La vi­da pú­bli­ca de Be­zos aca­ba con su vi­da pri­va­da

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Jeff Be­zos, el fun­da­dor de Ama­zon, anun­ció el miér­co­les en Twit­ter su in­ten­ción de di­vor­ciar­se de Mac­Ken­zie Tuttle, con la que lle­va ca­sa­do 25 años y con quien tie­ne cua­tro hi­jos. Se­gún Be­zos, la decisión es de co­mún acuer­do: “Nos sen­ti­mos in­creí­ble­men­te afor­tu­na­dos de ha­ber­nos en­con­tra­do y muy agra­de­ci­dos por to­dos y ca­da uno de los años que he­mos pa­sa­do jun­tos”. Pe­ro con­for­me se van co­no­cien­do los de­ta­lles, se abre la po­si­bi­li­dad de una lu­cha en los tri­bu­na­les que pue­de arras­trar­se du­ran­te me­ses y con­ver­tir a Tuttle en la mu­jer más ri­ca del mun­do.

Se­gún el ta­bloi­de New York Post, Be­zos —que hoy cum­ple 55 años— de­ci­dió pre­sen­tar los pa­pe­les del di­vor­cio una vez que­dó cla­ro que pron­to sal­drían a la luz fo­tos de su re­la­ción con Lau­ren Sanchez, cin­co años más jo­ven que él (y un año ma­yor que Tuttle). Sanchez fue pre­sen­ta­do­ra del Ca­nal 11 de Los Ángeles y aún es­tá ca­sa­da con su se­gun­do­ma­ri­do, Pa­trick Whi­te­sell, re­pre­sen­tan­te de ac­to­res co­mo Matt Da­mon, Christian Bale, Ke­vin Cost­ner y Hugh Jack­man. “Ha­ce ya unos años que los Whi­te­sell y los Be­zos so­cia­li­zan jun­tos, por­que am­bas pa­re­jas tie­nen ca­sa en Seattle”, ex­pli­có una fuen­te al Post. “Has­ta que Lau­ren, que es pi­lo­to de he­li­cóp­te­ro, fue con­tra­ta­da por Blue Ori­gin, la em­pre­sa de via­jes es­pa­cia­les de Be­zos, pa­ra sa­car fo­tos aé­reas”. Be­zos y Sanchez fue­ron vis­tos jun­tos en la fies­ta or­ga­ni­za­da por Ama­zon tras la ga­la de los Glo­bos de Oro, ce­le­bra­da el pa­sa­do do­min­go.

Cuan­do Be­zos y Tuttle se co­no­cie­ron, en 1992, ella aca­ba­ba de lle­gar al fon­do de in­ver­sión D. E. Shaw, don­de él tra­ba­ja­ba. Él es­ta­ba reorien­tan­do su ca­rre­ra ha­cia la in­for­má­ti­ca y el em­pren­di­mien­to tras frus­trar­se sus pla­nes de con­ver­tir­se en as­tro­nau­ta; ella, li­cen­cia­da en la pres­ti­gio­saU­ni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, te­nía in­ten­cio­nes de es­cri­bir una no­ve­la y ha­bía tra­ba­ja­do de asis­ten­te de To­ni Mo­rri­son, que se lle­va­ría el No­bel de Li­te­ra­tu­ra al año si­guien­te. Seis me­ses des­pués, es­ta­ban ca­sa­dos; en 1994, cru­za­rían el país jun­tos en co­che pa­ra que Be­zos pu­die­se aven­tu­rar­se en el na­cien­te ne­go­cio de In­ter­net.

En el cuar­to de si­glo si­guien­te, Be­zos pa­sa­ría de ser un am­bi­cio­so em­pren­de­dor al hom­bre más ri­co del mun­do, y de tra­ba­jar en un pe­que­ño des­pa­cho de Seattle a con­ver­tir­se en un­mag­na­te y fi­lán­tro­po, con in­tere­ses que van des­de pe­rió­di­cos has­ta una fun­da­ción mul­ti­mi­llo­na­ria pa­ra la edu­ca­ción prees­co­lar, pa­san­do por una em­pre­sa de­di­ca­da a su vie­ja pa­sión: el es­pa­cio.

Y ahí es don­de pue­de es­tar el prin­ci­pal ori­gen del dis­tan­cia- mien­to de la pa­re­ja. Aún en los bue­nos tiem­pos, Be­zos re­co­no­cía que su es­po­sa era mu­cho más re­ser­va­da que él, de­di­ca­da co­mo es­ta­ba a su ca­rre­ra de es­cri­to­ra y a sus ac­ti­vi­da­des be­né­fi­cas. Mien­tras Be­zos es­ta­ba de­di­ca­do en cuer­po y al­ma a la em­pre­sa, es­to no fue un in­con­ve­nien­te. Pe­ro la cre­cien­te pre­sen­cia de Ama­zon en el mun­do del es­pec­tácu­lo ha he­cho que a su fun­da­dor se le ha­ya vis­to ca­da vez me­nos de chán­dal y ca­da vez más de es­mo­quin.

Los Be­zos no han he­cho pú­bli­cos los de­ta­lles del di­vor­cio; no hay cons­tan­cia de que ha­ya un acuer­do pre­ma­tri­mo­nial en­tre am­bos y, se­gún el por­tal TMZ, tam­po­co fir­ma­ron uno des­pués

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.