La cri­sis de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ re­fuer­za a Le Pen an­te Ma­cron

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Se­ña de iden­ti­dad

par­tir del mo­men­to en el que los po­lí­ti­cos es­ce­ni­fi­can su vi­da pri­va­da co­mo ele­men­to com­ple­men­ta­rio de su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, de­ben asu­mir el ries­go de que las re­des so­cia­les, ba­jo vo­ces anó­ni­mas, se apro­ve­chen de la co­yun­tu­ra has­ta trans­for­mar la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca en es­pec­tácu­lo. Per­ver­sión que na­da tie­ne que ver, por su­pues­to, con la in­for­ma­ción ri­gu­ro­sa ni con la for­ma­ción de una opi­nión pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca. En ma­nos de las re­des vir­tua­les, la li­be­ra­ción de la pa­la­bra es­tá, po­co a po­co, di­lu­yen­do lo que que­da de ra­zón en una so­cie­dad en­tre­ga­da a la dic­ta­du­ra de las fa­ke news, a los in­sul­tos co­mo for­ma co­ti­dia­na de co­mu­ni­ca­ción y a la vo­lun­tad des­pia­da­da de en­su- ciar al otro, ata­can­do su vi­da pri­va­da, pa­ra lin­char­lo sim­bó­li­ca­men­te. Es­tas ten­den­cias re­sul­tan del vas­to pro­ce­so de des­truc­ción de la po­lí­ti­ca en la so­cie­dad mo­der­na.

Ilus­tra­ti­vo es el ca­so del pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron. He aquí un hom­bre que ha si­do ele­gi­do, no tan­to por su pro­gra­ma po­lí­ti­co o sus cua­li­da­des pa­ra eje­cu­tar­lo, sino por ha­ber con­tri­bui­do a sa­ciar el ma­les­tar de una ma­yo­ría de la po­bla­ción con­tra los par­ti­dos he­ge­mó­ni­cos y, opor­tu­na­men­te, en­fren­tar­se a la can­di­da­ta de la ex­tre­ma de­re­cha.

Vic­to­ria am­bi­gua que los fran­ce­ses no han ol­vi­da­do. Pe­ro él, apa­ren­te­men­te, sí. Des­de su elec­ción, se ha com­por­ta­do de mo­do ca­pri­cho­so, frí­vo­lo y des­pre­cia­ti­vo (error que nun­ca se per­do­na des­de la ciu­da­da­nía), has­ta que el trueno del en­fa­do po­pu­lar re­ca­yó so­bre él con la su­ble­va­ción de los cha­le­cos ama­ri­llos. Ma­cron se ha con­ver­ti­do, en un pla­zo de tiem­po ré­cord, en uno de los po­lí­ti­cos más des­acre­di­ta­dos de la V Re­pú­bli­ca, al pun­to de te­ner que en­ce­rrar­se en el pa­la­cio del Elí­seo (al­go in­só­li­to en Fran­cia), te­mien­do ser dia­na de la agre­si­vi­dad, en­tre to­ma­tes y huevos. Su mu­jer, que se pres­tó a las va­ni­da­des in­ne­ce­sa­rias del pa­re­cer, su­fre inevi­ta­ble­men­te con él es­te re­cha­zo: por ser ma­yor que él, y por su con­di­ción de mu­jer, ha si­do des­cri­ta, bien co­mo una po­bre an­cia­na ha­cien­do ga­la de rei­na del mam­bo, bien co­mo ma­ni­pu­la­do­ra de un jo­ven pre- En el mi­tin, Le Pen pre­sen­tó a Thierry Ma­ria­ni, ex­mi­nis­tro del pre­si­den­te Ni­co­las Sar­kozy, co­mo gran tro­feo en un in­ten­to de pes­car vo­tos en la de­re­cha mo­de­ra­da. Pe­ro no ha lo­gra­do más ad­he­sio­nes de pe­so. El ape­lli­do Le Pen si­gue aso­cia­do al de su pa­dre, el lí­der ul­tra­de­re­chis­ta Jean-Ma­rie Le Pen, fun­da­dor del Fren­te Na­cio­nal (FN). Y una vic­to­ria en las eu­ro­peas no se­ría tan anó­ma­la: el FN ga­nó en 2014. Y si se pre­sen­ta­se una lis­ta de cha­le­cos ama­ri­llos, es pro­ba­ble que el RN fue­se el prin­ci­pal per­ju­di­ca­do y que es­to die­se la vic­to­ria a Ma­cron.

Ha­ce un año, sin em­bar­go, Le Pen se en­con­tra­ba en una si­tua­ción crí­ti­ca. No le­van­ta­ba ca­be­za tras per­der an­te Ma­cron en las pre­si­den­cia­les. Sa­lió del ba­che en va­rias eta­pas. Re­bau­ti­zó el par­ti­do. En­sa­yó una am­plia­ción de su ba­se con la idea de que exis­te un es­pa­cio no ocu­pa­do en­tre Los Re­pu­bli­ca­nos, he­ge­mó­ni­co en la de­re­cha, y el FN, de­mo­ni­za­do du­ran­te dé­ca­das por su ideo­lo­gía ul­tra. La lle­ga­da al po­der en Ita­lia de la Li­ga de Mat­teo Sal­vi­ni ha da­do ai­re a la ex­tre­ma de­re­cha fran­ce­sa. Y, con los cha­le­cos ama­ri­llos, Le Pen re­to­ma la ini­cia­ti­va. “Mu­chos com­pa­trio­tas no pue­den más con las po­lí­ti­cas de Ma­cron, es­pe­ran hoy una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia que no exis­te”, di­ce Ni­co­las Bay, eu­ro­dipu­tado del RN. “Los fran­ce­ses y fran­ce­sas es­pe­ran que por fin el po­der po­lí­ti­co de­fien­da los in­tere­ses de los fran­ce­ses y no el de las mul­ti­na­cio­na­les”.

La pe­cu­lia­ri­dad de es­te mo­vi­mien­to es que, en mu­chos as­pec­tos, pre­sen­ta un pro­gra­ma en el que pue­den iden­ti­fi­car­se vo­tan­tes de Le Pen y de Mé­len­chon. La di­fe­ren­cia cla­ve —y lo que ha­ce muy in­ve­ro­sí­mil una con­fluen­cia en­tre am­bos— es la in­mi­gra­ción. En el mi­tin, el se­gun­do can­to más re­pe­ti­do fue: “¡Es­ta­mos en nues­tra ca­sa!”. El re­cha­zo al in­mi­gran­te si­gue sien­do la se­ña de iden­ti­dad del Rea­gru­pa­mien­to Na­cio­nal. si­den­te sin per­so­na­li­dad. Las re­des so­cia­les, ra­di­ca­li­zan­do y abu­san­do de las de­nun­cias y la­men­tos de los cha­le­cos ama­ri­llos, han de­ve­ni­do en su pe­sa­di­lla. Él y ella, tan flamantes ori­gi­nal­men­te , bus­can aho­ra lo gris. Mu­chos ami­gos los aban­do­nan. Re­cor­da­rán, sin du­da, el año 2018.

Pe­ro, gus­te o no, hay que de­cir que, en es­ta per­se­cu­ción, más per­so­nal que po­lí­ti­ca, se han trans­gre­di­do los lí­mi­tes de la éti­ca cí­vi­ca. Des­de ha­ce ocho se­ma­nas, no hay un día sin ame­na­za fí­si­ca con­tra él, sin in­sul­tos so­bre su vi­da pri­va­da, sin que sea arras­tra­do por el fan­go.

Crí­ti­cas in­dig­nas, que se dis­tan­cian del te­rreno po­lí­ti­co, y que co­lo­can en el cen­tro, no ya el inago­ta­ble fon­do de cruel­dad que hier­ve en cier­tos sec­to­res, sino una cues­tión de pri­me­ra im­por­tan­cia so­bre el fu­tu­ro de la de­mo­cra­cia mo­der­na, atra­pa­da en las re­des de In­ter­net. Es un pa­so muy in­quie­tan­te, que so­lo for­ta­le­ce a aque­llos que es­tán mi­nan­do la con­fian­za en el Es­ta­do de de­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.