Ver­sión ori­gi­nal en un es­pa­ñol de to­dos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Al­fon­so Cua­rón es­tá arre­cho con el pin­che sub­ti­tu­la­do de Ro­ma. To­dos se han pues­to a cha­mu­yar de es­te te­ma tan chin­chi que mues­tra una es­pe­cie de ras­cua­che cuan­do el idio­ma es­pa­ñol es tan ma­ca­nu­do. Pa­ra mu­chos cua­tes, es una hua­cha­fe­ría dig­na de paj­pa­kos que tra­ta a la gen­te co­mo zon­zos en Es­pa­ña y son­sos en Amé­ri­ca. An­te esa vai­na —un de­ba­te que abrió EL PAÍS tras las pro­tes­tas por las tra­duc­cio­nes de los sub­tí­tu­los del fil­me del di­rec­tor­me­xi­cano a un es­pa­ñol pe­nin­su­lar— 12 es­cri­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos mues­tran que su idio­ma es la ra­ja en su di­ver­si­dad y no un chun­che cual­quie­ra por­que el vo­ca­bu­la­rio o ex­pre­sio­nes de allá no pue­den ser lle­va­das al za­fa­cón por no en­ten­der­se. Al fin y al ca­bo, ca­si el 85% de los vo­ca­blos de nues­tra len­gua son en­ten­di­dos por to­dos, es­cuin­cles y adul­tos, y el res­to, aun­que pa­rez­ca que los in­ven­ta un yu­ma, se de­du­cen por el con­tex­to. Y sino, elay pues.

Es­tas son las 12 pa­la­bras y ex­pre­sio­nes que los es­cri­to­res con­si­de­ran más pro­pias de sus paí­ses o con acep­cio­nes par­ti­cu­la­res que les gus­tan y que com­par­ten en una bre­ve his­to­ria en­tre el ori­gen del vo­ca­blo, su de­fi­ni­ción y su uso. “Me pi­de­mi ar­gen­ti­nis­mo pre­fe­ri­do y du­do en­tre dos: ser y es­tar. A ve­ces pre­fie­ro uno; otras el otro. Y a ve­ces, in­clu­so, me pre­gun­to si no los en­ten­de­rán en más es­pa­cios del cas­te­llano, pe­ro des­pués me re­signo y acep­to que no, que en nin­guno. Por­que es ob­vio que es­tar, en ar­gen­tino, sig­ni­fi­ca al­go tan dis­tin­to de lo que pue­de sig­ni­fi­car en li­me­ño, en os­cen­se, en ha­ba­ne­ro. Pa­ra no ha­blar de ser, del que me­jor no ha­blar. Así que na­da, du­do (otro de mis ar­gen­ti­nis­mos más pre­cia­dos) y de­ci­do se­guir cha­mu­yan­do co­mo se me can­tan las tar­li­pes, en­mi idio­ma”. “Hay tres pa­la­bras que me gus­tan y se usan con fre­cuen­cia en la par­te orien­tal de Bo­li­via, pe­ro to­dos las en­tien­den. Elay, que se­gún di­cen pro­vie­ne de la ex­pre­sión he­lo ahí. Po­dría tra­du­cir­se co­mo aquí te­nés es­to o mi­rá vos y si le aña­dís la pa­la­bra pues (puej) ex­pre­sa or­gu­llo, una de­li­cio­sa arro­gan­cia.Chin­chi sig­ni­fi­ca an­ti­pá­ti­co, com­pli­ca­do in­ne­ce­sa­ria­men­te. Una per­so­na pue­de ser chin­chi si es muy sus­cep­ti­ble o si jue­ga bro­mas pe­sa­das. Es­tar muy es­te es una ex­pre­sión que re­fle­ja un es­ta­do de áni­mo in­có­mo­do, sus­cep­ti­ble, in­des­ci­fra­ble. Por ejem­plo, si tu ami­go hoy es­tá un po­co ex­tra­ño, uno pue­de de­cir: ‘Juan es­tá muy es­te hoy’. Eso es muy bo­li­viano”. “Hay dos chi­le­nis­mos ab­so­lu­tos: fo­me (abu­rri­do) y al­ti­ro (aho­ra mis­mo), por­que en­tien­do que so­lo se usan en Chi­le y los em­plea­mos in­ten­si­va­men­te, y por­que la su­ma de los dos da pis­tas con­cre­tas so­bre el ca­rác­ter de los chi­le­nos. Vi­vi­mos con el te­rror de ser abu­rri­dos y an­da­mos siem­pre apu­ra­dos, al me­nos en la ciu­dad”. “De­cir­le al ba­ño sa­ni­ta­rio. Sin más pa­la­bras”. “Yu­ma es un vo­ca­blo ex­clu­si­va­men­te cu­bano y en­gen­dro tí­pi­co de la se­mán­ti­ca de ese pe­rio­do que se ha da­do en lla­mar Re­vo­lu­ción. En su acep­ción ori­gi­nal, alu­día a los Es­ta­dos Uni­dos y ope­ra­ba más o me­nos co­mo eu­fe­mis­mo. La fra­se ‘se fue pa la yu­ma’, sig­ni­fi­ca que el via­je­ro en cues­tión (gu­sano) ha con­se­gui­do huir de Cu­ba ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, ya sea de bal­se­ro o en vue­lo re­gu­lar. El tér­mino no tar­dó en ex­ten­der­se a to­dos los nor­te­ame­ri­ca­nos. En cier­ta épo­ca ha­cer al­go yu­má­ti­co sig­ni­fi­ca­ba es­tar en­ro­lla­do, ser cool. Lue­go el vo­ca­blo se ha en­ri­que­ci­do con un cam­po de sig­ni­fi­ca­dos más am­plio: un yu­ma aho­ra es to­do ex­tran­je­ro. Te­ner un as­pec­to yu­ma sig­ni­fi­ca ir bien ves­ti­do. E in­clu­so a los cu­ba­nos del exi­lio que vi­si­tan la is­la de vez en cuan­do, se les em­pie­za a con­si­de­rar más o me­nos yu­mas”. “Me de­can­to por chi­le­ro. Sig­ni­fi­ca que al­go es­tá muy bien o que te que­dó muy bien y es­tá muy bo­ni­to, que al­go te emo­cio­na. Por ejem­plo: ‘Qué chi­le­ro que nos va­mos a ir de va­ca­cio­nes vaa’. Y aquí quie­ro re­sal­tar que des­pués del uso de la pa­la­bra chi­le­ro sue­le ir la mu­le­ti­lla vaa que vie­ne de ver­dad. O ‘qué chi­le­ro es­tá tu pe­rro’. O ‘pre­pa­ré una pas­ta que­me que­dó chi­le­rí­si­ma’. Y co­mo si­nó­ni­mos de chi­le­ro te­ne­mos de ahue­vo, ca­li­dad, pu­ro utz”. “La ten­ta­ción de po­ner va­rios vo­ca­blos tan­me­xi­ca­nos co­mo aho­ri­ta o aho­ri­ti­ta, ad­ver­bio de tiem­po que des­cri­be de for­ma pre­ci­sa y a la vez la­xa nues­tra idea de lo in­me­dia­to, es im­po­si­ble de evi­tar. Pe­ro quie­ro es­co­ger otra pa­la­bra: ras­cua­che. Se­gún el Dic­cio­na­rio bre­ve de mexicanismos de la AML sig­ni­fi­ca feo, de­ma­la cla­se. Por lo ge­ne­ral, de­no­ta nues­tro cla­sis­mo y cier­ta po­si­ción de su­pe­rio­ri­dad. Lo me­xi­cano es en mu­chos sen­ti­dos lo as­pi­ra­cio­nal. Y, aun­que no me lo pre­gun­tas­te, ya que es­ta­mos ins­ta­la­dos en los cri­te­rios co­lo­ni­za­do­res que de­ci­die­ron sub­ti­tu­lar una pe­lí­cu­la en es­pa­ñol al es­pa­ñol pe­nin­su­lar, pro­pon­go que quie­nes lo de­ci­die­ron sub­ti­tu­len Pe­dro Pá­ra­mo”. “Uno que es usa­do a me­nu­do es chun­che que quie­re de­cir cual­quier ob­je­to. ‘Pá­sa­me ese chun­che’, ‘chun­cha­me el ves­ti­do’, por arré­gla­me­lo. ‘Hay un chun­che­ro’ (un amon­to­na­mien­to de ob­je­tos di­ver­sos). Es una pa­la­bra co­mo­dín pa­ra cual­quier co­sa que no se sa­be con cer­te­za có­mo nom­brar o que es más cor­to y fá­cil lla­mar chun­che”. “Eli­jo hua­cha­fo. En mu­chos dia­lec­tos de la len­gua es­pa­ño­la exis­te un vo­ca­blo pa­ra re­fe­rir­se al que pre­ten­de pa­re­cer de cla­se al­ta, pe­ro ca­re­ce de buen gus­to. En Es­pa­ña se le lla­ma hor­te­ra. Y en el Pe­rú se usa es­ta pa­la­bra. En al­gún lu­gar leí que se for­jó en el si­glo XIX, cuan­do los in­gle­ses ex­plo­ta­ban el guano y el cau­cho, in­dus­trias que ge­ne­ra­ron mu­chos nue­vos ri­cos. A es­tos ti­pos con ín­fu­las y po­ca cla­se, los in­gle­ses los lla­ma­ban Whi­te­cha­pel, co­mo el ba­rrio de las pros­ti­tu­tas de Lon­dres. Si la his­to­ria es cier­ta, la pro­pia pa­la­bra es una hua­cha­fe­ría, un es­fuer­zo mal he­cho por imi­tar a los in­gle­ses con di­ne­ro. Y si es así, re­sul­ta una pa­la­bra in­dis­pen­sa­ble pa­ra ex­pli­car nues­tra cul­tu­ra del mes­ti­za­je, no siem­pre muy so­brio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.