Adic­to a la ca­ram­bo­la po­lí­ti­ca

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Juan Ma­nuel Moreno Bo­ni­lla, el po­lí­ti­co que más ha con­tri­bui­do a re­afir­mar el li­de­raz­go de Pa­blo Ca­sa­do en el PP, se vol­có ha­ce ape­nas seis me­ses para que lo pre­si­die­ra otro, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría. Era el res­pon­sa­ble au­to­nó­mi­co en la po­si­ción más dé­bil des­pués de las pri­ma­rias y la nueva cú­pu­la na­cio­nal te­nía pre­vis­to re­em­pla­zar­lo te­mien­do unos ma­los re­sul­ta­dos tras las elec­cio­nes an­da­lu­zas, pe­ro aho­ra se­rá el ba­rón más po­de­ro­so de la for­ma­ción. El ga­lle­go Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo con­ser­va la in­fluen­cia que le da ser la úni­ca ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP, pe­ro Moreno go­ber­na­rá en la co­mu­ni­dad más gran­de de Es­pa­ña, un his­tó­ri­co bas­tión so­cia­lis­ta. Es, co­mo Pe­dro Sán­chez, un ejem­plo de esas ca­ram­bo­las po­lí­ti­cas que a ve­ces sa­cu­den a los par­ti­dos y ha­cen que se im­pon­ga lo im­pre­vis­to.

Moreno Bo­ni­lla no en­ca­ja­ba en los per­fi­les du­ros que Ca­sa­do quie­re para el PP. El lí­der po­pu­lar ha de­di­ca­do los úl­ti­mos me­ses a adap­tar la es­truc­tu­ra del par­ti­do y a bus­car can­di­da­tos elec­to­ra­les y res­pon­sa­bles in­ter­nos he­chos a su ima­gen y se­me­jan­za. Así, aca­ba de nom­brar para los co­mi­cios au­to­nó­mi­cos y mu­ni­ci­pa­les de Ma­drid a dos per­so­nas —Isa­bel Díaz Ayu­so y Jo­sé Luis Mar­tí­nez-Al­mei­da— de su ge­ne­ra­ción y de los que el par­ti­do des­ta­ca que “co­mo el pro­pio Ca­sa­do, se atre­ven a de­fen­der sin com­ple­jos los va­lo­res del PP”. Un es­lo­gan con el que no pre­sen­ta­rían a Moreno.

De he­cho, el pa­sa­do oc­tu­bre, una de las per­so­nas de ma­yor con­fian­za de Ca­sa­do de­cía del que se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te an­da­luz: “Nun­ca se ha creí­do que po­de­mos ga­nar y eso se trans­mi­te. Y no en­ten­de­mos por qué le cues­ta tan­to ha­blar de los ERE[el es­cán­da­lo de co­rrup­ción que afec­ta al PSOE]”. Tie­ne un per­fil más mo­de­ra­do que su je­fe. Ca­sa­do es­tá a la de­re­cha de Ra­joy, y Moreno, a la iz­quier­da de Ca­sa­do. ace jus­to 20 años, Pas­qual Ma­ra­gall y Ma­nuel Cha­ves in­ten­ta­ron for­jar una alian­za del so­cia­lis­mo ca­ta­lán y el an­da­luz que te­nía co­mo ob­je­ti­vo que la Es­pa­ña au­to­nó­mi­ca avan­za­se en el re­co­no­ci­mien­to de la di­ver­si­dad y la plu­ra­li­dad. Es­te eje, se­gún di­je­ron en­ton­ces, per­se­guía con­ver­tir­se en “una de las co­lum­nas ver­te­bra­les de la Es­pa­ña mo­der­na”. Po­co más se su­po de es­te plan has­ta 2003, cua­tro años des­pués, cuan­do am­bos di­ri­gen­tes lo re­to­ma­ron al con­si­de­rar que Az­nar es­ta­ba pro­pi­cian­do una “in­vo­lu­ción” en el Es­ta­do de las au­to­no­mías en su se­gun­do man­da­to.

Aun­que es­te in­ten­to tam­bién que­dó en el ol­vi­do, fue en esa épo­ca cuan­do Ca­ta-

El fu­tu­ro pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía na­ció en Barcelona ha­ce 48 años. Sus pa­dres, emi­gran­tes ma­la­gue­ños, re­gre­sa­ron a su tie­rra para mon­tar un co­mer­cio cuan­do él era aún muy pe­que­ño. Sus abue­los eran jor­na­le­ros del va­lle del Gua­dal­hor­ce, en Má­la­ga. Se afi­lió al PP a los 19; a los 25 era con­ce­jal del Ayuntamiento de Má­la­ga con Ce­lia Vi­lla­lo­bos de lu­ña y An­da­lu­cía es­tu­vie­ron más cer­ca de con­ci­liar sus po­si­cio­nes en asun­tos tan com­ple­jos y di­vi­si­vos co­mo la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca. Con un Az­nar que te­nía una có­mo­da ma­yo­ría ab­so­lu­ta y con un PSOE en pro­ce­so de re­cons­truc­ción, am­bas co­mu­ni­da­des re­pre­sen­ta­ron un pa­pel esen­cial de con­tra­pe­so al in­men­so po­der te­rri­to­rial del PP.

Tres lus­tros des­pués, la alian­za no so­lo no ha si­do po­si­ble sino que en el ho­ri­zon­te se di­vi­sa un ries­go de co­li­sión de dis­cur­sos e in­tere­ses en­tre los dos te­rri­to­rios, lo que en­re­da­rá aún más la en­dia­bla­da si­tua­ción po­lí­ti­ca de Es­pa­ña, con un Go­bierno sus­ten­ta­do por una ines­ta­ble ma­yo­ría que se for­mó para des­alo­jar al al­cal­de­sa; a los 27, pre­si­den­te de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes. Em­pe­zó las ca­rre­ras de Ma­gis­te­rio y Psi­co­lo­gía, pe­ro no ter­mi­nó nin­gu­na. En­tre 1997 y 2000 fue dipu­tado au­to­nó­mi­co y en­tre 2000 y 2011 ocu­pó un es­ca­ño en el Con­gre­so. En su pri­me­ra le­gis­la­tu­ra en Ma­drid fue, cu­rio­sa­men­te, dipu­tado por Can­ta­bria; no tu­vo hue­co por Má­la­ga. En 2011 ate­rri­zó en el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad de AnaMa­to co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Asun­tos So­cia­les e Igual­dad. Años des­pués, Vox pe­di­ría para ha­cer­le pre­si­den­te an­da­luz de­ro­gar le­yes de igual­dad y vio­len­cia de gé­ne­ro. En 2014 Ra­joy le nom­bró pre­si­den­te del PP an­da­luz y su­ce­sor de Ja­vier Are­nas, que ha­bía ga­na­do las elec­cio­nes de 2012 con 50 es­ca­ños —los po­pu­la­res tie­nen aho­ra ca­si la mi­tad, 26—, pe­ro no pu­do go­ber­nar. Moreno era la op­ción de So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y se im­pu­so en­ton­ces al can­di­da­to que que­ría co­lo­car la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, Jo­sé Luis Sanz, al­cal­de de To­ma­res (Se­vi­lla). Los co­mien­zos fue­ron di­fí­ci­les y nun­ca lle­gó a con­tro­lar to­tal­men­te la es­truc­tu­ra del PP an­da­luz. En ma­yo de 2014, cuan­do Ra­joy lle­gó a Se­vi­lla para un mi­tin con el nue­vo lí­der en An­da­lu­cía, se en­con­tró el pa­la­cio de con­gre­sos se­mi­va­cío, en una estampa que de­la­ta­ba ren­ci- PP de La Mon­cloa pe­ro que com­par­te po­co más.

En el fren­te no­res­te, Ca­ta­lu­ña no lo­gra es­ca­par del la­be­rin­to del in­de­pen­den­tis­mo, que en los ins­tan­tes más dra­má­ti­cos de su aven­tu­ra vul­ne­ró re­glas bá­si­cas de la de­mo­cra­cia y que aho­ra tie­ne en su mano acor­tar o pro­lon­gar la le­gis­la­tu­ra cuan­do dé su ve­re­dic­to so­bre los Pre­su­pues­tos de Pe­dro Sán­chez.

En el sur, An­da­lu­cía abre una nueva era con un Eje­cu­ti­vo for­ma­do por Ciu­da­da­nos y PP y au­pa­do con los vo­tos de Vox, tres par­ti­dos que van de la de­re­cha más mo­de­ra­da a la más ra­di­cal pe­ro que com­par­ten sin ma­ti­ces un men­sa­je muy be­li­ge­ran­te con­tra el in­de­pen­den­tis­mo. llas in­ter­nas. Moreno te­nía una re­la­ción dis­tan­te con Juan Ig­na­cio Zoi­do. El exal­cal­de de Se­vi­lla era afín a Cos­pe­dal que, en otra de esas ca­ram­bo­las, ter­mi­nó dan­do la pre­si­den­cia del PP a Ca­sa­do tras per­der la pri­me­ra vuel­ta de las pri­ma­rias y ce­der­le sus apo­yos para de­rro­tar a San­ta­ma­ría.

Un año des­pués del re­gre­so de Moreno a An­da­lu­cía, el par­ti­do per­dió me­dio mi­llón de vo­tos. “Cuan­do ate­rri­zó no co­no­cía bien al PSOE y le con­vo­ca­ron elec­cio­nes [Su­sa­na Díaz ade­lan­tó los co­mi­cios en 2015]”, jus­ti­fi­ca un co­la­bo­ra­dor de en­ton­ces. Hi­zo ki­ló­me­tros para re­mon­tar su ba­ja po­pu­la­ri­dad. Y se­gún su en­torno fue ga­nan­do en se­gu­ri­dad.

La pa­sa­da cam­pa­ña se evi­den­ció la des­con­fian­za de la di­rec­ción na­cio­nal. Ca­sa­do des­em­bar­có en An­da­lu­cía, don­de pa­só 13 de los 15 días pre­vios a las elec­cio­nes, con jor­na­das ma­ra­to­nia­nas de has­ta ocho ac­tos con­se­cu­ti­vos. El pre­si­den­te del par­ti­do eclip­sa­ba al can­di­da­to y pro­vo­ca­ba que los men­sa­jes de cam­pa­ña fue­ran ca­si siem­pre en cla­ve na­cio­nal, con los nom­bres de Quim To­rra, Ar­nal­do Ote­gi y Pe­dro Sán­chez siem­pre en la bo­ca. Ca­sa­do tam­bién en­vió aAn­da­lu­cía a su nú­me­ro dos, Teo­do­ro Gar­cía Egea, y a vi­ce­se­cre­ta­rios que re­co­rrían la co­mu­ni­dad en ca­ra­va­nas pa­ra­le­las a la de Moreno. Nun­ca an­tes el PP ha­bía he­cho se­me­jan­te des­plie­gue en unas au­to­nó­mi­cas.

Moreno pug­na­ba por la aten­ción con ví­deos que pre­ten­dían tras­la­dar cam­pe­cha­nía, ter­mi­na­ban en una ca­ta­ra­ta de bur­las en re­des so­cia­les. Du­ran­te la cam­pa­ña pi­dió el vo­to a una va­ca an­te las cá­ma­ras y can­tó Sa­bor de amor —de jo­ven ha­bía si­do vo­ca­lis­ta de las ban­das Lap­sus Psí­qui­co y Fal­sas Reali­da­des—.

Tras las elec­cio­nes, el PP na­cio­nal tam­bién tu­te­ló la ne­go­cia­ción para go­ber­nar An­da­lu­cía, has­ta el pun­to de que Moreno no asis­tió a las reunio­nes con Vox ce­le­bra­das en Ma­drid —la fo­to fi­nal sí se hi­zo con él en Se­vi­lla—. Con ca­si 315.000 vo­tos me­nos que en 2015, y des­pués de ha­ber­se des­ga­ñi­ta­do pi­dien­do que go­ber­na­ra la lis­ta más vo­ta­da fren­te a los “pac­tos de per­de­do­res”, el PP go­ber­na­rá An­da­lu­cía. El ba­rón de la co­mu­ni­dad más gran­de de Es­pa­ña no se­rá un ca­sa­dis­ta. Ca­ram­bo­las po­lí­ti­cas.

Con el con­trol de An­da­lu­cía, Ca­sa­do y Ri­ve­ra no so­lo han con­se­gui­do des­po­jar al PSOE de su prin­ci­pal bas­tión au­to­nó­mi­co, sino que han lo­gra­do una for­mi­da­ble pla­ta­for­ma para ex­plo­tar el dis­cur­so del agra­vio en­tre au­to­no­mías (cual­quier ges­to de Sán­chez con Ca­ta­lu­ña se­rá in­ter­pre­ta­do así des­de la Jun­ta) y para hacer opo­si­ción al Go­bierno, una es­tra­te­gia en la que los so­cia­lis­tas tie­nen am­plia ex­pe­rien­cia.

Le­jos de re­pre­sen­tar la mo­der­ni­dad de una Es­pa­ña del si­glo XXI, los de­ba­tes que se im­po­nen es­tos días en Ca­ta­lu­ña y An­da­lu­cía, las co­mu­ni­da­des más po­bla­das del país y que su­man un ter­cio del PIB, son accesorios y tie­nen más que ver con el pa­sa­do que con el fu­tu­ro. Ali­men­tar las po­lé­mi­cas iden­ti­ta­rias so­lo con­du­ce a na­cio­na­lis­mos ex­clu­yen­tes de uno u otro signo que de­bi­li­tan la con­vi­ven­cia. ¿De ver­dad cree Ca­ta­lu­ña que es­tá opri­mi­da por el Es­ta­do es­pa­ñol? ¿De ver­dad es ne­ce­sa­rio pro­te­ger en An­da­lu­cía el fla­men­co, los to­ros o la Se­ma­na San­ta? ¿De ver­dad...?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.