Un sueño he­cho reali­dad

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

os ha sor­pren­di­do a to­dos el co­mu­ni­ca­do de los abo­ga­dos de Car­lo­ta Ca­si­rag­hi des­min­tien­do ro­tun­da­men­te la se­pa­ra­ción en­tre ella y el pa­dre de su se­gun­do hijo. No­ti­cia, aho­ra fal­sa, de la que es­cri­bi­mos la se­ma­na pa­sa­da guia­dos por nues­tra preo­cu­pa­ción por Car­lo­ta y por Mó­na­co. Los he­mos vis­to cre­cer —ade­más, ella me sa­lu­dó de esa ma­ne­ra inol­vi­da­ble aque­lla no­che en el Thys­sen—. Son mu­chas ra­zo­nes pa­ra que nos ale­gre­mos de que la se­pa­ra­ción era un ru­mor in­fun­da­do.

Pe­ro igual me preo­cu­pó la carta que le es­cri­bió el ex­co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo al pre­si­den­te Sán­chez, re­co­no­cién­do­se an­sio­so por sa­lir de pri­sión y ame­na­zan­do con oca­sio­nar la des­es­ta­bi­li­za­ción “de las más al­tas ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do”. Por un mo­men­to, Vi­lla­re­jo me re­cor­dó a Lex Lut­hor, ese ma­lí­si­mo ar­chi­ene­mi­go de Su­per­man que po­seía to­das las cua­li­da­des en­tre la de­men­cia y la ló­gi­ca con las que Mar­vel en­vuel­ve a sus me­jo­res mal­he­cho­res. Pe­ro tam­bién pen­sé en Pe­dro Sán­chez, que ya tie­ne tan­to lío y aho­ra tie­ne que agre­gar a Vi­lla­re­jo y su ar­gu­men­to de que to­do lo que hi­zo, y ga­nó, fue por y pa­ra el país. “Siem­pre he pen­sa­do que un hom­bre no es un hom­bre si no de­fien­de a su país”, es­cri­be en un rap­to ca­si na­po­leó­ni­co. Re­le­yen­do la mi­si­va, Vi­lla­re­jo lu­ce co­mo el pri­me­ro de los lla­ma­dos pre­sos vips que se mues­tra ofen­di­do por su si­tua­ción y se re­be­la. Es­pe­re­mos que su ejem­plo no cun­da y la pre­si­den­cia no se vea en­vuel­ta en una re­la­ción epis­to­lar con Bárcenas, Gon­zá­lez, Ra­to, Ur­dan­ga­rin o Za­pla­na.

La di­fe­ren­cia de Vi­lla­re­jo con otros pre­sos es ese ar­chi­vo de más de un mi­llón de no­tas so­bre un nú­me­ro ig­no­to de per­so­na­li­da­des. Ima­gino que es­toy en­tre ellos por­que si no me va a dar al­go. Y aun­que no le en­vi­dio lo de es­tar en pri­sión, sí que me ha­bría gus­ta­do te­ner esa agen­da tan pro­me­te­do­ra y tan re­ple­ta de vips. ¡Eso es una agen­da! Des­de el pe­que­ño Ni­co­lás has­ta la prin­ce­sa Co­rin­na, to­do por la pa­tria. Lo que le fa­lló a Vi­lla­re­jo, qui­zás por una edu­ca­ción ma­chis­ta, fue creer que la prin­ce­sa Co­rin- na, por ejem­plo, no iba a ser más lis­ta que él. Es que mu­chos hom­bres de su ge­ne­ra­ción no pue­den creer que una mu­jer gua­pa pue­da es­tar a su al­tu­ra. Cuan­do ves de cer­ca a Co­rin­na, co­mo me pa­só a mí en el 2014 en Mia­mi, te das cuen­ta de que es co­mo los Al­pes. Un desafío. Be­lla. Fría. Pe­li­gro­sa. In­tu­yes que lo que se que­da en­tre sus va­lles so­lo se des­cu­bre con el des­hie­lo.

Aho­ra to­do es­tá bien enMó­na­co. Pe­ro no así en Ma­la­sia, que tam­bién es una mo­nar­quía, pe­ro ro­ta­to­ria y fe­de­ral, de ma­ne­ra que ca­da cin­co años se eli­ge a un rey di­fe­ren­te pa­ra que to­das las po­bla­cio­nes del país es­tén re­pre­sen­ta­das. Re­sul­ta una so­lu­ción in­no­va­do­ra que po­dría es­tu­diar José An­to­nio Zar­za­le­jos. Es una­mo­nar­quía elec­to­ral que, co­mo to­das las otras mo­nar­quías del mun­do, fun­cio­na bas­tan­te bien has­ta que el amor se in­ter­po­ne. El ac­tual mo­nar­ca, Moha­med V de Ke­lan­tan, se ha enamo­ra­do y ca­sa­do con una mo­de­lo ru­sa, Ok­sa­na Voe­vo­di­na, que os­ten­ta el tí­tu­lo de Miss Mos­cú 2015. Con ese tí­tu­lo, ese ma­tri­mo­nio ha ge­ne­ra­do re­ce­los y cier­ta ame­na­za so­bre la fe­liz mo­nar­quía ro­ta­to­ria. Por eso, fi­nal­men­te, Moha­med ab­di­có la se­ma­na pa­sa­da, dos años an­tes de lo pro­gra­ma­do. Por su­pues­to se ha se­ña­la­do a Ok­sa­na co­mo la cau­san­te, por­que su in­te­gra­ción co­mo rei­na de Ma­la­sia no cua­ja­ba. Lo que se pue­de tra­du­cir en que­man­da­ba mu­cho, un po­co co­mo le pa­sa a Meghan Mar­kle. Ima­gi­na­mos que al dis­po­ner de me­nos tiem­po de rei­na­do la in­te­gra­ción de­be­ría ha­ber si­do más rá­pi­da. Pe­ro no pu­do ser.

Asu­mo es­tas no­ti­cias en la an­ti­gua ciu­dad de Pom­pe­ya. Un sueño he­cho reali­dad, des­de los ocho años qui­se pi­sar Pom­pe­ya. De ella me atrae to­do: su per­fec­ta ur­ba­ni­dad con gim­na­sios, ter­mas y tien­das. Y tam­bién un lu­pa­nar don­de se ex­hi­bían, co­mo un ca­tá­lo­go, to­das las pos­tu­ras eró­ti­cas en ofer­ta. Es­ta­ba allí, de pie, en lo que fue­ra su Ayun­ta­mien­to, ro­dea­do de co­lum­nas ro­tas, pen­san­do en Car­lo­ta, Vi­lla­re­jo y el Rey emé­ri­to cuan­do una ho­ja de The New York Ti­mes vo­ló ha­cia mis pies. In­for­ma­ba de que los es­tu­dios so­bre los can­tos de las ba­lle­nas se han vuel­to más fia­bles y, por eso, es po­si­ble con­fir­mar que las ba­lle­nas jo­ro­ba­das can­tan pa­ra se­du­cir a su aman­te. Al ana­li­zar las gra­ba­cio­nes han des­ci­fra­do su len­gua­je. O sea, con­ver­sa­cio­nes. An­ti­guas y re­cien­tes con­ver­sa­cio­nes que aho­ra sa­len a la luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.