Ve­ne­zue­la: la ru­le­ta de la vi­da co­ti­dia­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Un éxo­do for­za­do

Esa es la per­cep­ción que te­nían, el pa­sa­do miér­co­les, los que es­pe­ra­ban para com­prar un bi­lle­te de au­to­bús en la ter­mi­nal La Ban­de­ra de la ca­pi­tal. Ir­se en bus­ca de opor­tu­ni­da­des no es una aven­tu­ra ilu­sio­nan­te, sino un éxo­do for­za­do, que se em­pren­de a me­nu­do con an­gus­tia e in­cer­ti­dum­bre. La migración se­pa­ró fa­mi­lias, afec­tos que a ve­ces se re­com­po­nen en al­gún país de la re­gión, so­bre to­do Co­lom­bia. Car­men Eli­sa Ru­bio, de 45 años, aguar­da­ba con sus cin­co hi­jos para po­der ha­cer­se con un pa­sa­je. Su plan era via­jar a la ciu­dad de San An­to­nio, cer­ca de la fron­te­ra, cru­zar a pie has­ta Cú­cu­ta y lle­gar fi­nal­men­te a Me­de­llín, don­de su es­po­so tra­ba­ja co­mo he­rre­ro.

Otra ma­dre, Ro­sa Ma­ri­bel Gó­mez, ex­fun­cio­na­ria de un con­se­jo co­mu­nal, pla­nea lle­gar al país ve­cino, don­de ya re­si­den más de un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos, a tra­vés de una tro­cha o pa­so fron­te­ri­zo ile­gal. Ase­gu­ra que ya ha en­con­tra­do em­pleo co­mo in­ter­na en una ca­sa de Valledupar, nor­te del país, por unos 600.000 pe­sos men­sua­les, me­nos de 200 dó­la­res que in­ten­ta­rá aho­rrar para ali­viar la vi­da de sus hi­jos, que se que­dan con la abue­la. To­mó esa de­ci­sión por­que la hi­per­in­fla­ción, que la úl­ti­ma re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria no ha lo­gra­do con­te­ner, y la do­la­ri­za­ción de la eco­no­mía con­vir­tie­ron su ru­ti­na en una ba­ta­lla cons­tan­te con­tra los pre­cios. “Ve­ne­zue­la me obli­gó a mi­grar”, la­men­ta. Esa Ve­ne­zue­la que hoy es sím­bo­lo no so­lo de la de­ri­va ins­ti­tu­cio­nal del cha­vis­mo sino de una lu­cha por la su­per­vi­ven­cia sin pre­ce­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.