Mue­re el al­cal­de de Gdansk, un opo­si­tor li­be­ral, tras ser apu­ña­la­do en un ac­to be­né­fi­co

El País (1ª Edición) - - PORTADA - A fa­vor de los re­fu­gia­dos

Ce­sa­re Battisti ha vuel­to a pi­sar sue­lo ita­liano 37 años des­pués de ha­ber si­do con­de­na­do por cua­tro ho­mi­ci­dios. Aho­ra cum­pli­rá la ca­de­na per­pe­tua que le fue im­pues­ta ha­ce más de tres dé­ca­das, un ali­vio pa­ra las víc­ti- “No he­mos po­di­do ga­nar”, de­cla­ró el mi­nis­tro de Sa­ni­dad del país, Lu­kasz Szu­mows­ki, al anun­ciar ayer al me­dio­día la muer­te de Pa­wel Ada­mo­wicz, al­cal­de de es­ta ciu­dad al nor­te de Po­lo­nia. Las le­sio­nes cau­sa­das por el cu­chi­llo con el que fue ase­si­na­do le pro­vo­ca­ron “im­por­tan­tes da­ños car­día­cos, he­ri­das en el dia­frag­ma y en la ca­vi­dad ab­do­mi­nal”, se­gún el di­rec­tor del Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio de Gdansk. El agre­sor, un ex­con­vic­to de 27 años iden­ti­fi­ca­do co­mo Ste­fan W., ha- mas y las au­to­ri­da­des, que ce­le­bra­ban ayer con dis­tin­tas do­sis de pro­pa­gan­da la cap­tu­ra.

Battisti es­ta­ba en bus­ca y cap­tu­ra des­de el mes de di­ciem­bre, des­pués de que Bra­sil, don­de re­si­día le­gal­men­te des­de 2011, or­de­na­ra su ex­tra­di­ción y acelera- bía es­ta­do en la cár­cel por ro­bo en ban­cos. El pa­sa­do do­min­go, el ata­can­te se subió al es­ce­na­rio del mer­ca­do del carbón de Gdansk, don­de se ce­le­bra­ba un even­to pa­ra re­cau­dar fon­dos que se ha­bía or­ga­ni­za­do por to­do el país. En­ton­ces em­pe­zó a apu­ña­lar a Ada­mo­wicz va­rias ve­ces. Una vez que el edil es­ta­ba en el sue­lo, Ste­fan W. co­gió el mi­cró­fono y di­jo que quería ven­gar­se por ha­ber si­do “in­jus­ta­men­te en­car­ce­la­do”. Las úl­ti­mas pa­la­bras de Ada­mo­wicz se­gun­dos an­tes de ser se lue­go su per­se­cu­ción co­mo ges­to de su nue­vo pre­si­den­te, Jair Bol­so­na­ro, al mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni. Pe­ro el pe­ri­plo de Battisti es lar­go, com­ple­jo y for­ma par­te de una he­ri­da abier­ta por la que su­pu­ra to­da­vía par­te de la his­to­ria de Ita­lia. De he­cho, otros 33 te­rro­ris­tas si­guen fu­ga­dos apro­ve­chan­do doc­tri­nas de paí­ses co­mo Reino Uni­do o Fran­cia que les con­ce­die­ron asi­lo si re­nun­cia­ban a las ar­mas.

Battisti fue de­te­ni­do el sá­ba­do en Bo­li­via, don­de ha­bía es­ca­pa­do al ter­mi­nar la pro­tec­ción que le ha­bía brin­da­do du­ran­te años Bra­sil, y lle­gó el lu­nes al ae­ro­puer­to ro­mano de Ciam­pino, des­de don­de fue tras­la­do a la cár­cel de Cer­de­ña. El ex­te­rro­ris­ta, co­mo ase­gu­ró uno de los hi- ata­ca­do fue­ron: “Gdansk es ge­ne­ro­sa, Gdansk com­par­te el bien, Gdansk quie­re ser una ciu­dad de so­li­da­ri­dad”. Un por­ta­voz po­li­cial de­cla­ró que la agre­sión se pro­du­jo de una for­ma “to­tal­men­te irra­cio­nal”. Los cuer­pos de se­gu­ri­dad apun­tan a que el ex­con­vic­to ac­tuó en so­li­ta­rio.

El vi­ce­mi­nis­tro del In­te­rior, Ja­ros­law Zie­lins­ki, di­jo que el agre­sor “su­frió tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos” y anun­ció una in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar si las me­di­das de se­gu­ri­dad de la agen­cia pri­va- jos del pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, es un “re­ga­li­to” que le man­da el man­da­ta­rio ul­tra­de­re­chis­ta a Mat­teo Sal­vi­ni. Por ello, y por­que la fo­to va­lía mi­les de clics en re­des so­cia­les, el mi­nis­tro del In­te­rior es­pe­ró a que Battisti ba­ja­se las es­ca­le­ri­llas del Fal­con 900, ro­dea­do de agen­tes, sin es­po­sar, con la ca­be­za al­ta y una le­ve son­ri­sa.

El dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad no pa­re­cía el de un vie­jo pró­fu­go que vi­vió en Fran­cia —don­de lle­gó a ser un exi­to­so au­tor de no­ve­la ne­gra— y Bra­sil du­ran­te tres dé­ca­das sin ne­ce­si­dad de es­con­der­se gra­cias a la pro­tec­ción de sus pre­si­den­tes: pri­me­ro de Fra­nçois Mit­te­rrand y lue­go de Lu­la y Dil­ma Rous­seff. Agen­tes ar­ma­dos has­ta los dien­tes, he­li­cóp­te­ros so­bre­vo­lan­do la zo­na y Pa­wel Ada­mo­wicz, era uno de los al­cal­des po­la­cos que más tiem­po lle­va­ba en el car­go, con­cre­ta­men­te des­de 1998. Es­te po­pu­lar edil li­be­ral, de 53 años, fue miem­bro de Pla­ta­for­ma Cí­vi­ca, prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción, has­ta 2015. Ada­mo­wicz es­ta­ba a fa­vor de aco­ger re­fu­gia­dos en Gdansk y siem­pre dio su apo­yo al co­lec­ti­vo LGTB, lo que le gran­jeó enemi­gos en los círcu­los de la ex­tre­ma de­re­cha en un país que vi­ve un mo­men­to de gran po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca y so­cial. El al­cal­de tam­bién fue muy crí­ti­co con las po­lí­ti­cas ul­tra­con­ser­va­do­ras del par­ti­do Ley y Jus­ti­cia (PiS), que di­ri­ge la sex­ta eco­no­mía de la UE y que han ale­ja­do a Po­lo­nia de Bru­se­las.

El año pa­sa­do, Ada­mo­wicz se pre­sen­tó a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les co­mo can­di­da­to in­de­pen­dien­te y vol­vió a ga­nar los co­mi­cios con el 65% de los vo­tos. Una por­ta­voz del PiS pu­bli­có en Twit­ter las su­pues­tas de­cla­ra­cio­nes de Ja­ros­law Kaczyns­ki, lí­der en la som­bra del Go­bierno po­la­co, al en­te­rar­se del fa­lle­ci­mien­to de uno de sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos. “Trans­mi­to mi do­lor por la trá­gi­ca muer­te de Pa­wel Ada­mo­wicz, oca­sio­na­da por un ata­que cri­mi­nal. Ex­pre­sa­mos nues­tra so­li­da­ri­dad a la fa­mi­lia”. El pre­si­den­te de Po­lo­nia, Andrzej Du­da, ex­pre­só su pe­sar a tra­vés de su cuen­ta de la red so­cial Twit­ter, don­de pi­dió a sus com­pa­trio­tas que tu­vie­ran al al­cal­de en sus ora­cio­nes.

Las con­cen­tra­cio­nes en re­pul­sa por el ase­si­na­to se su­ce­die­ron por las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país. Lech Wa­le­sa, No­bel de la Paz y an­ti­guo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, se su­mó a las mo­vi­li­za­cio­nes de su ciu­dad, Gdansk, cu­na del Sin­di­ca­to So­li­da­ri­dad. Do­nald Tusk, pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo y fun­da­dor del par­ti­do po­la­co Pla­ta­for­ma Cí­vi­ca, tam­bién se des­pla­zó has­ta es­ta ciu­dad bál­ti­ca pa­ra par­ti­ci­par en el even­to. Ho­ras an­tes, el di­ri­gen­te eu­ro­peís­ta la­men­tó la muer­te de Ada­mo­wicz en las re­des so­cia­les: “Pa­wel Ada­mo­wicz, un hom­bre de So­li­da­ri­dad y lu­cha­dor por la li­ber­tad, un eu­ro­peo, un buen ami­go que ha si­do ase­si­na­do”. fran­co­ti­ra­do­res en los te­ja­dos es­pe­ra­ban a Battisti en el ae­ro­puer­to. Tam­bién qui­so ha­cer­se la fo­to el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Al­fon­so Bo­na­fe­de, cla­ve pa­ra el pro­ce­so de ex­tra­di­ción. Pe­ro Sal­vi­ni, que lle­va­ba su cha­que­ta de po­li­cía, ya ha­bía mo­no­po­li­za­do el éxi­to. De he­cho, el lí­der de la Li­ga dio una rue­da de pren­sa en la pro­pia pis­ta. “Quien se equi­vo­ca pa­ga e Ita­lia es un país so­be­rano, li­bre, res­pe­ta­do y res­pe­ta­ble y es­ta cap­tu­ra sig­ni­fi­ca que hay un cam­bio de men­ta­li­dad en el mun­do y que des­pués de 37 años he­mos po­di­do cap­tu­rar a un de­lin­cuen­te, a un in­fa­me, a un ase­sino, a un be­lla­co que nun­ca ha pe­di­do per­dón”. Ita­lia es­pe­ra aho­ra uti­li­zar el ca­so Battisti pa­ra dar ca­za a una trein­te­na de te­rro­ris­tas que si­guen fu­ga­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.