Sán­chez cul­pa al PP del au­ge de Vox y po­ne de ejem­plo el pac­to sue­co con­tra la ul­tra­de­re­cha

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Las cuen­tas del Es­ta­do

“Los do­na­ti­vos fue­ron le­ga­les y to­tal­men­te trans­pa­ren­tes”. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Vox, Ja­vier Or­te­ga Smith, se re­fi­rió ayer du­ran­te un ac­to en Bur­gos a la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da por EL PAÍS que re­ve­la que su par­ti­do re­ci­bió 800.000 eu­ros de sim­pa­ti­zan­tes de un gru­po iraní en el exi­lio pa­ra fi­nan­ciar la cam­pa­ña de las elec­cio­nes eu­ro­peas de 2014. El di­ne­ro de los opo­si­to­res al ré­gi­men is­lá­mi­co su­pu­so el 80% del pre­su­pues­to to­tal de su fa­lli­da ca­rre­ra a Bru­se­las.

Or­te­ga Smith ase­gu­ró que la for­ma­ción pre­sen­tó la do­cu­men­ta­ción so­bre es­tos do­na­ti­vos al Tri­bu­nal de Cuen­tas y que el ór­gano que fis­ca­li­za a los par­ti­dos res­pon­dió que las apor­ta­cio­nes eran le­ga­les. “La res­pues­ta fue cla­ra y evi­den­te: to­do era le­gal y trans­pa­ren­te”, man­tu­vo el di­ri­gen­te.

El Tri­bu­nal de Cuen­tas, sin em­bar­go, con­fir­mó a EL PAÍS que no lle­gó a ana­li­zar la cam­pa­ña de las eu­ro­peas de Vox de 2014, se­gún un por­ta­voz de es­te or­ga­nis­mo. La ley no obli­ga a es­cru­tar la con­ta­bi­li­dad de una for­ma­ción si no ob­tie­ne re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. La fuer­za ul­tra no se hi­zo con nin­gún es­ca­ño en Bru­se­las al re­gis­trar so­lo el 1,56 % de los vo­tos (un to­tal de 244.929).

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Vox se­ña­ló que los do­na­ti­vos que en 2014 re­ci­bió su for­ma­ción no su- Sán­chez pi­dió a los par­ti­dos con­ser­va­do­res que fa­ci­li­ten la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do, cu­yas prin­ci­pa­les lí­neas se pre­sen­ta­ron el vier­nes. “Al PP y Ciu­da­da­nos les pi­do que se abs­ten­gan o vo­ten a fa­vor de unos Pre­su­pues­tos que son bue­nos pa­ra la ma­yo­ría de es­te país”, di­jo, pa­ra aña­dir que “ser pa­trio­ta no es gri­tar ¡vi­va Es­pa­ña!, sino tra­ba­jar to­dos los días pa­ra que en Es­pa­ña se vi­va me­jor”. “Los es­pa­ño­les no en­ten­de­rán que la opo­si­ción vo­te en con­tra de unos Pre­su­pues­tos so­cia­les que no de­jan a na­die atrás”, abun­dó.

El pre­si­den­te acu­só al PP de “abra­zar sin nin­gún ti­po de ru­bor” el ar­gu­men­ta­rio de Vox. El re­sul­ta­do se­ría su le­gi­ti­ma­ción por una par­te del elec­to­ra­do que no dis­tin­gui­ría en­tre los dis­cur­sos de los par­ti­dos de de­re­cha. “De­mues­tra que ellos son, y na­die más que ellos, los res­pon­sa­bles del cre­ci­mien­to de la ul­tra­de­re­cha en nues­tro país”, sen­ten­ció Sán­chez, quien iden­ti­fi­có el pro­yec­to de Vox con el de la “Es­pa­ña en blan­co y ne­gro”; es­to es, con el de la dic­ta­du­ra de Fran­co.

Ape­nas 500 me­tros se­pa­ra­ron el ac­to so­cia­lis­ta, que co­men­zó con ca­si una ho­ra de re­tra­so, del que Vox ha­bía con­vo­ca­do tam­bién a me­dio­día en Bur­gos. La cer­ca­nía en­tre las ci­tas or­ga­ni­za­das por dos par­ti­dos con pro­yec­tos tan di­fe­ren­tes se pal­pa­ba en el am­bien­te y en to­das las con­ver­sa­cio­nes. El des­plie­gue de se­gu­ri­dad fue no­ta­ble, con una de­ce­na de fur­go­nes de la Po­li­cía Na­cio­nal.

Ja­vier Or­te­ga Smith, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Vox, til­dó de “ile­gí­ti­mo” y “oku­pa” al pre­si­den­te en un ac­to que con­gre­gó a más de 700 per­so­nas. To­da una ad­ver­ten­cia al PP, que te­me la fu­ga de su elec­to­ra­do más con­ser­va­dor en al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les ca­la­de­ros de vo­tos, co­mo Cas­ti­lla y León y Ma­drid. pe­ra­ron el má­xi­mo per­mi­ti­do. La ley de fi­nan­cia­ción de par­ti­dos de 2012 fi­ja en un to­tal de 50.000 eu­ros el to­pe de las do­na­cio­nes in­di­vi­dua­les. “Se sa­bía con nom­bres y ape­lli­dos quién ha­bía he­cho el do­na­ti­vo”, sos­tu­vo Or­te­ga Smith.

El nú­me­ro dos de Vox afir­mó que ese di­ne­ro sir­vió pa­ra “apo­yar al en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, Ale­jo Vidal-Qua­dras, por­que que­rían que re­cu­pe­ra­se su ac­ta de dipu­tado”. Tras de­jar el PP en 2014, Vidal Qua­dras in­ten­tó sin éxi­to co­mo ca­be­za de lis­ta de Vox re­va­li­dar su es­ca­ño en Bru­se­las, que ha­bía man­te­ni­do en­tre 1999 y ese año. El po­lí­ti­co ca­ta­lán aban­do­nó la for­ma­ción ul­tra­de­re­chis­ta en 2015 tras el fias­co elec­to­ral eu­ro­peo.

Vox re­ci­bió en 2014 un to­tal de 146 trans­fe­ren­cias de par­ti­da­rios del Con­se­jo Na­cio­nal de la Re­sis­ten­cia de Irán (CNRI), pro­ve­nien­tes de una quin­ce­na de paí­ses. Ese gru­po de orí­ge­nes mar­xis­tas tu­vo un bra­zo ar­ma­do el Mu­yahi­din-e Jalq, que sa­lió en 2012 de la lis­ta de gru­pos te­rro­ris­tas de EE UU. Du­ran­te las se­ma­nas pre­vias a aque­llas elec­cio­nes, el par­ti­do de San­tia­go Abas­cal pre­su­mió de ha­ber re­cau­da­do en co­lec­tas por In­ter­net más fon­dos que otras for­ma­cio­nes. Sin em­bar­go, ocul­tó que el 80% del di­ne­ro pro­ce­día de sim­pa­ti­zan­tes de un gru­po iraní en el exi­lio.

Vidal-Qua­dras par­ti­ci­pó du­ran­te su eta­pa co­mo vi­ce­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo (de 2004 a 2014) en de­ce­nas de ac­tos or­ga­ni­za­dos por el gru­po que fi­nan­ció su cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.