Ellas lle­van los pan­ta­lo­nes

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Bo­das, en­tre­gas de pre­mios y gran­des even­tos son los pi­la­res so­bre los que ca­da año se apo­yan las lis­tas de los más ele­gan­tes. En los úl­ti­mos me­ses, al­gu­nas de las mu­je­res más des­ta­ca­das por su es­ti­lo han si­do Ca­ra De­le­vin­gne en el en­la­ce de la nie­ta de Isa­bel II, la prin­ce­sa Eu­ge­nia; Ju­lia Roberts en la en­tre­ga de los Glo­bos de Oro, y La­ra Ál­va­rez en la re­trans­mi­sión por Te­lecin­co de las cam­pa­na­das de No­che­vie­ja. Las tres apos­ta­ron por lle­var pan­ta­lo­nes y las tres le­van­ta­ron nu­me­ro­sos co­men­ta­rios por ello.

Las­mu­je­res se po­nen los pan­ta­lo­nes. Lo lle­van ha­cien­do 150 años y si­guen lla­man­do la aten­ción por ello y vién­do­se obli­ga­das a dar ex­pli­ca­cio­nes por lu­cir al­go dis­tin­to a una fal­da.

La pren­da co­bró po­pu­la­ri­dad co­mo par­te del ar­ma­rio fe­me­nino a fi­na­les del si­glo XIX, cuan­do gran­des ac­tri­ces co­mo Sa­rah Bern­hardt po­sa­ban, desafian­tes, de tra­je, mi­ran­do a la cá­ma­ra, in­do­len­tes. Sin em­bar­go, en­ton­ces no era al­go co­mún: so­lo al­gu­nas pri­vi­le­gia­das co­mo Mar­le­ne Die­trich, Gre­ta Gar­bo o la pro­pia Bern­hardt se atre­vían a usar una pren­da por la que en al­gu­nos paí­ses po­dían aca­bar en la cár­cel.

En 2019, la si­tua­ción es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta, pe­ro exac­ta­men­te igual. Las mu­je­res lle­van pan­ta­lo­nes en su vi­da dia­ria, cuan­do gus­ten. Yves Saint Lau­rent los di­fun­dió en los se­sen­ta, al ves­tir a las mu­je­res con es­mo­quin y ta­co­nes, do­tán­do­las de po­der y fe­mi­ni­dad. Pe­ro ver­los en una oca­sión re­le­van­te si­gue sien­do ob­je­to de co­men­ta­rios de ex­per­tos y ob­ser­va­do­res.

En una alfombra ro­ja su­po­nen­mar­car la di­fe­ren­cia, sig­ni­fi­car­se, y son un sím­bo­lo de po­der, igual­dad y fe­mi­nis­mo. Ca­ra De­le­vin­gne ha ex­pli­ca­do que pi­dió per­mi­so a la prin­ce­sa Eu­ge­nia pa­ra lle­var su tra­je con chis­te­ra de Ar­ma­ni y la es­ti­lis­ta de La­ra Ál­va­rez ha afir­ma­do que con­tó con la apro­ba­ción de la di­rec­ción de Me­dia­set pa­ra ves­tir a la pre­sen­ta­do­ra con un tra­je de Juan Ave­lla­ne­da.

En 2017, la ac­triz Evan Ra­chel Wood lle­vó su ale­ga­to un pa­so más allá y se pu­so pan­ta­lo­nes en to­dos y ca­da uno de los even­tos a los que acu­dió, un ti­po de ac­tos don­de pri­man los ves­ti­dos lla­ma­dos de cor­te prin­ce­sa. En la en­tre­ga de aque­llos Glo­bos de Oro, la sex­ta a la que asis­tía, lu­ció un es­mo­quin, “una elec­ción muy per­so­nal”. “No quie­ro ir con­tra los ves­ti­dos, sino ase­gu­rar­me de que jó­ve­nes y ni­ñas se­pan que no es una exi­gen­cia. Sim­ple­men­te sé tú­mis­ma; tu va­lor va más allá”, re­cal­có. Mu­chos de aque­llos tra­jes deWood ha­bían si­do di­se­ña­dos por Jo­seph Al­tu­za­rra, quien afir­mó: “Hoy las mu­je­res pue­den ex­pre­sar­se por sí mis­mas, con su es­ti­lo, y ser to­ma­das en se­rio”.

“Ju­lia Roberts, lle­van­do los pan­ta­lo­nes”, aplau­dió la crí­ti­ca de mo­da de The New York Ti­mes, Va­nes­sa Fried­man, so­bre la nue­ve ve­ces no­mi­na­da a un Glo- bo de Oro, que los vis­tió en la pa­sa­da edi­ción de es­tos pre­mios. No es la pri­me­ra, ni se­rá la úl­ti­ma. En la mis­ma ga­la del año pa­sa­do, Clai­re Foy se de­ci­dió por un tra­je ne­gro pa­ra sa­cu­dir­se la ima­gen de su Isa­bel II en The Crown.

En oc­tu­bre, Lady Ga­ga fue ho­me­na­jea­da y op­tó por un tra­je over­si­ze, que, có­mo no, ge­ne­ró ti­tu­la­res, pa­ra con­tar que era mu­cho más que un ob­je­to. En­ton­ces ex­pli­có que se ha­bía pro­ba­do mul­ti­tud de ves­ti­dos. “Me pre­gun­té: ¿qué sig­ni­fi­ca exac­ta­men­te ser mu­jer en Holly­wood? No so­mos sim­ples ob­je­tos pa­ra en­tre­te­ner al mun­do. So­mos­mu­je­res en Holly­wood, so­mos vo­ces”. Cuan­do des­cu­brió un di­se­ño de Marc Ja­cobs, se echó a llo­rar. “En es­te tra­je, hoy me sien­to yo. En es­te tra­je, sien­to la ver­dad de quien soy. Y en­ton­ces tu­ve cla­ro qué que­ría con­tar es­ta no­che”, di­jo. Y lo que con­tó fue que ha su­fri­do de­pre­sión, an­sie­dad, tras­tor­nos de la ali­men­ta­ción, trau­mas y una agre­sión de un miem­bro de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to. Su tra­je le dio po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.