Un nue­vo ti­po de ‘cracks’.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Las gran­des fi­gu­ras no quie­ren co­rrer por la mis­ma ra­zón que los ri­cos no quie­ren pa­gar im­pues­tos: no lo creen jus­to. Así co­mo los go­ber­nan­tes em­pu­jan a los ri­cos ha­cia una so­li­da­ri­dad dis­tri­bu­ti­va, los en­tre­na­do­res de­ben con­ven­cer a las fi­gu­ras pa­ra que mue­van el cu­lo un po­co más. Cues­ta en los dos ca­sos. ¿Cuán­to de­be co­rrer un crack? Las ma­ra­vi­llas fut­bo­lís­ti­cas se ha­cen me­jor es­tan­do des­can­sa­do y eso con­tes­ta la pre­gun­ta. Pe­ro se me ocu­rre una más: ¿cuán­ta ex­ce­len­cia tie­ne que ge­ne­rar un crack, pa­ra ser con­si­de­ra­do un crack? Es­tas pre­gun­tas me re­sul­tan in­ne­ce­sa­rias ob­ser­van­do a Griez­mann. Un de­lan­te­ro de to­da la can­cha que jue­ga y ha­ce ju­gar, ge­ne­ra oca­sio­nes, mar­ca go­les y, ade­más, cum­ple con las obli­ga­cio­nes con la obe­dien­cia de un sol­da­do. Un sol­da­do del Ge­ne­ral Si­meo­ne, na­da me­nos. Ha­ce exac­ta­men­te un año, Ernesto Val­ver­de su­frió un va­ra­pa­lo en el mer­ca­do de in­vierno. Ja­vier Mas­che­rano, em­pe­ci­na­do en que que­ría ju­gar de­me­dio­cen­tro pa­ra es­tar fino pa­ra el Mun­dial de Ru­sia, se mar­chó a Chi­na. La so­lu­ción de la se­cre­ta­ría téc­ni­ca del Ba­rça fue re­em­pla­zar aMas­che­rano con el co­lom­biano Yerry Mi­na, un cen­tral ca­ris­má­ti­co, se­gu­ra­men­te con po­ten­cial, sin na­da de ro­da­je en el fút­bol eu­ro­peo. La apues­ta no fun­cio­nó en lo de­por­ti­vo, sí en lo eco­nó­mi­co: tras el buen Mun­dial del cen­tral, el Ever­ton pa­gó 30 mi­llo­nes. Seis par­ti­dos con la ca­mi­se­ta azul­gra­na y un be­ne­fi­cio de 20 mi­llo­nes.

Es­te in­vierno, cuan­do Val­ver­de se en­te­ró de que la fe­cha de re­cu­pe­ra­ción de Um­ti­ti es in­cier­ta, mien­tras Ver­mae­len se pa­sa más tiem­po en la en­fer­me­ría que en el cam­po, el Bar­ce­lo­na qui­so fi­char a Ro­dri­go Caio, del Fla­men­go. Un cen­tral, de 25 años, con más de 173 par­ti­dos en Su­da­mé­ri­ca, sin más ro­da­je de al­to vue­lo que 191 mi­nu­tos con la Ca­na­rin­ha. Pe­ro es­ta vez el Txin­gu­rri no es­ta­ba dis­pues­to a ce­der. Y se im­pu­so. Que­ría un re­fuer­zo que co­no­cie­ra La­Li­ga. “Si tie­ne que mar­car a Adu­riz, tie­ne que sa­ber quién esA­du­riz”, co­men­ta­ron des­de el cuer­po téc­ni­co. El Bar­ce­lo­na in­cor­po­ró a Mu­ri­llo, de 26 años, un za­gue­ro con más de 130 par­ti­dos en Es­pa­ña, y al que hi­zo de­bu­tar es­te jue­ves en la Co­pa, en la de­rro­ta an­te el Le­van­te (2-1).

Fue pre­ci­so Val­ver­de en la pa­la­bra que eli­gió pa­ra des­ta­car a Mu­ri­llo: ex­pe­rien­cia. Si la can­te­ra no se re­be­la pa­ra su­mi­nis­trar al pri­mer equi­po, el en­tre­na­dor mi­ra al mer­ca­do. Cuan­do se mar­chó Dig­ne (al Ever­ton por 20 mi­llo- nes), el en­tre­na­dor pi­dió un re­fuer­zo en su lu­gar, pe­ro la se­cre­ta­ria téc­ni­ca le di­jo que mi­ra­ra al Ba­rça B. Ahí es­ta­ba Miranda, que le ha­bía ga­na­do el pul­so a Cu­cu­re­lla (aho­ra en el Ei­bar). Val­ver­de cum­plió. Cuen­ta con Miranda co­mo tam­bién con Chu­mi, al igual que le ha em­pe­za­do a dar mi­nu­tos a Ale­ñá. En sus 10 tem­po­ra­das en Es­pa­ña, el Txin­gu­rri hi­zo de­bu­tar a 34 can­te­ra­nos; en su año y me­dio en el Ba­rça, a sie­te. Pe­ro nin­guno ha des­ta­ca­do. “El par­ti- do an­te el Le­van­te me ha ser­vi­do pa­ra eva­luar a ju­ga­do­res en mo­men­tos com­pli­ca­dos, en Primera”, ana­li­zó Val­ver­de, que cuan­do se hi­zo ofi­cial el fi­cha­je de Mu­ri­llo ex­pre­só: “No hay que ha­cer de­ma­go­gia con el pa­pel de los cen­tra­les del fi­lial”.

La de­fen­sa azul­gra­na sal­tó al Ciu­tat de Va­lèn­cia con dos can­te­ra­nos, Chu­mi (19 años) y Miranda (18). El Ba­rça su­frió con las em­bes­ti­das del Le­van­te. Miranda, que per­dió 11 ba­lo­nes, fue re­em­pla­za­do en el en­tre­tiem­po por Ser­gi Ro­ber­to, un im­pro­vi­sa­do la­te­ral iz­quier­do; Chu­mi, en el mi­nu­to 58 por Len­glet.

Más allá de las di­fi­cul­ta­des con la can­te­ra, el Ba­rça tie­ne otras res­tric­cio­nes. “El club te­nía una se­rie de li­mi­ta­cio­nes económicas y ha­bía que ajus­tar­se a ellas. Evi­den­te­men­te, con 100 mi­llo­nes hu­bie­ra si­do dis­tin­to”, ex­pli­có Val­ver­de la ce­sión de Mu­ri­llo. No so­bra la li­qui­dez. El club tie­ne la po­si­bi­li­dad de abrir­le la puer­ta a De­nis Suá­rez, pe­ro pre­ten­de que el Ar­se­nal pa­gue por el tras­pa­so aho­ra y no en ju­nio des­pués de abo­nar una ce­sión por seis me­ses co­mo quie­ren los in­gle­ses. Ni Val­ver­de ni el ves­tua­rio quie­ren de­jar es­ca­par a De­nis, pe­ro una in­yec­ción de di­ne­ro en es­te mer­ca­do le ser­vi­ría al Ba­rça pa­ra en­con­trar un 9 que le pue­da dar des­can­so a Luis Suá­rez.

Con Mu­nir en el os­tra­cis­mo, Val­ver­de im­pro­vi­só con Dem­bé­lé co­mo de­lan­te­ro cen­tro. Tam­po­co ha­bía so­lu­cio­nes en el fi­lial. La apues­ta del club, Abel Ruiz, de 18 años, es­tá le­sio­na­do, mien­tras queMú­ji­ca, de 20 años y go­lea­dor del Ba­rça B, no en­tra en las con­si­de­ra­cio­nes del pri­mer equi­po. La can­te­ra y el di­ne­ro li­mi­tan al Ba­rça de Val­ver­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.