Ni ca­ra­va­na, ni eco­no­mía: fue­ron las mu­je­res

El País (América) - - INTERNACIONAL -

Do­nald Trump le apos­tó a la ca­ra­va­na y per­dió la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Mien­tras el pre­si­den­te usa­ba to­dos sus ac­tos elec­to­ra­les pa­ra aler­tar a sus se­gui­do­res so­bre la in­mi­nen­te in­va­sión del país por par­te de una ca­ra­va­na de re­fu­gia­dos cen­troa­me­ri­ca­nos, las mu­je­res ame­ri­ca­nas se or­ga­ni­za­ban pa­ra vo­tar por mu­je­res.

En los días si­guien­tes a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de mi­tad de man­da­to de Es­ta­dos Uni­dos se hi­cie­ron evi­den­tes dos reali­da­des. La pri­me­ra es que ya na­die ha­bla de la ca­ra­va­na, ni si­quie­ra Trump. La se­gun­da es que, a raíz de su re­cien­te éxi­to elec­to­ral, en Es­ta­dos Uni­dos aho­ra hay más mu­je­res en po­si­cio­nes de po­der que nun­ca. Es­te lo­gro le de­be mu­cho al pre­si­den­te Trump: sus po­lí­ti­cas, su con­duc­ta, y has­ta su estilo, mo­vi­li­za­ron a mi­llo­nes de mu­je­res que, por pri­me­ra vez, “se po­li­ti­za­ron”. Pe­ro en su con­tra.

Pri­me­ro, or­ga­ni­za­ron mul­ti­tu­di­na­rias “mar­chas de las mu­je­res”. Lue­go, se or­ga­ni­za­ron pa­ra que sus re­cla­mos tu­vie­sen con­se­cuen­cias. Des­pués, mi­les de ellas de­ci­die­ron pos­tu­lar­se a car­gos elec­to­ra­les en el Con­gre­so, go­bier­nos fe­de­ra­les y le­gis­la­ti­vos lo­ca­les. Y, fi­nal­men­te, vo­ta­ron ma­si­va­men­te. Y ga­na­ron.

Por aho­ra, la po­li­ti­za­ción de las mu­je­res ha be­ne­fi­cia­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te al Par­ti­do De­mó­cra­ta. Ello es de­bi­do a que, por un la­do, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ya ve­nía su­frien­do des­de ha­ce dé­ca­das de la lla­ma­da bre­cha de gé­ne­ro, es de­cir, la di­fi­cul­tad cró­ni­ca pa­ra atraer mu­je­res a sus fi­las o nom­brar­las en car­gos de im­por­tan­cia. Por otro la­do, tal co­mo lo in­di­can las en­cues­tas y los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, el con­trol del Par­ti­do Re­pu­bli­cano por par­te de Do­nald Trump y los su­yos ha en­san­cha­do aún más la bre­cha de gé­ne­ro. De nue­vo: el re­sul­ta­do de to­do es­to es que se ba­tie­ron ré­cord en cuan­to al nú­me­ro de mu­je­res que de­ci­die­ron ser can­di­da­tas a car­gos elec­to­ra­les, así co­mo el nú­me­ro de ellas que triun­fó en es­tas con­tien­das.

Otra sor­pre­sa de es­tas elec­cio­nes fue que las as­pi­ra­cio­nes y re­cla­mos de las mu­je­res tu­vie­sen más pe­so en el re­sul­ta­do elec­to­ral que la eco­no­mía. Y una sor­pre­sa aún ma­yor es que Trump tam­bién le ha­ya de­di­ca­do más aten­ción y tiem­po a la ca­ra­va­na que a la bo­yan­te si­tua­ción eco­nó­mi­ca. La eco­no­mía ame­ri­ca­na es­tá en fran­ca ex­pan­sión, el des­em­pleo es el más ba­jo en dé­ca­das y los sa­la­rios au­men­tan a un rit­mo que no se veía des­de 2009. Trump, por su­pues­to, hi­zo fre­cuen­te re­fe­ren­cia a la eco­no­mía en sus dis­cur­sos, pe­ro lo que arran­ca­ba los aplau­sos más en­tu­sias­tas de sus se­gui­do­res eran las fe­ro­ces crí­ti­cas a los inmigrantes, a los pe­rio­dis­tas (“los enemi­gos del pue­blo”), y a los di­vi­si­vos te­mas que el pre­si­den­te tan há­bil­men­te ex­plo­ta.

En 1992 Ja­mes Car­vi­lle, el ase­sor del can­di­da­to Bill Clin­ton, acu­ñó la fra­se “¡Es la eco­no­mía, es­tú­pi­do” pa­ra re­cor­dar­le a su equi­po que en­fa­ti­za­ra la dé­bil si­tua­ción eco­nó­mi­ca por la que en­ton­ces es­ta­ba atra­ve­san­do el país. La fra­se ter­mi­nó sien­do el es­lo­gan de esa cam­pa­ña elec­to­ral que lle­vó a Clin­ton a la pre­si­den­cia. En ade­lan­te, fue adop­ta­da, co­mo en una es­pe­cie de man­tra elec­to­ral. No hay que dis­traer­se con otros te­mas: la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es la cla­ve pa­ra ga­nar —o per­der— elec­cio­nes.

Nun­ca sa­bre­mos qué hu­bie­se pa­sa­do si Trump hu­bie­se res­pe­ta­do es­ta re­gla de oro elec­to­ral, y se hu­bie­se con­cen­tra­do en re­sal­tar y ce­le­brar la prós­pe­ra si­tua­ción eco­nó­mi­ca y no le hu­bie­se da­do tan­ta prio­ri­dad a los te­mas que di­vi­den a la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. No hay du­da de que su agen­da, y los men­sa­jes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.