Mue­re Juan Cue­to, uno de los gran­des co­mu­ni­ca­do­res de Es­pa­ña

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Con­ver­sa­dor ve­loz

Juan Cue­to, uno de los­más im­por­tan­tes co­mu­ni­ca­do­res y es­cri­to­res del si­glo XX en Es­pa­ña, mu­rió ayer en Ma­drid a los 76 años, des­pués de una lar­ga en­fer­me­dad que lo tu­vo fue­ra de las ocu­pa­cio­nes en las que siem­pre fue lí­der del co­no­ci­mien­to y de la ima­gi­na­ción. Es­cri­bió pa­ra es­te pe­rió­di­co, creó Cua­der­nos del Nor­te, di­ri­gió Ca­nal + en Es­pa­ña y tra­ba­jó pa­ra esa com­pa­ñía de ori­gen fran­cés tan­to en Ita­lia co­mo en Fran­cia. Es­cri­bió li­bros, co­mo Pa­sión ca­tó­di­ca, en los que re­co­gió sus agu­das ob­ser­va­cio­nes so­bre el mun­do de la te­le­vi­sión cuan­do, en Es­pa­ña, es­ta no te­nía teó­ri­cos de su in­ge­nio.

En la ca­sa de Cue­to en Gi­jón ha­bía pa­ra­bó­li­cas y en­ci­clo­pe­dias. Era la con­se­cuen­cia de una in­te­li­gen­cia cria­da pa­ra in­ven­tar el fu­tu­ro. Vi­lla Ketty, aque­lla man­sión ra­ra que de­jó un na­zi y que él con­vir­tió en el tem­plo li­ber­ta­rio en el que na­cie­ron sus pro­yec­tos, era el Goo­gle de en­ton­ces. No le bas­ta­ban el [Dic­cio­na­rio] Co­ro­mi­nas o su acen­dra­do co­no­ci­mien­to de la fi­lo­so­fía; quería más y ese plus de la vi­da es­ta­ba fue­ra. El ex­tran­je­ro eran las an­te­nas de su ca­sa; por él ve­nían, al tiem­po que lo re­ci­bía Um­ber­to Eco en Ita­lia, por ejem­plo, los aires con­tem­po­rá­neos que abrían Eu­ro­pa a fron­te­ras que so­lo po­dían ser con­ce­bi­das por los atre­vi­mien­tos de la cien­cia fic­ción.

Su men­ta­li­dad era au­daz ymo­der­na, ul­tra­mo­der­na in­clu­so. Aun así, de la com­bi­na­ción de sus sa­be­res y de sus ac­ti­tu­des na­ció una re­vis­ta, Cua­der­nos del Nor­te, ca­paz de mez­clar a jó­ve­nes y ma­du­ros, a in­te­lec­tua­les de cor­ba­ta y a in­te­lec­tua­les por­dio­se­ros, de to­das las re­gio­nes del­mun­do, des­de la Ar­gen­ti­na de Bor­ges al Mé­xi­co de Oc­ta­vio Paz o a la Fran­cia de Jor­ge Sem­prún. Lo su­yo fue com­bi­nar y lo hi­zo des­de esa geo- gra­fía ex­tra­ña que él con­vir­tió en cen­tral en la vi­da de to­dos los que acu­día­mos en su ayu­da pa­ra en­ten­der qué iba a pa­sar.

Vi­lla Ketty fue la ca­pi­tal de nues­tras bús­que­das, y pa­ra él fue el cen­tro de su re­go­ci­jo de apren­der y en­se­ñar a la vez. Allí na­ció Cua­der­nos del Nor­te (aho­ra sal­drá en fac­sí­mil y es­ta­rá dis­po­ni­ble en ver­sión di­gi­tal) y allí na­ció, pa­ra el pe­rió­di­co as­tu­riano que ayu­dó a fun­dar, As­tu­rias Se­ma­nal, su co­lum­na más ce­le­bra­da, La cue­va del di­no­sau­rio, que lue­go se tras­la­dó a EL PAÍS. Esa úl­ti­ma crea­ción de su plu­ma sin tropiezos en­se­ñó a to­da Es­pa­ña a leer la te­le­vi­sión. Sin ta­búes, sin que su abra­zo a la mo­der­ni­dad lo hi­cie­ra inin­te­li­gi­ble, pedante o ba­rro­co, se sir­vió de la fa­mo­sa ca­ja ton­ta pa­ra es­par­cir opinión y sa­bi­du­ría de los te­mas de ac­tua­li­dad. La con­se­cuen­cia de esa sa­ga­ci­dad pa­ra ver­más allá de lo que se ve (co­mo acon­se­ja­ba Oc­ta­vio Paz) fue­ron tam­bién sus co­lum­nas va­ria­bles, que se pu­bli­ca­ron en va­rias zo­nas del pe­rió­di­co. La so­li­dez de su es­cri­tu­ra ve­nía de su cul­tu­ra, de los li­bros que le­yó con avi­dez se­dien­ta, pe­ro se ba­sa­ba en la li­ge­re­za. En la pro­fun­da li­ge­re­za, en el co­no­ci­mien­to de to­das las ar­tes, des­de la mú­si­ca al hu­mor, a las que se en­fren­tó sin pre­jui­cios. Era tam­bién un con­ver­sa­dor ve­loz, ins­trui­do pa­ra no to­mar­se en se­rio na­da más que lo más des­co­no­ci­do o te­mi­do, así que es­tar con él, es­cu­char­le, era una lec­ción de ale­gría, a la que acu­día­mos mu­chos en tiem­pos en que la so­lem­ni­dad su­do­ro­sa de es­te mun­do ne­ce­si­ta­ba a Ma­fal­da y a Juan Cue­to. De esa mul­ti­tud de co­no­ci­mien­tos y de ac­ti­tu­des con las que acu­dió a la vi­da fue­ra de Vi­lla Ketty na­ció su pa­sión por crear ins­tru­men­tos que die­ran de sí un es­pe­jo de la in­quie­tud prác­ti­ca en la que con­vir­tió su vi­da.

En­tre esos ins­tru­men­tos, Ca­nal +. El Gru­po PRI­SA le en­car­gó la di­rec­ción de ese pro­yec­to de te­le­vi­sión en­ce­rra­da, que cau­só en un mo­men­to de­ter­mi­na­do los ce­los des­qui­cia­dos del Go­bierno de Az­nar, que pu­do lle­var a la cár­cel a Je­sús de Po­lan­co, a Juan Luis Ce­brián y a otros directivos de en­ton­ces. Cue­to se ma­ni­fes­tó co­mo un crea­dor que ha­bía si­do un teó­ri­co; no per­dió sus ma­ne­ras li­ber­ta­rias de ha­cer y de de­cir, pe­ro con­jun­tó al­re­de­dor a un equi­po ra­cio­na­lis­ta que lo ayu­dó a ha­cer de tie­rra, de ma­de­ra, de pie­dra, de nu­bes, sus sue­ños. In­tro­du­jo ci­ne in­só­li­to, fút­bol con vis­tas, in­clu­so fue el que tra­jo a las pan­ta­llas el se­xo ex­plí­ci­to, por lo cual no so­lo per­dió la bu­la de los cu­ras, sino de los que se san­ti­gua­ban es­cu­pien­do. Lue­go se ex­pan­dió él­mis­mo a in­ven­cio­nes pa­re­ci­das en Ita­lia, Fran­cia y Ale­ma­nia. Abar­có Eu­ro­pa, la qui­so. Un día con­ci­bió con Jor­ge Sem­prún un do­cu­men­tal que iba a ser ti­tu­la­do Las lu­ces de Brin­di­si. Él ha­bía es­cu­cha­do a un mu­cha­cho al­ba­nés que quería en­trar a Eu­ro­pa por ese puer­to ita­liano. Re­cha­za­do co­mo hu­bie­ra si­do re­cha­za­do hoy, di­jo an­te las cá­ma­ras: “No im­por­ta, ya he vis­to las lu­ces de Brin­di­si”. De esa ma­te­ria ha­cía Cue­to sus pro­yec­tos y sus sue­ños; siem­pre es­ta­ba re­ci­bien­do no­ti­cias que a la vez eran ideas, la tie­rra nu­bla­da de sus sue­ños.

Su con­tri­bu­ción al pe­rio­dis­mo es­tá lle­na de sa­bi­du­ría; y la vi­da de los que le ro­dea­mos le de­be mu­chí­si­mo. Él nos en­se­ñó a di­vi­dir por dos la so­lem­ni­dad, a creer que to­do era po­si­ble si sa­bías ha­cer­lo o de­cir­lo; es­cri­bió al­gu­nos li­bros, ca­si to­dos re­co­pi­la­cio­nes de sus con­tri­bu­cio­nes a la in­te­li­gen­cia im­pre­sa. Ha­bía que arran­car­le los li­bros con fue­go, con fue­go ami­go, por­que no na­ció pa­ra la va­ni­dad ni pa­ra las ma­yús­cu­las. El úl­ti­mo de sus li­bros, Yo na­cí con la in­fa­mia, lo pu­bli­có Anagra­ma, su edi­to­rial más ha­bi­tual, des-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.