ba an­tes del des­fi­le. Su primera co­lec­ción es un pro­yec­to au­to­fi­nan­cia­do que, fiel al es­pí­ri­tu de los tiem­pos, “He­mos de­di­ca­do cin­co años a lo que la gen­te no ve, a ha­blar con pes­ca­do­res e in­ves­ti­gar. Aho­ra que ya te­ne­mos la lo­gís­ti­ca y la tec­no­lo­gía, es el mo­men­to de de­mos­trar que po­de­mos ha­cer mo­da y ten­den­cia a nues­tra ma­ne­ra, de for­ma sos­te­ni­ble”, ex­pli­ca Ja­vier Go­ye­ne­che, fun­da­dor de Ecoalf, a pro­pó­si­to de su in­ter­ven­ción en Pit­ti Uo­mo. Por primera vez, la fir­ma ex­pan­de su ac­ción más allá de sus bá­si­cos de fi­bras re­ci­cla­das, y ar­ti­cu­la una se­lec­ción de pren­das sin gé­ne­ro que ex­plo­ran el al­go­dón, la la­na y el ca­che­mir. Aun­que la su­ya ha si­do la in­ter­ven­ción más me­diá­ti­ca, Ecoalf no ha si­do la úni­ca fir­ma es­pa­ño­la par­ti­ci­pan­te en Pit­ti Uo­mo. Has­ta 30 mar­cas, prin­ci­pal­men­te del sec­tor del cal­za­do, han mos­tra­do sus co­lec­cio­nes en la fe­ria mas­cu­li­na. as­pi­ra a ser “el pun­to de par­ti­da de un guar­da­rro­pa que crez­ca y evo­lu­cio­ne con el tiem­po”.

Aquí la trans­gre­sión no es for­mal, co­mo en Y/Pro­ject, sino pe­ri­fé­ri­ca: to­do su­ce­de al­re­de­dor de la sas­tre­ría clá­si­ca. “La cha­que­ta y el tra­je siem­pre han es­ta­do en el cen­tro de lo que he he­cho”, ex­pli­ca cuan­do se le pre­gun­ta acer­ca de di­se­ñar mo­da de ves­tir en la era del chán­dal. “No creo que va­yan a des­apa­re­cer, sim­ple­men­te evo­lu­cio­nan. Por eso me he cen­tra­do en la si­lue­ta, en los ma­te­ria­les y en los per­so­na­jes que lo lle­van”. La hue­lla de Hel­mut Lang y Mar­tin Mar­gie­la, ci­ta­dos por él al ha­blar de sus in­fluen­cias, se plas­ma en el fo­rro blan­co de to­das las pren­das. Tam­bién en pe­que­ños jue­gos de sig­ni­fi­ca­do que re­mi­ten a la cul­tu­ra de los años no­ven­ta y que re­co­rren una co­lec­ción que apues­ta más por el so­sie­go que por la re­vo­lu­ción.

Es­te ejer­ci­cio de nos­tal­gia con­tro­la­da no ha si­do una ex­cep­ción. La fir­ma co­rea­na Be­yond Clo­set pre­sen­tó una co­lec­ción ins­pi­ra­da en la in­du­men­ta­ria mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se. Tam­bién la mar­ca Ha­cu­lla hi­zo va­ler el eterno mag­ne­tis­mo que la mo­da sien­te ha­cia to­do lo que pa­re­ce aje­na a ella. La ex­cu­sa era el ar­te ur­bano neo­yor­quino, pe­ro el ob­je­ti­vo era pro­yec­tar au­ten­ti­ci­dad, co­mo si sus pren­das, re­cién sa­li­das de los ta­lle­res de la fir­ma, as­pi­ra­sen a ser otras co­sas: ha­llaz­gos de mer­ca­di­llo, he­ren­cias de her­mano ma­yor y retales co­si­dos y re­co­si­dos mil ve­ces. Por eso, aho­ra que la me­mo­ria de una pren­da, real o in­ven­ta­da, es tan im­por­tan­te co­mo la eti­que­ta de com­po­si­ción, fir­mas que sí pue­den pre­su­mir de his­to­ria co­mo Bar­bour y Dia­do­ra han sa­ca­do­múscu­lo al ce­le­brar, res­pec­ti­va­men­te, su 125º y 70º aniver­sa­rio. En el reino de lo efí­me­ro no hay nin­gún ar­gu­men­to tan con­vin­cen­te co­mo la lon­ge­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.