Si­ci­lia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

afael Az­co­na de­cía que el ci­ne ita­liano per­dió su gra­cia cuan­do los guio­nis­tas se com­pra­ron un co­che y de­ja­ron de via­jar en au­to­bús. Ha­bían aban­do­na­do su co­ne­xión con las for­mas po­pu­la­res de en­ten­der el mun­do, es de­cir, de en­ten­der­se ellos mis­mos. Y al­go de eso ha­bía: ahí es­tá I vi­te­llo­ni (1953), del gran Fe­lli­ni, o Il sor­pas­so (1962), del gran Dino Ri­si, pa­ra com­pro­bar las vir­tu­des del trans­por­te pú­bli­co a la ho­ra de na­rrar una his­to­ria sin pre­ten­sión de tras­cen­den­cia. Sin em­bar­go, esa des­co­ne­xión pa­re­ce re­mi­tir, so­bre to­do en las se­ries ita­lia­nas.

Mal­te­se (Sun­dan­ce TV), cu­yos cua­tro pri­me­ros ca­pí­tu­los de la pri­me­ra tem­po­ra­da se ofre­cie­ron de un ti­rón el pa­sa­do do­min­go, en­tron­ca con esa pre­di­lec­ción por lo cri­mi­nal de las te­le­vi­sio­nes ita­lia­nas y lo ha­ce tra­tan­do de en­con­trar per­so­na­jes y diá­lo­gos ape­ga­dos a la reali­dad, has­ta el pun­to que la fic­ción idea­da por Leo­nar­do Fa­so­li y Mad­da­le­na Ra­va­gli (am­bos crea­do­res de Go­mo­rra) y Gian­lu­ca Ma­ria Ta­va­re­lli (uno de los res­pon­sa­bles de Mon­tal­bano) po­dría sub­ti­tu­lar­se “Cró­ni­ca de un tiem­po y un país”.

Es­ta­mos en 1976 y en Tre­pa­ni, Si­ci­lia. La Ma­fia em­pie­za a des­cu­brir las ven­ta­jas fi­nan­cie­ras de la he­roí­na fren­te al con­tra­ban­do de ta­ba­co. Años an­tes, en Le ma­ni su­lla cit­tà (1963), Fran­ces­co Ro­si ya ex­pli­ca­ba las ven­ta­jas de la alian­za de los pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios con el po­der lo­cal. ¡Son las re­ca­li­fi­ca­cio­nes, es­tú­pi­dos!

Mal­te­se pi­co­tea de aquí y de allá y asu­me la ya im­por­tan­te he­ren­cia de los Ca­mi­lle­ri —fan de nues­tro Váz­quez Mon­tal­bán—, Scias­cia o Don­na Leon. Mues­tra los es­fuer­zos de un co­mi­sa­rio que vuel­ve a su ciu­dad pa­ra des­cu­brir a los au­to­res del ase­si­na­to de su ami­go, tam­bién co­mi­sa­rio, ayu­da­do por un gru­po de ins­pec­to­res pró­xi­mo a los inú­ti­les fe­lli­nia­nos. En una bue­na se­rie que apues­ta por el rea­lis­mo no po­dían fal­tar las ren­ta­bles re­la­cio­nes en­tre los po­lí­ti­cos co­rrup­tos, al­gu­nos in­dig­nos re­pre­sen­tan­tes de la jus­ti­cia y los nar­co­tra­fi­can­tes. ¿Ha­brá al­gún día una se­rie Gür­tel?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.