El cien­tí­fi­co so­vié­ti­co que des­apa­re­ció en el Ma­drid de la mo­vi­da

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Fuen­te de in­for­ma­ción

Es Do­min­go de Ra­mos y las vír­ge­nes ca­tó­li­cas en pro­ce­sión se mez­clan con la re­sa­ca de una no­che de sá­ba­do en los es­ter­to­res de la mo­vi­da ma­dri­le­ña. Co­rre el 31 de mar­zo de 1985. Uno de los cien­tí­fi­cos más im­por­tan­tes de la Unión So­vié­ti­ca, Vla­di­mir Ale­xan­drov, aca­ba de lle­gar a Ma­drid pro­ce­den­te de Cór­do­ba, don­de el Ayuntamiento del co­mu­nis­ta Ju­lio An­gui­ta le ha­bía in­vi­ta­do a par­ti­ci­par en la II Asam­blea de Ciu­da­des No Nu­clea­res. Ale­xan­drov, de 47 años, se ha pa­sa­do tres días apa­ren­te­men­te bo­rra­cho en Es­pa­ña. Na­die le vol­ve­rá a ver con vi­da. Esa mis­ma no­che, en Ma­drid, des­apa­re­ce­rá.

La his­to­ria­do­ra ita­lia­na Giu­lia Ris­po­li res­ca­ta aho­ra la su­rrea­lis­ta vo­la­ti­li­za­ción del cli­ma­tó­lo­go so­vié­ti­co en un nue­vo li­bro, De la Gue­rra Fría al ca­len­ta­mien­to glo­bal, edi­ta­do por Ca­ta­ra­ta. “Yo creo que Ale­xan­drov no de­ser­tó”, opi­na la in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to Ma­xP­lanck de His­to­ria de la Cien­cia en Berlín. El in­ves­ti­ga­dor te­nía mu­jer y una hi­ja ado­les­cen­te en Mos­cú. Otros cin­co cien­tí­fi­cos con­sul­ta­dos por es­te dia­rio que tra­ba­ja­ron con él tam­bién des­car­tan su hui­da vo­lun­ta­ria. ¿Dón­de es­tá Vla­di­mir Ale­xan­drov?

En mar­zo de 1983, el as­tró­no­moes­ta­dou­ni­den­se Carl Sa­gan ha­bía aler­ta­do de los ca­tas­tró­fi­cos efec­tos que ten­dría una gue­rra nu­clear en el cli­ma de to­do el pla­ne­ta. Tres me­ses des­pués, en el Cen­tro de Compu­tación de Mos­cú, el equi­po de Ale­xan­drov echó cuen­tas: si EE UU y la URSS em­plea­ran un ter­cio de sus ar­se­na­les ató­mi­cos para bom­bar­dear ciu­da­des enemi­gas, la con­ta­mi­na­ción cu­bri­ría los cie­los du­ran­te me­ses y las tem­pe­ra­tu­ras cae­rían has­ta 30 gra­dos ba­jo ce­ro. Se­ría el fin de la es­pe­cie hu­ma­na.

Ale­xan­drov se con­vir­tió, se­gún Ris­po­li, en el “por­ta­voz so­vié­ti­co de la teo­ría del in­vierno nu­clear”, una hi­pó­te­sis per­fec­ta para azu­zar a los mo­vi­mien­tos an­ti­nu­clea­res de Es­ta­dos Uni­dos con­tra su pro­pio Go­bierno. El in­ves­ti­ga­dor de la URSS dis­fru­ta­ba de car­ta blan­ca para via­jar por el mun­do. Acu­dió al Va­ti­cano jun­to a Sa­gan para aler­tar al pa­pa Juan Pa­blo II del desas­tre ató­mi­co. Ha­bló en el Se­na­do de EE UU. Re­ci­bió a cien­tí­fi­cos es­ta­dou­ni­den­ses en su ca­sa de Mos­cú y via­jó a Nor­tea­mé­ri­ca para co­la­bo­rar con ellos en si­mu­la­cio­nes del cli­ma. Si no era un es­pía, se­gu­ra­men­te lo pa­re­cía.

Cuan­do ate­rri­zó en Ma­drid, el vier­nes 29 de mar­zo de 1985, Ale­xan­drov era una emi­nen­cia. Un con­duc­tor del Ayuntamiento de Cór­do­ba, Jo­sé Moreno, fue a re­co­ger­lo al ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas, en el co­che ofi­cial de An­gui­ta, un Seat 132. Se­gún un re­por­ta­je de la épo­ca es­cri­to por el pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se An­drew Rev- kin, Ale­xan­drov acu­dió pri­me­ro a la Em­ba­ja­da de la URSS. Al sa­lir, le pi­dió a Moreno que le lle­va­se a un bar. Pa­re­cía otra per­so­na.

“Ale­xan­drov era to­do un por­ten­to, bo­rra­cho las 24 ho­ras”, re­cuer­da Mar­ga­ri­ta Ruiz Schra­der, or­ga­ni­za­do­ra del con­gre­so de Cór­do­ba. Se­gún una cró­ni­ca de EL PAÍS, el sá­ba­do 30 de mar­zo dio su char­la y re­cha­zó aten­der a la pren­sa. “Se le per­dió la pis­ta has­ta la ma­ña­na del do­min­go, cuan­do se le vol­vió a ver en la se- có­di­go de ac­ce­so al por­tal, el hom­bre, de unos 60 años, afir­ma que tam­po­co co­no­ce a su hi­ja, Ol­ga. En la librería de los ba­jos del edi­fi­cio, su due­ña tam­bién se mues­tra sor­pren­di­da por la his­to­ria.

El fí­si­co ru­so Geor­giy Sten­chi­kov, hoy en la Uni­ver­si­dad de Cien­cia y Tec­no­lo­gía Rey Ab­da­lá de Ara­bia Sau­dí, fue dis­cí­pu­lo de Ale­xan­drov en Mos­cú. “De una co­sa es­toy se­gu­ro”, di­ce; “no es­tá vi­vo. Ama­ba a su fa­mi­lia, a su hi­ja. Aho­ra ten­dría una nie­ta ado­ra­ble”. de del en­cuen­tro en es­ta­do de apa­ren­te em­bria­guez”, in­for­ma­ba es­te dia­rio. Dos con­duc­to­res del Ayuntamiento de Cór­do­ba lo lle­va­ron de vuel­ta aMa­drid, a la em­ba­ja­da. Por el ca­mino, Ale­xan­drov no pa­ra­ba de re­pe­tir: “Res­tau­ran­te, pa­rar”. El pe­rio­dis­ta An­drew Rev­kin si­túa su úl­ti­mo ras­tro en la puer­ta de un bin­go al la­do de su ho­tel en el pa­seo de La Ha­ba­na.

“Era­muy cer­cano y yo le con­si­de­ra­ba un buen ami­go”, re­me­mo­ra el cli­ma­tó­lo­go Jerry Pot­ter. En El cli­ma­tó­lo­go Alan Ro­bock, de la Uni­ver­si­dad Rut­gers, en Nueva Jer­sey (EE UU), tam­bién aco­gió en su ca­sa a Ale­xan­drov. “Cuan­do le en­se­ñé mi ca­ma de agua, la to­có y pe­gó un res­pin­go”, re­cuer­da. “Una cien­tí­fi­ca que so­lía tra­ba­jar para Ge­ne­ral Mo­tors me di­jo ha­ce unos años que, en un cóc­tel enWas­hing­ton, ha­bía ha­bla­do con un exa­gen­te de la KGB que le con­tó que co­no­cía a otro exa­gen­te que ha­bía ma­ta­do a Ale­xan­drov”, afir­ma Ro­bock. “¿Pe­ro quién sa­be si es­to es real­men­te lo que su­ce­dió?”.

Giu­lia Ris­po­li dis­cre­pa. Ale­xan­drov via­ja­ba con li­ber­tad a Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­so con su fa­mi­lia. Era un cien­tí­fi­co mi­ma­do por el Go­bierno de la URSS. “¿Para qué lo iban a ma­tar los so­vié­ti­cos si po­día ser una va­lio­sa fuen­te de in­for­ma­ción so­bre EE UU?”, se pre­gun­ta la ita­lia­na. “Me in­clino más por una ope­ra­ción de la CIA. A Es­ta­dos Uni­dos le preo­cu­pa­ban mu­cho más que a la URSS las ac­ti­vi­da­des de Ale­xan­drov. Qui­zá tu­vo co­no­ci­mien­to de mi­sio­nes de al­to se­cre­to mien­tras uti­li­za­ba las compu­tado­ras es­ta­dou­ni­den­ses”, con­si­de­ra Ris­po­li.

“La CIA pa­re­cía in­tere­sa­da en la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos de Ale­xan­drov, pe­ro él no pa­re­cía in­tere­sa­do por na­da más allá de su in­ves­ti­ga­ción. No te­nía ha­bi­li­da­des in­for­má­ti­cas avan­za­das y du­ran­te sus vi­si­tas lo que que­ría era ir a tien­das para com­prar a su mu­jer cos­mé­ti­cos por­que apa­ren­te­men­te no ha­bía en Mos­cú”, di­ce Mi­chael Ma­cC­rac­ken, otro ami­go del so­vié­ti­co en Li­ver­mo­re.

El in­ves­ti­ga­dor es­ta­dou­ni­den­se, hoy di­rec­ti­vo del Ins­ti­tu­to del Cli­ma en Was­hing­ton, apun­ta otra hi­pó­te­sis, com­par­ti­da con Rev­kin. “Qui­zás hu­bo una reac­ción exa­ge­ra­da de los guar­dias cu­ba­nos em­plea­dos en la Em­ba­ja­da so­vié­ti­ca a su su­pues­ta bo­rra­che­ra”, se­ña­la Ma­cC­rac­ken. Ha­bría si­do un ho­mi­ci­dio in­vo­lun­ta­rio, con un ca­dá­ver bo­rra­do del ma­pa para evi­tar una cri­sis di­plo­má­ti­ca. “Sin­ce­ra­men­te, no he si­do ca­paz de ave­ri­guar una ra­zón por la que cual­quier or­ga­ni­za­ción qui­sie­ra ase­si­nar­lo”, zan­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.