Ma­cron pre­ten­de des­ac­ti­var las pro­tes­tas con un de­ba­te na­cio­nal

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

cla­man los cha­le­cos ama­ri­llos y al­gu­nos par­ti­dos, ni ha­blar. “No se con­vo­ca a to­dos los fran­ce­ses a un de­ba­te prohi­bién­do­les ha­blar del ISF. Las con­clu­sio­nes de­ben ser las de los fran­ce­ses, no las pre­vis­tas por el pre­si­den­te”, cri­ti­có el lí­der so­cia­lis­ta, Oli­vier Fau­re, cu­ya for­ma­ción re­cla­ma un re­fe­rén­dum so­bre el re­torno de es­te im­pues­to, cu­ya eli­mi­na­ción le va­lió a Ma­cron el so­bre­nom­bre des­de la iz­quier­da del “pre­si­den­te de los ri­cos”.

El de­ba­te tam­po­co per­mi­ti­rá cues­tio­nar lo­gros so­cia­les co­mo la abo­li­ción de la pe­na de muer­te o el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, se­gún el por­ta­voz del Go­bierno, Ben­ja­min Gri­veaux. Y otra lí­nea ro­ja final: “Es­to no es ni una elec­ción ni un re­fe­rén­dum” so­bre su per­so­na, sub­ra­ya Ma­cron.

La pren­sa fran­ce­sa con­si­de­ra que Ma­cron arries­ga mu­cho en es­ta úl­ti­ma ju­ga­da. La mi­si­va y el de­ba­te son una apues­ta “pe­li­gro­sa” con la que el man­da­ta­rio bus­ca “sal­var los tres años que le que­dan en el Elí­seo”, opi­na Li­bé­ra­tion. Tam­bién Le Mon­de cree que “es su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de no ver el res­to de su man­da­to pa­ra­li­za­do”. Pe­ro el ries­go es al­to, ad­vier­te: “Si el je­fe de Es­ta­do de­ci­de, fi­nal­men­te, no re­te­ner del de­ba­te na­cio­nal más que las mi­ga­jas o me­di­das cos­mé­ti­cas, se ex­pon­drá in­me­dia­ta­men­te —en las elec­cio­nes eu­ro­peas del 26 de ma­yo— a su­frir una des­apro­ba­ción más grave aún que la ac­tual”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.