Due­los y que­bran­tos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

éxi­co fue du­ran­te años un bas­tión del do­bla­je. Va­rias ge­ne­ra­cio­nes de es­pa­ño­les cre­cie­ron vien­do di­bu­jos ani­ma­dos don­de las ar­di­llas y los ga­tos po­drían ser “cha­ma­cas” y “cha­ma­cos”. Na­die pa­re­ció mo­les­tar­se y esas ver­sio­nes ad­qui­rie­ron en­can­to de épo­ca. Cuan­do me ins­ta­lé en Barcelona en 2001 el téc­ni­co que lle­gó a co­nec­tar el In­ter­net se sor­pren­dió de mi acen­to. Al ter­mi­nar, rom­pió la fac­tu­ra y di­jo: “No pue­do co­brar­le a un di­bu­jo ani­ma­do”.

Muy dis­tin­ta fue la ac­ti­tud de quie­nes sub­ti­tu­la­ron Ro­ma para que se en­ten­die­ra en Es­pa­ña, co­mo­si hu­bie­ra si­do fil­ma­da en cop­to. Vi la pe­lí­cu­la de Cua­rón en el ca­ra­col za­pa­tis­ta de Oven­tik. Ami la­do, los es­pec­ta­do­res me­tían las ma­nos ba­jo sus pa­sa­mon­ta­ñas para se­car­se las lá­gri­mas. Des­de ese rincón re­bel­de de Chia­pas has­ta los acau­da­la­dos des­fi­les de la al­fom­bra ro­ja, Ro­ma ha co­nec­ta­do con­muy di­ver­sos pú­bli­cos. La de­ci­sión de tra­du­cir­la re­sul­tó ab­sur­da (si un per­so­na­je gri­ta­ba “ven­gan”, en la pan­ta­lla apa­re­cía “ve­nid”, co­mo si los es­pec­ta­do­res fue­ran sub­nor­ma­les), pe­ro abrió un de­ba­te pú­bli­co que pro­pi­ció la opor­tu­na pro­tes­ta de Cua­rón.

¿Qué tan di­fe­ren­te es lo que de­ci­mos enMé­xi­co? Lo que Va­lle- Cam­peo­nes, de Ja­vier Fes­ser, se lle­vó ano­che en Za­ra­go­za los dos prin­ci­pa­les ga­lar­do­nes de la 24ª edi­ción de los Pre­mios For­qué, otor­ga­dos por EGEDA, la en­ti­dad de ges­tión de de­re­chos de los pro­duc­to­res au­dio­vi­sua­les, y los se­gun­dos en im­por­tan­cia en el ci­ne es­pa­ñol, tras los Go­ya.

El fil­me de Fes­ser ob­tu­vo los pre­mios a me­jor lar­go­me­tra­je de In­clán lla­ma “gui­san­te” para Rul­fo es “chí­cha­ro” y para Bor­ges “ar­ve­ja”. No hay mo­ti­vo de alar­ma: esa le­gum­bre no pier­de su sen­ci­lla re­don­dez al ser co­rrec­ta­men­te nom­bra­da de va­rios mo­dos.

Un so­co­rri­do re­frán de­fi­ne al es­pa­ñol co­mo “la len­gua co­mún que nos di­vi­de”. ¿De­be­mos as­pi­rar a un idio­ma ex­por­ta­ble? Las pa­la­bras vi­vas son im­pu­ras. Al res­pec­to, di­ce con acier­to Juan Pa­blo Vi­lla­lo­bos: “Cuan­do al­guien te plan­tea ‘ha­ga­mos es­pa­ñol neu­tro’, yo­me pre­gun­to ¿quién lo ha­bla?”. Qui­zá so­lo al­gún ga­lán de te­le­no­ve­la o cier­tos po­lí­ti­cos­me­xi­ca­nos se han acer­ca­do a la apo­ría de ha­blar co­mo si fue­ran de nin­gu­na par­te. La len­gua cas­te­lla­na ha con­vo­ca­do el amor de es­ta­ma­ne­ra: “de­ten­te, som­bra de mi bien esquivo” y re­su­mi­do sus efec­tos de es­ta otra: “pol­vo se­rás, mas pol­vo ena­mo­ra­do”. Lo ex­cep­cio­nal es que tan­to sor Jua­na co­mo Que­ve­do tra­ba­ja­ron con un ins­tru­men­to im­per­fec­to.

So­le­mos de­cir co­sas inade­cua­das. Nos ali­via te­ner un tu­mor “be­nigno”, que en reali­dad es ino­cuo; pe­di­mos una en­sa­la­da “or­gá­ni­ca” co­mo si las otras fue­ran de plás­ti­co; acu­sa­mos a al­guien de ser “ca­fre” sin sa­ber que ofen­de­mos a una cul­tu­ra; diag­nos­ti­ca­mos a una per­so­na co­mo “mon­gol”, dis- fic­ción y al ci­ne y edu­ca­ción en va­lo­res. Con es­te do­ble­te, Cam­peo­nes se re­afir­ma co­mo má­xi­ma fa­vo­ri­ta para los Go­ya: en la úl­ti­ma dé­ca­da so­lo dos ve­ces no han coin­ci­di­do am­bos ga­lar­do­nes.

En cuan­to a los pre­mios de in­ter­pre­ta­ción, An­to­nio de la To­rre, por el th­ri­ller po­lí­ti­co El reino, y Eva Llo­rach, por el dra­ma Quién te can­ta­rá, fue­ron con­si­de­ra­dos me­jor ac­tor y ac­triz. Los dos lo cri­mi­nan­do a un país; en­glo­ba­mos a las mu­je­res en el plu­ral mas­cu­lino, con­fir­man­do la su­pre­ma­cía pa­triar­cal de los va­ro­nes. Pe­ro con esos bur­dos uten­si­lios se en­cuen­tra oro.

Apo­ya­do en imá­ge­nes en blan­co y ne­gro, Cua­rón lo­gró la po­de­ro­sa re­su­rrec­ción de una ciu­dad per­di­da. Quie­nes vi­vi­mos ahí en ese tiem­po re­cu­pe­ra­mos un es­pa­cio que ja­más nos ha­bían con­ce­di­do nues­tros sue­ños, fal­tos de re­cur­sos de pro­duc­ción. El­mis­te­rio es que esa ex­pe­rien­cia go­zo­sa­men­te lo­ca­lis­ta pue­de ser uni­ver­sal. A di­fe­ren­cia del te­qui­la y el co­ñac, las emo­cio­nes no tie­nen de­no­mi­na­ción de ori­gen. La de­ci­sión de sub­ti­tu­lar Ro­ma ata­ñe­me­nos a la co­rrec­ción lin­güís­ti­ca que al uso po­lí­ti­co de las len­guas. En nin­gu­na de las an­ti­guas co­lo­nias se in­ten­ta­ría sub­ti­tu­lar una pe­lí­cu­la de Al­mo­dó­var.

¿Hay un tí­tu­lo de pro­pie­dad para el idio­ma? Uno de los ma­yo­res lo­gros de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de Len­gua fue que la pa­la­bra “es- ga­nan por pri­me­ra vez, aun­que el in­tér­pre­te ma­la­gue­ño ya ha­bía si­do can­di­da­to en tres oca­sio­nes. De la To­rre es el ar­tis­ta con más can­di­da­tu­ras en la his­to­ria de los Go­ya, 13, y so­lo lo ob­tu­vo con su pri­me­ra no­mi­na­ción, se­cun­da­rio por Azu­lOs­cu­roCa­siNe­gro. El 2 de fe­bre­ro, en los Go­ya que se ce­le­bra­rán en Se­vi­lla, com­pi­te co­mo pro­ta­go­nis­ta (El reino) y se­cun­da­rio (La no­che de 12 años). pa­ño­lis­mo” lle­ga­ra al dic­cio­na­rio. Tam­bién en la cu­na del idio­ma se dis­tor­sio­na su sen­ti­do. Es­to no sig­ni­fi­ca que lo ver­nácu­lo sea pres­cin­di­ble por­que los re­gio­na­lis­mos ex­pan­den las po­si­bi­li­da­des na­tu­ra­les del ha­bla.

An­drés Trapiello sos­tie­ne con ra­zón que el es­pa­ñol del Qui­jo­te se pa­re­ce me­nos al de la Es­pa­ña ac­tual que el es­pa­ñol de Bo­go­tá al de Va­len­cia. El tiem­po es más in­fiel que la geo­gra­fía. Trapiello se arries­gó a tras­la­dar el Qui­jo­te al cas­te­llano de hoy. El Ca­ba­lle­ro de la Tris­te Fi­gu­ra co­mía “due­los y que­bran­tos”, nom­bre dra­má­ti­co que se­gún es­pe­cia­lis­tas alu­de a la rup­tu­ra de los ayu­nos re­li­gio­sos y no sig­ni­fi­ca otra co­sa que hue­vos con to­cino. ¿Có­mo lo tra­du­ce Trapiello? “Hue­vos con to­rrez­nos”. An­tes de que al­guien quie­ra po­ner­le sub­tí­tu­los a su ver­sión, de­fien­do los to­rrez­nos, que nun­ca he pro­nun­cia­do en voz al­ta, pe­ro sue­nan a cu­cha­ra­da es­pa­ño­la.

En el ca­so de Ro­ma, los sub­tí­tu­los ser­vían más para dis­traer que para acla­rar: “che­car”, que sig­ni­fi­ca “ve­ri­fi­car”, se con­ver­tía en “mi­rar”. Si exis­tie­ra un Pre­mio Can­tin­flas para des­fi­gu­ros idio­má­ti­cos, de­be­ría dis­tin­guir a esa re­con­ver­sión del es­pa­ñol en es­pa­ñol. La ciu­dad de Ro­ma fue bau­ti­za­da en la­tín co­mo ca­put mun­di, ca­be­za del­mun­do. La Ro­ma de Cua­rón con­fir­ma que to­da obra de arte es el cen­tro de un mun­do y que el idio­ma sir­ve para el ma­yor de los asombros: so­mos ra­ros, pe­ro es­ta­mos con­de­na­dos a en­ten­der­nos.

El si­len­cio de otros, de Ro­bert Bahar y Al­mu­de­na Ca­rra­ce­do, fue ele­gi­do me­jor do­cu­men­tal. El fil­me, que ilus­tra la lu­cha de las víc­ti­mas de los crí­me­nes del fran­quis­mo, ya ga­nó el pre­mio del pú­bli­co en la Ber­li­na­le, y se man­tie­ne en la ca­rre­ra a los Oscar, cu­yas no­mi­na­cio­nes se­rán anun­cia­das el 22 de enero. Ro­ma, de Alfonso Cua­rón, se lle­vó ano­che el For­qué a me­jor pe­lí­cu­la ibe­roa­me­ri­ca­na.

En la ga­la, pre­sen­ta­da por la pe­rio­dis­ta Ele­na Sán­chez y el ac­tor Edu So­to, tam­bién fue­ron pre­mia­dos el cor­to­me­tra­je Cer­di­ta, de Car­lo­ta Pe­re­da, y el pro­duc­tor Jo­sé Fra­de, que re­ci­bió la Me­da­lla de Oro su ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.