La ex­plo­sión de las se­ries es­pa­ño­las: así se hi­zo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El día en que el director de fo­to­gra­fía Migue Amoe­do y Álex Pi­na, guio­nis­ta y crea­dor de se­ries de éxi­to co­mo Los Se­rrano o Los hom­bres de Paco, se en­con­tra­ron en una ca­fe­te­ría de Ma­drid, al­go em­pe­zó a cam­biar. Des­pués de mu­chas ho­ras de con­ver­sa­ción ymu­chas cer­ve­zas —aca­ba­ron a las cua­tro de la ma­ña­na en ca­sa de Pi­na— los dos se­lla­ron un pac­to del que na­ce­ría Vis a vis y, más tar­de, La ca­sa de pa­pel. “Él te­nía la co­ne­xión con el pú­bli­co, pe­ro yo le iba a dar ver­dad a sus his­to­rias, con­sis­ten­cia téc­ni­ca, fac­tu­ra vi­sual”, cuen­ta Amoe­do. Cin­co años des­pués de aquel en­cuen­tro, el for­mi­da­ble éxi­to mun­dial de La ca­sa de pa­pel —la his­to­ria del atra­co a la fá­bri­ca de mo­ne­da ha si­do el tí­tu­lo de ha­bla no in­gle­sa más vis­to en Net­flix y ha con­se­gui­do el pri­mer pre­mio Emmy para una se­rie es­pa­ño­la— en­ca­be­za una ex­plo­sión de fic­ción te­le­vi­si­va he­cha en Es­pa­ña cu­ya on­da ex­pan­si­va lle­ga a ca­si cual­quier rincón del pla­ne­ta a lo­mos de las pla­ta­for­mas glo­ba­les por In­ter­net.

Una ex­plo­sión que se tra­du­ce en una des­afo­ra­da ca­rre­ra para su­bir­se a una ola que no para de cre­cer: con unas 40 pro­duc­cio­nes en­mar­cha a la vez—el pró­xi­mo vier­nes, Mo­vis­tar+ es­tre­na El em­bar­ca­de­ro, la es­pe­ra­da nueva se­rie de Pi­na—, la in­dus­tria ad­mi­te que hoy cues­ta en­con­trar es­pa­cios de gra­ba­ción, equi­pos téc­ni­cos y ce­rrar los cas­ting de ac­to­res; Ama­zon y HBO ya es­tán ha­cien­do se­ries en Es­pa­ña y Net­flix, in­clu­so, ha fi­ja­do sus pri­me­ros es­tu­dios eu­ro­peos en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Tres Can­tos.

Pe­ro es­to no ha ocu­rri­do de un día para otro ni ha sur­gi­do de la na­da, re­pi­ten los pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria, es de­cir, los pro­fe­sio­na­les que han he­cho el trán­si­to —de for­ma na­tu­ral, se­gún unos, y muy cruen­ta, se­gún otros, co­mo Amoe­do— des­de la te­le­vi­sión in­dus­trial na­ci­da en los no­ven­ta, esa fá­bri­ca de con­te­ni­dos que, con sus evi­den­tes ca­ren­cias vi­sua­les, creó un ro­bus­to te­ji­do em­pre­sa­rial y con­quis­tó al pú­bli­co, muy por en­ci­ma de la fic­ción ex­tran­je­ra, con Far­ma­cia de guar­dia, Mé­di­co de fa­mi­lia o Pe­rio­dis­tas.

De he­cho, mu­cho an­tes de que hi­cie­ra su pro­pues­ta a Pi­na, Amoe­do ha­bía par­ti­ci­pa­do en el ve­rano de 2007 en la se­rie que em­pe­zó a rom­per los es­que­mas de to­do el sec­tor: Des­apa­re­ci­da, un dra­ma po­li­cia­co pro­ta­go­ni­za­do por Car­los Hi­pó­li­to y Mi­guel Án­gel So­lá. Allí coin­ci­dió con Jor­ge Sán­chez-Ca­be­zu­do—director que años des­pués se­ría pio­ne­ro de las se­ries de pla­ta­for­ma con Cre­ma­to­rio— y, en el cen­tro, co­mo im­pul­so­res del pro­yec­to, Ra­món Cam­pos y Te­re­sa Fer­nán­dez-Val­dés, dos jó­ve­nes que ha­bían em­pe­za­do su ca­rre­ra en la te­le­vi­sión ga­lle­ga.

“Siem­pre tu­vi­mos la ilu­sión de lle­gar a Ma­drid y hacer una fic­ción un po­co pa­re­ci­da a la que ad­mi­rá­ba­mos”, ex­pli­ca Fer­nán­dez-Val­dés so­bre esa in­sa­tis­fac­ción que em­pe­za­ba a ata­car a mu­chos crea­do­res que veían se­ries es­ta­dou­ni­den­ses co­mo Los So­prano o The Wi­re. Con to­do ese en­tu­sias­mo, pe­ro muy po­co di­ne­ro, Cam­pos se re­cuer­da es­cri­bien­do so­bre la mar­cha para adap­tar las es­ce­nas a las ca­lles de Pin­to, el mu­ni­ci­pio ma­dri­le­ño don­de es­ta­ban ro­dan­do. Bus­ca­ban un cam­bio ba­sa­do en los “va­lo­res de pro­duc­ción”: cui­dar la di­rec­ción ar­tís­ti­ca, me­jo­rar la ilu­mi­na­ción, por ejem­plo, tra­ba­jan­do por cam­pos de luz. “Ca­da pe­se­ta que gas­tá­ba­mos de­cía­mos: ‘ Que se vea en pan­ta­lla”, cuen­ta Fer­nán­dez-Val­dés.

Así, tras la bue­na aco­gi­da de Des­apa­re­ci­da, emi­ti­da en TVE, Cam­pos y Fer­nán­dez-Val­dés fun­da­ron Bam­bú, la pro­duc­to­ra con la que si­guie­ron de­mos­tran­do que la sa­cro­san­ta fór­mu­la del pla­tó y las pa­rri­llas de lu­ces en el te­cho se po­día rom­per sin arrui­nar­se, aun­que tal vez ba­jan­do, eso sí, los már­ge­nes de be­ne­fi­cio. Y lle­ga­ron­más éxi­tos: His­pa­nia, Gran ho­tel, Las chi­cas del ca­ble (la pri­me­ra fic­ción ori- gi­nal del Net­flix en Es­pa­ña) o Fa­ri­ña.

En to­das ellas ha de­ja­do su mar­ca el otro director de fo­to­gra­fía que fir­mó Des­apa­re­ci­da, Ja­co­bo Mar­tí­nez. Y to­da­vía hu­bo una per­so­na más en aquel equi­po, aun­que con una apor­ta­ción más pe­que­ña: Da­niel So­sa, que ha­ría más tar­de la fo­to­gra­fía de Cre­ma­to­rio, la adap­ta­ción de los her­ma­nos Jor­ge y Al­ber­to Sán­chez-Ca­be­zu­do de la no­ve­la de Ra­fael Chir­bes.

Es­tre­na­da por Ca­nal+ en 2011, el dra­ma de un constructor co­rrup­to en­car­na­do por Pepe San­cho de­mos­tró que tam­bién era po­si­ble en Es­pa­ña esa ad­mi­ra­da fic­ción de ca­nal de pa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.