La in­ves­ti­ga­ción que re­tie­ne a Za­pla­na en pri­sión

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El ex­mi­nis­tro del PP Eduar­do Za­pla­na in­gre­só en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Pi­cas­sent (Va­len­cia) co­mo pre­so pre­ven­ti­vo el 24 de ma­yo, acu­sa­do de 10 de­li­tos de co­rrup­ción re­la­cio­na­dos con su eta­pa de pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na. Al día si­guien­te, su de­fen­sa pi­dió por pri­me­ra vez, sin éxi­to, su pues­ta en li­ber­tad por mo­ti­vos de sa­lud. Des­de en­ton­ces, la jue­za ins­truc­to­ra, Isa­bel Rodríguez, y la Sec­ción Quin­ta de la Au­dien­cia de Va­len­cia, com­pues­ta por tres ma­gis­tra­dos, han re­cha­za­do su ex­car­ce­la­ción en cin­co oca­sio­nes al con­si­de­rar que exis­te ries­go de fu­ga y de que el ex­di­ri­gen­te del PP in­ter­fie­ra en la in­ves­ti­ga­ción, cen­tra­da en lo­ca­li­zar la su­pues­ta fortuna que Za­pla­na —a quien ya se le han de­co­mi­sa­do en Es­pa­ña bie­nes por im­por­te de 10 mi­llo­nes de eu­ros— con­ti­núa ocul­tan­do en el ex­tran­je­ro.

Las pe­ti­cio­nes de li­ber­tad, ba­sa­das en dic­tá­me­nes mé­di­cos y apo­ya­das por re­pre­sen­tan­tes de to­do el ar­co po­lí­ti­co, han au­men­ta­do en dra­ma­tis­mo a me­di­da que la sa­lud de Za­pla­na em­peo­ra. El ex­mi­nis­tro es­tá in­gre­sa­do en el Hos­pi­tal La Fe de Va­len­cia des­de el 18 de di­ciem­bre. En 2015 le de­tec­ta­ron leu­ce­mia y fue in­gre­sa­do en di­ciem­bre de ese año pa­ra so­me­ter­se a un trans­plan­te de mé­du­la ósea. Co­mo con­se­cuen­cia desa­rro­lló la En­fer­me­dad de In­jer­to con­tra Hués­ped, la com­pli­ca­ción más fre­cuen­te y grave en es­te ti­po de ope­ra­cio­nes, que con­sis­te en que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co del do­nan­te ata­ca las cé­lu­las sa­nas del re­cep­tor, so­bre to­do el in­tes­tino, el hí­ga­do y la piel.

Gui­ller­mo Sanz, je­fe de He­ma- to­lo­gía del Hos­pi­tal La Fe, le reali­zó el tras­plan­te, y es el que con­tro­la des­de en­ton­ces su “de­li­ca­do” y “vul­ne­ra­ble” es­ta­do de sa­lud. El mé­di­co con­ver­sa con EL PAÍS me­dian­te What­sApp por­que sos­pe­cha que su te­lé­fono es­tá pin­cha­do, pe­ro se nie­ga a dar más de­ta­lles so­bre el asun­to. El es­pe­cia­lis­ta re­cla­ma que su pa­cien­te per­ma­nez­ca en el cen­tro o en su ca­sa, que no re­tor­ne a la pri­sión. “Tie­ne una de­pre­sión in­mu­ne bru­tal. Tie­ne que se­guir aquí si la al­ter­na­ti­va es la pri­sión”, afir­ma.

Sanz, un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal en su cam­po, ad­vier­te de que la es­tan­cia en pri­sión po­ne en pe­li­gro la vi­da de Za­pla­na, te­sis apo­ya­da por la So­cie­dad Española de He­ma­to­lo­gía. Fuen­tes es­pe­cia­li­za­das con­sul­ta­das por es­te pe­rió­di­co coin­ci­den en que la cár­cel no es un lu­gar ade­cua­do pa­ra un pa­cien­te co­mo Za­pla­na, que pre­sen­ta una com­ple­ji­dad ex­tre­ma.

La vi­sión de los res­pon­sa­bles de la in­ves­ti­ga­ción es di­fe­ren­te. Uno de ellos apun­ta a que cuan­do se co­noz­ca el con­te­ni­do del su­ma­rio, que per­ma­ne­ce ba­jo se­cre­to, y se vea lo que hay en él, al­gu­nos se arre­pen­ti­rán de sus de­cla­ra­cio­nes de es­tos días. En los me­ses an­te­rio­res a su de­ten­ción, pro­si­gue la fuen­te, el ex­mi­nis­tro lle­va­ba una vi­da re­la­ti­va­men­te nor­mal, via­ja­ba re­gu­lar­men­te y par­ti­ci­pa­ba en ac­tos so­cia­les.

Las du­ras crí­ti­cas por man­te­ner­lo pre­so se han cen­tra­do en la ins­truc­to­ra, una jue­za ve­te­ra­na, con fa­ma de ser es­tric­ta y cui­dar po­co las for­mas, quien ha­ce 31 años to­mó de­cla­ra­ción y en­vió a pri­sión a Jo­sé Ma­ría Ruiz-Mateos. La Jun­ta de Jue­ces de Ins­truc­ción de Va­len­cia ca­li­fi­có el viernes de “aco­so sin pre­ce­den- n un le­jano ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en es­te pe­rió­di­co, y aho­ra res­ca­ta­do en sus Pá­gi­nas Es­co­gi­das (Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se) de Ra­fael Sán­chez Fer­lo­sio de­fi­ne me­mo­ra­ble­men­te el fa­ri­seís­mo co­mo el há­bi­to de cons­truir la bon­dad pro­pia con la maldad aje­na. Una prác­ti­ca fre­cuen­te en tiem­pos co­mo el nues­tro, de exas­pe­ran­te mo­ra­li­za­ción de la con­ver­sa­ción pú­bli­ca, don­de ge­ne­ra ma­yor ren­di­mien­to te­ner la vir­tud se­ri­gra­fia­da en una ca­mi­se­ta o col­ga­da en el mu­ro de Fa­ce­book que en la ca­be­za o el co­ra­zón. Pe­ro no hay de qué sor­pren­der­se. En su clá­si­co li­bro Vi­cios or­di­na­rios, un tra­ta­do so­bre las pe­que­ñas vi­le­zas en el mun­do mo­derno, Ju­dith Skh­lar nos ad­vier­te de que la de­mo­cra­cia plu­ra­lis­ta es un sis­te­ma don­de hi­pó­cri­tas y an­ti­hi­pó­cri­tas se in­ter­cam­bian los pa­pe­les de con­ti­nuo. Ex­po­ner la hi­po­cre­sía del ri­val se con­vier­te así en el ar­ma pre­di­lec­ta de la es­gri­ma de­mo­crá­ti­ca, que no es un jue­go de tro­nos, sino un jue­go de más­ca­ras, don­de el jue­go con­sis­te en qui­tar­le la más­ca­ra al opo­nen­te in­ten­tan­do que no se cai­ga la pro­pia.

He aquí el tin­gla­do de la an­ti­gua far­sa, po­dría­mos de­cir re­ci­tan­do a Ja­cin­to Be­na­ven­te. Los ciu­da­da­nos, sen­ta­dos en el au­di­to­rio, lo sa­be­mos y to­le­ra­mos, aun­que a ve­ces nos cues­te re­pri­mir una son­ri­sa ma­li­cio­sa. Por ejem­plo, es­tos días pre­vios a la tes” el tra­ta­mien­to que es­tá re­ci­bien­do la ma­gis­tra­da Rodríguez, con la pu­bli­ca­ción de as­pec­tos que per­te­ne­cen a su más es­tric­ta in­ti­mi­dad, ame­na­zas, des­ca­li­fi­ca­cio­nes e in­sul­tos de to­do ti­po que, en su opinión, “me­nos­pre­cian la in­de­pen­den­cia judicial y so­bre to­do, des­co­no­cen el prin­ci­pio de igual­dad an­te la ley”. La Jun­ta tam­bién re­cor­dó que tan­to los jue­ces de la Sec­ción Quin­ta de la Au­dien­cia de Va­len­cia co­mo la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción son con­tra­rios a de­jar en li­ber­tad a Za­pla­na por- for­ma­ción del nue­vo go­bierno an­da­luz. Co­mo sa­be­mos, la in­ves­ti­du­ra del pre­si­den­te se ha­rá con los vo­tos de Vox, un par­ti­do de de­re­cha ra­di­cal, al­gu­nos de cu­yos plan­tea­mien­tos se si­túan ex­tra­mu­ros del con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal. Tal cir­cuns­tan­cia es uti­li­za­da por el PSOE pa­ra ata­car con gran­des as­pa­vien­tos a PP y Cs. Ocu­rre, sin em­bar­go, que el PSOE se ha­lla en idén­ti­ca si­tua­ción res­pec­to de sus apo­yos par­la­men­ta­rios en el Con­gre­so, y al­gu­nos di­rían que peor: par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas con lí­de­res fu­ga­dos que no ha­ce mu­cho pro­ta­go­ni­za­ron un ata­que al or­den cons­ti­tu­cio­nal, por el cual no mues­tran nin­gún re­mor­di­mien­to. No es fá­cil ex­pli­car esa in­cohe­ren­cia. que es­ti­man, co­mo la ins­truc­to­ra, que hay ries­go de fu­ga.

El mo­ti­vo, se­ña­lan fuen­tes del ca­so, es que es­tán con­ven­ci­dos de que el ex­mi­nis­tro acu­mu­la gran can­ti­dad de fon­dos en el ex­tran­je­ro que po­dría uti­li­zar pa­ra in­ten­tar es­ca­par a pe­sar de su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud. Por ello con­si­de­ran ne­ce­sa­rio man­te­ner­lo pre­so, al me­nos, has­ta re­ci­bir la in­for­ma­ción so­li­ci­ta­da a cin­co paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y eu­ro­peos. Su en­torno re­cha­za el ar­gu­men­to: “En el es­ta­do en el que se en­cuen­tra es im­po­si­ble”.

Za­pla­na es­tá acu­sa­do de co­brar, pre­sun­ta­men­te, mor­di­das por la ad­ju­di­ca­ción de las ITV en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, cu­ya pri­va­ti­za­ción apro­bó el Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co en 1997, y del Plan Eó­li­co Va­len­ciano, en 2003. En es­ta úl­ti­ma fe­cha, el ex­di­ri­gen­te po­pu­lar ya se ha­bía in­cor­po­ra­do al Go­bierno de Jo­sé Ma­ría Az­nar. Pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res creen que el mo­men­to de­ci­si­vo del ama­ño se pro­du­jo an­tes. En enero de 2002, des­pués de un lar­go pro­ce­so de co­ci­na, la Ge­ne­ra­li­tat to­da­vía pre­si­di­da por Za­pla­na pread­ju­di­có, se­gún la ter­mi­no­lo­gía uti­li­za­da en el Dia­rio Ofi­cial de la Ge­ne­ra­li­tat, las 15 zo­nas de parques eó­li­cos de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na a cin­co unio­nes de em­pre­sas. Las mis­mas que un año más tar­de re­sul­ta­ron con­fir­ma­das co­mo ad­ju­di­ca­ta­rias.

No es cier­to, por lo de­más, que de­ba­mos con­for­mar­nos con es­te es­tra­fa­la­rio es­ta­do de co­sas. Por­que no to­do es far­sa en la far­sa, por se­guir con Be­na­ven­te. Hay ve­ces que in­clu­so los po­lí­ti­cos de­jan de com­por­tar­se co­mo po­li­chi­ne­las pa­ra ofre­cer su ca­ra más no­ble, re­le­gan­do por un mo­men­to su sec­ta­ris­mo. Si es cier­to, y no­me­ra afec­ta­ción, que los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas que abar­can a la ma­yo­ría de los vo­tan­tes —PSOE, PP y Cs— vi­ven con preo­cu­pa­ción la emer­gen­cia de ex­tre­mos a la­do y la­do, no tie­nen más que pres­tar­se leal­men­te sus vo­tos, cuan­do la oca­sión lo re­quie­ra, pa­ra ce­gar la in­fluen­cia de los ex­tre­mis­tas. Al fin y al ca­bo, la ex­po­si­ción de la hi­po­cre­sía sir­ve pa­ra re­ve­lar que hay al­go, unos va­lo­res pro­fun­dos, que cen­so­res y cen­su­ra­dos com­par­ten: un hon­do com­pro­mi­so que unos y otros se acu­san re­cí­pro­ca­men­te de ha­ber trai­cio­na­do, pe­ro que exis­te y no se acaba, ni de­be aca­bar­se, cuan­do la far­sa par­ti­dis­ta acaba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.