El exi­lio ira­ní fi­nan­ció el 80% de la cam­pa­ña de Vox de 2014

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El di­ne­ro del exi­lio ira­ní cos­teó la cam­pa­ña del can­di­da­to de Vox a las elec­cio­nes eu­ro­peas de 2014, el ex­di­ri­gen­te del PP y ex­vi­ce­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo Ale­jo Vidal-Qua­dras, que no se hi­zo con el es­ca­ño en Bru­se­las al ob­te­ner so­lo el 1,56 % de los vo­tos (244.929). El ac­tual lí­der de la for­ma­ción, San­tia­go Abas­cal, ocu­pa­ba en­ton­ces el car­go de se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Y par­ti­ci­pó en la cam­pa­ña de 2014 co­mo miem­bro de una lis­ta que in­cluía tam­bién co­mo nú­me­ro dos al vi­ce­se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de Vox, Iván Es­pi­no­sa de los Mon­te­ros.

El cau­dal de fon­dos ira­ní, re­ve­la­do por el EL PAÍS el pa­sa­do di­ciem­bre, lle­gó a una cuen­ta de Vox en Ma­drid des­pués de que Vidal-Qua­dras anun­cia­ra en 2014, vía Twit­ter —don­de tie­ne más de 66.000 se­gui­do­res—su in­ten­ción de as­pi­rar a un es­ca­ño en Bru­se­las ba­jo la mar­ca de la fuer­za ul­tra, se­gún ha con­fir­ma­do el pro­pio po­lí­ti­co. “Al- os par­ti­dos tie­nen mu­chos ras­gos pro­pios de la in­fan­cia. El prin­ci­pal es bus­car la gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta. Y es­ta so­lo la en­cuen­tran en el po­der. En el po­der por en­ci­ma de la pru­den­cia, que a ve­ces nos dic­ta la ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar a la de­ci­sión con­si­de­ra­cio­nes de más lar­go re­co­rri­do. Pe­ro lue­go tie­nen tam­bién dos vi­cios pro­pios de la edad adul­ta. El pri­me­ro es el ju­gar con la di­co­to­mía en­tre reali­dad y apa­rien­cia. Co­mo de­cía Ma­quia­ve­lo, lo que al fi­nal im­por­ta es lo que se apa­ren­ta, no lo que es. Y el se­gun­do es el nar­ci­sis­mo, más pre­sen­te en los nue­vos par­ti­dos, ena­mo­ra­dos siem­pre de la ima­gen que so­bre ellos gu­nos de los do­nan­tes eran eco­nó­mi­ca­men­te muy po­ten­tes”, de­ta­lla.

Tras el fias­co en las eu­ro­peas, Vidal-Qua­dras abandonó el par­ti­do. Pe­ro an­tes, di­ce que in­for­mó a Abas­cal de la pro­ce­den­cia del di­ne­ro. Los fon­dos de la diás­po­ra ira­ní se em­plea­ron ín­te­gros en la cam­pa­ña. La di­rec­ción de Vox ha de­cli­na­do aten­der a es­te pe­rió­di­co.

A fuer­za de ro­dear­se de re­le­van­tes fi­gu­ras po­lí­ti­cas y car­gos ins­ti­tu­cio­na­les eu­ro­peos y es­ta- pro­yec­tan las en­cues­tas. Al prin­ci­pio ca­ye­ron en él Ciu­da­da­nos y, so­bre to­do, Po­de­mos. Aho­ra le es­tá ocu­rrien­do a Vox.

Es­to ha que­da­do cla­ro en el pac­to de go­bierno an­da­luz, don­de tan­to Ciu­da­da­nos co­mo el PP en nin­gún mo­men­to se plan­tea­ron al­ter­na­ti­va al­gu­na a for­mar un go­bierno, in­clu­so ig­no­ran­do los cos­tes fu­tu­ros de ha­cer­lo in­cor­po­ran­do a Vox. La vo­lun­tad de po­der de­bía ser sa­tis­fe­cha. El ni­ño que lle­van den­tro exi­gía el ju­gue­te ¡ya! Pe­ro co­mo tam­bién tie­nen al­ma de adul­to y eran bien cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias, han he­cho una pro­yec­ción del pac­to don­de cu­rio­sa­men­te “apa­ren­tan” que en reali­dad no han pac- dou­ni­den­ses, el CNRI ha ba­ta­lla­do en las úl­ti­mas dos dé­ca­das para eri­gir­se an­te la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal co­mo una po­ten­te voz de la opo­si­ción ira­ní en el exi­lio. Y des­mar­car­se de su bra­zo ar­ma­do, el Mu­yahi­din-e Jalq (MJ). EE UU sa­có a es­te gru­po de su lis­ta ne­gra de or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas en 2012. El Reino Uni­do lo hi­zo en 2009.

¿Cuál era la re­la­ción de Vidal-Qua­dras con el exi­lio ira­ní? Du­ran­te su eta­pa co­mo vi­ce­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro- ta­do. El PP des­de lue­go lo tie­ne más di­fí­cil des­pués de esas lar­gas negociaciones, pe­ro la for­ma en la que lo ha ven­di­do es que ha si­do una ne­go­cia­ción sin con­ce­sio­nes, sal­vo al­gu­nas mi­nu­cias en las que en to­do ca­so siem­pre di­ce ha­ber creí­do.

Más di­fí­cil lo tie­ne Ciu­da­da­nos, in­tere­sa­do en dar a en­ten­der que ha llegado al go­bierno sin mo­jar­se en na­da sal­vo en sus acuer­dos pre­vios con el PP. La in­ma­cu­la­da con­cep­ción se sen­ta­rá en el go­bierno sin el pe­ca­do original del apo­yo de Vox. O sea, que he­mos asis­ti­do a un ex­tra­or­di­na­rio es­pec­tácu­lo de ma­la­ba­ris­mo po­lí­ti­co. To­das las ven­ta­jas del po­der sin que nin­guno tu­vie­ra que en­su­ciar­se las ma­nos.

Lo cier­to, sin em­bar­go, es que des­pués de An­da­lu­cía se ha­brá pro­du­ci­do una im­por­tan­te mu­ta­ción de nues­tro sis­te­ma de par­ti­dos. Ya no ca­be ha­blar de un “blo­que cons­ti­tu­cio­nal” fren­te al res­to. Aho­ra te­ne­mos dos blo­ques cla­ra­men- El Con­se­jo Na­cio­nal de la Re­sis­ten­cia de Irán se ha des­mar­ca­do de su bra­zo ar­ma­do, Mu­yahi­din-e Jalq (MJ). Es­te gru­po, na­ci­do en 1965 co­mo mi­li­cia es­tu­dian­til an­ti­ca­pi­ta­lis­ta y an­ti­ame­ri­ca­na no en­con­tró es­pa­cio tras la re­vo­lu­ción is­lá­mi­ca. Du­ran­te la gue­rra Irán-Irak de los ochen­ta, Sa­dam Hu­sein les fa­ci­li­tó ar­mas y re­fu­gio. Y, en vís­pe­ras de las elec­cio­nes de Irán de 2001, va­rios co­man­dos pro­ce­den­tes de Irak ma­nio­bra­ron para frus­trar la re­elec­ción de Moha­med Ja­ta­mí. El MJ par­ti­ci­pó en­tre 2007 y 2012 en el ase­si­na­to de cin­co cien­tí­fi­cos ira­níes vin­cu­la­dos a la in­ves­ti­ga­ción nu­clear en el mar­co de una ope­ra­ción de la in­te­li­gen­cia is­rae­lí, se­gún la NBC. Un por­ta­voz ofi­cial del CNRI til­da es­ta no­ti­cia de “fal­sa”. Y en­mar­ca la ex­clu­si­va en una pre­sun­ta cam­pa­ña de pre­sión de Tehe­rán para mi­nar la sa­li­da de su bra­zo ar­ma­do de la lis­ta de gru­pos te­rro­ris­tas de EE UU. peo (2004-2014), el ex can­di­da­to de Vox par­ti­ci­pó en de­ce­nas de ac­tos or­ga­ni­za­dos por el CNRI. Vi­si­tó en 2009 el en­ton­ces cuar­tel ge­ne­ral del gru­po en Camp Ash­raf, a 80 ki­ló­me­tros al no­roes­te de Bagdad, la ca­pi­tal del ve­cino Irak, don­de re­si­dían 3.500 mi­li­cia­nos. Y acu­dió amás de una de­ce­na de en­cuen­tros mul­ti­tu­di­na­rios anua­les en París ba­jo el le­ma de “Irán Li­bre”. So­lo fal­tó un año para po­der asis­tir a la bo­da de un fa­mi­liar, afir­ma.

El po­lí­ti­co ca­ta­lán tam­bién es­cri­bió cartas a los go­bier­nos para arre­me­ter con­tra el ré­gi­men is­lá­mi­co de Tehe­rán y fir­mó de­cla­ra­cio­nes con­jun­tas con de­ce­nas de eu­ro­dipu­tados para sus­cri­bir las te­sis del CNRI.

El ex­can­di­da­to de Vox sos­tie­ne que su víncu­lo con el CNRI se re­mon­ta a 1999, cuan­do ate­rri­zó co­mo dipu­tado en el Par­la­men­to Eu­ro­peo. Fue en­ton­ces cuan­do re­ci­bió la vi­si­ta del so­cia­lis­ta por­tu­gués Pau­lo Ca­sa­ca, que pre­si­día un gru­po deno- te de­fi­ni­dos es­truc­tu­ra­dos en torno al eje iz­quier­da-de­re­cha: Po­de­mos y PSOE por un la­do, y Ciu­da­da­nos, PP y Vox, por otro. Los res­tos se­rían los re­pre­sen­tan­tes de to­dos los de­más, con el pro­ta­go­nis­mo de siem­pre del PNV, que mien­tras es­té Vox en el blo­que de la de­re­cha rom­pe­rá su tra­di­cio­nal ca­rác­ter de árbitro. Los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les que vie­nen nos se­gui­rán ilus­tran­do so­bre el de­ve­nir de es­te es­ta­do de co­sas. Ha­brá que ver si en al­gún lu­gar Ciu­da­da­nos se arries­ga a pac­tar con el PSOE, la in­cóg­ni­ta fun­da­men­tal del nue­vo ma­pa po­lí­ti­co.

La otra es ver qué pue­da pa­sar con Vox. Lo pro­pio del nar­ci­sis­ta es la ne­ce­si­dad cons­tan­te de aca­pa­rar la aten­ción. Has­ta aho­ra lo han con­se­gui­do con cre­ces, so­bre to­do des­pués de des­ve­lar su pro­gra­ma. Pe­ro du­do que el pac­to va­ya a apa­ci­guar­los y re­du­cir­los a com­par­sas. Se­gu­ro que se vuel­ven con­tra quie­nes pre­ten­den ig­no­rar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.