¿Fin de épo­ca o re­tro­ce­so?: una te­le­vi­sión sin te­le­dia­rio

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Una­me­dia de 676.000 es­pec­ta­do­res fren­te a los más de 1,9 mi­llo­nes del pri­me­ro de la cla­se. Para cual­quier pro­gra­ma del pri­me ti­me esos nú­me­ros sig­ni­fi­ca­rían un pa­sa­por­te in­me­dia­to a la can­ce­la­ción. Pe­ro no ha­bla­mos de cual­quier pro­gra­ma. La pri­me­ra ci­fra la ob­tu­vie­ron los informativos de Cua­tro en la se­gun­da mi­tad de 2018. La otra es la plus­mar­ca de An­te­na 3, lí­der ese se­mes­tre. La de­ci­sión de Me­dia­set (pro­pie­ta­ria de Cua­tro y Te­le­cin­co) de su­pri­mir los te­le­dia­rios de Cua­tro no so­lo obe­de­ció a los da­tos de au­dien­cia; for­ma­ba par­te de un in­ten­to por re­vi­ta­li­zar una ca­de­na en ho­ras ba­jas de sha­re. La apues­ta plan­tea cues­tio­nes pal­pi­tan­tes so­bre la te­le­vi­sión en abier­to y la ne­ce­si­dad de la in­for­ma­ción en ese mar­co com­pe­ti­ti­vo. ¿Tie­nen que te­ner te­le­dia­rios los gran­des ca­na­les ge­ne­ra­lis­tas en abier­to?

“Es un ser­vi­cio más a la au­dien­cia. No­ti­cias en sen­ti­do am­plio, úl­ti­ma ho­ra, aná­li­sis y pro­gra­mas de ac­tua­li­dad”, di­ce An­to­nio San Jo­sé, que fue director de Informativos en CNN+, la ca­de­na de la que es he­re­de­ra la re­dac­ción de No­ti­cias Cua­tro, que ha re­ci­bi­do es­ta se­ma­na de la em­pre­sa el men­sa­je de que to­dos sus miem­bros se­rán re­ubi­ca­dos. Para Car­men Ca­fa­rell, di­rec­to­ra ge­ne­ral deRTVE de 2004 a 2007, los informativos son “un ser­vi­cio pú­bli­co re­co­no­ci­do por la Cons­ti­tu­ción, que es es­tar in­for­ma­do”. “El he­cho de que una ca­de­na ge­ne­ra­lis­ta no ten­ga en su pro­gra­ma­ción in­for­ma­ción de­ja la im­pre­sión de que ca­da vez más tra­tan a los ciu­da­da­nos co­mo clien­tes”.

“La elec­ción de la pro­gra­ma­ción de ca­da ca­de­na co­rres­pon­de a sus di­rec­ti­vos y es su res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro me pa­re­ce un error pres­cin­dir de los informativos, por­que mar­can la lí­nea editorial que quie­ro co­no­cer, co­mo es­pec­ta­do­ra y co­mo ciu­da­da­na, para sa­ber qué ti­po de ca­de­na es­toy vien­do”, apun­ta Ma­ra To­rres, que es- tu­vo 12 años al fren­te de La 2 No­ti­cias. “En cual­quier de­mo­cra­cia es fun­da­men­tal la plu­ra­li­dad in­for­ma­ti­va que nos apor­te ele­men­tos con los que po­da­mos adop­tar un cri­te­rio. Cuan­tos me­nos ele­men­tos ten­ga­mos, más dé­bi­les y ma­ni­pu­la­bles se­re­mos”, ter­mi­na la con­duc­to­ra de El fa­ro en la ca­de­na SER. “La pér­di­da de es­pa­cios informativos es una­mer­ma de ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca, por­que más que nun­ca ha­ce fal­ta pe­rio­dis­mo con ri­gor, pe­ro es ver­dad que el sec­tor vive una trans­for­ma­ción enor­me”, apun­ta Pe­pa Bueno, pre­sen­ta­do­ra de Hoy por hoy en la SER y que es­tu­vo al fren­te del te­le­dia­rio ves­per­tino en La 1 en­tre 2009 y 2012.

Más allá de las opi­nio­nes de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor, hay otras vo­ces, co­mo la del ana­lis­ta te­le­vi­si­vo Bor­ja Te­rán, que di­ce que los informativos clá­si­cos, a la ho­ra de la co­mi­da y la ce­na, no son ne­ce­sa­rios en to­das las emi­so­ras. “En los úl­ti­mos tiem­pos he­mos vis­to có­mo en la te­le­vi­sión pa­re­ce que los informativos van por iner­cia. Pe­ro es­tá cam­bian­do tan­to la for­ma de con­su­mir te­le­vi­sión que qui­zá no to­das las ca­de­nas ten­gan que te­ner­los y de­be­rían adap­tar la in­for­ma­ción al tono del ca­nal”, pien­sa Te­rán, quien cree que los informativos de Cua­tro no es­tán en sin­to­nía con pro­gra­mas de la ca­de­na co­mo Ven a ce­nar con­mi­go y First Da­tes.

En 2017, Me­dia­set tra­tó de fre­nar la caí­da de los informativos de Cua­tro re­or­ga­ni­zan­do el plan­tel de pre­sen­ta­do­res en­tre las dos ca­de­nas. Pe­ro su apues­ta se fue di­lu­yen­do al can­ce­lar, en ju­nio de 2018, el ma­ti­nal Las ma­ña­nas de Cua­tro, sus­ti­tui­do por el pro­gra­ma de citas Mu­je­res y hom­bres y vi­ce­ver­sa (que ve­nía de Te­le­cin­co). Las ca­de­nas pri­va­das no tie­nen obli­ga­ción de ofre­cer informativos, pe­ro te­ner con­te­ni­dos que los in­clu­yan pun­túa para ob­te­ner la con­ce­sión. Con Cua­tro, es­to es­ta­ría cu­bier­to con el fu­tu­ro pro­gra­ma ves­per­tino que pre­sen­ta­rá Car­me Cha­pa­rro. Ca­fa­rell no cree que pro­gra­mas co­mo Al ro­jo vi­vo o el que Cua­tro pre­pa­ra sean lo mis­mo que un te­le­dia­rio: “Tie­nen un ti­po de in­for­ma­ción que ro­za con el en­tre­te­ni­mien­to, por los ter­tu­lia­nos, que no siem­pre opi­nan con ar­gu­men­tos, sino con ar­gu­men­ta­rios”.

“Hay que di­fe­ren­ciar en­tre lo que es un con­te­ni­do in­for­ma­ti­vo y lo que son los informativos tra­di­cio­na­les. Fe­rre­ras y Al ro­jo vi­vo, eso es con­te­ni­do in­for­ma­ti­vo, pe­ro no es un te­le­dia­rio al uso. En Es­pa­ña va­mos ha­cia un mo­de­lo con pre­sen­cia im­por­tan­te de la in­for­ma­ción, pe­ro no res­trin­gi­do a los informativos”, apun­ta Con­cep­ción Cas­ca­jo­sa, pro­fe­so­ra de Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual en laU­ni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid. “Sa­be­mos que la gen­te con­su­me con­te­ni­do in­for­ma­ti­vo y se for­ma una opi­nión a tra­vés de mu­chos lu­ga­res y no ne­ce­sa­ria­men­te co­mo era tra­di­cio­nal en el te­le­dia­rio. Aho­ra se pre­fie­re que esos con­te­ni­dos es­tén plan­tea­dos a tra­vés de dis­cu­sión y de­ba­te y se ha­cen su pro­pia opi­nió­na tra­vés del pe­rió­di­co, las re­des so­cia­les, etc.”.

Me­dia­set cuen­ta con dos ca­de­nas ge­ne­ra­lis­tas, Cua­tro y Te­le­cin­co, cu­yos informativos du­ran­te al­gu­nas épo­cas se so­la­pa­ban en la pa­rri­lla. En­fren­te, apar­te de la te- le­vi­sión pú­bli­ca, tie­nen a Atres­me­dia, con sus dos ca­na­les prin­ci­pa­les, An­te­na 3 y La Sex­ta. “Ha­bría que plan­tear­se si es bueno que las gran­des ca­de­nas de te­le­vi­sión ten­gan tan­tos ca­na­les y para qué”, co­men­ta San Jo­sé. “A ve­ces se ha­cen com­pe­ten­cia. El ca­so de Atres­me­dia es muy in­te­li­gen­te por­que se di­ri­ge a un pú­bli­co y La Sex­ta, a otro muy dis­tin­to. No com­pi­ten en­tre sí. Pe­ro Te­le­cin­co y Cua­tro sí lo ha­cen. Y en esa lu­cha en­tre sus informativos ga­na siem­pre Te­le­cin­co por­que es la ca­de­na que tie­ne más au­dien­cia”.

Cua­tro fue crea­da en 2005 por So­ge­ca­ble, que re­con­vir­tió la con­ce­sión que te­nía para la ca­de­na de pa­go Ca­nal+ para emi­tir en abier­to. El Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­bó un acuer­do de mo­di­fi­ca­ción en el que se va­lo­ró que la nueva ca­de­na iba a ofre­cer con­te­ni­dos gra­tui­tos, más plu­ra­lis­mo in­for­ma­ti­vo y cul­tu­ral e im­pul­sar la TDT. La ca­de­na se com­pro­me­tió en­ton­ces a con­ver­tir­se en una re­fe­ren­cia “ba­sa­da en el en­tre­te­ni­mien­to, la ca­li­dad y la in­no­va­ción”. Al mis­mo tiem­po, el Go­bierno lan­zó un con­cur­so para una nueva te­le­vi­sión pri­va­da en cu­yas ba­ses se es­pe­ci­fi­ca­ba que las em­pre­sas li­ci­ta­do­ras de­bían con­cre­tar “su apor­ta­ción a la me­jo­ra del plu­ra­lis­mo in­for­ma­ti­vo”. Esa li­cen­cia la ob­tu­vo La Sex­ta, la ca­de­na que en los úl­ti­mos años ha su­pe­ra­do a Cua­tro, gra­cias a su em­pe­ño en las co­ber­tu­ras in­for­ma­ti­vas. Cua­tro ter­mi­nó fu­sio­nán­do­se en Me­dia­set (Te­le­cin­co) en 2009 y La Sex­ta, tras un in­ten­to de acuer­do con Cua­tro, en Atres­me­dia (An­te­na 3) en 2012.

Tras la no­ti­cia del fi­nal de los informativos de Cua­tro, su pri­mer pre­sen­ta­dor, Iña­ki Ga­bi­lon­do, se que­da con “una sen­sa­ción de lu­to” y mues­tra su “so­li­da­ri­dad de pe­rio­dis­ta con los co­le­gas”. Ga­bi­lon­do cree que la te­le­vi­sión va a su­frir gran­des trans­for­ma­cio­nes: “To­dos los mo­de­los de la te­le­vi­sión en abier­to van a pa­sar una gran cri­sis, co­mo pue­de ocu­rrir con el pe­rio­dis­mo es­cri­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.