Apo­yo a los es­cua­dro­nes ile­ga­les

El País (América) - - INTERNACIONAL -

A pe­sar de que son ile­ga­les, las mi­li­cias han si­do res­pal­da­das, en di­fe­ren­tes pe­rio­dos, por po­lí­ti­cos y otras au­to­ri­da­des. En Río, es­tos es­cua­dro­nes eran vis­tos co­mo la so­lu­ción con­tra el nar­co­trá­fi­co has­ta que una co­mi­sión par­la­men­ta­ria lo­cal des­ve­ló sus bar­ba­ri­da­des, en 2008. El pro­pio Jair Bol­so­na­ro así lo creía. El en­ton­ces dipu­tado ha­bló en un dis­cur­so so­bre el te­ma: “Nin­gún dipu­tado lo­cal ha­ce cam­pa­ña pa­ra re­du­cir el po­der de fue­go de los nar­cos y la ven­ta de dro­gas en nues­tro Es­ta­do. No. Quie­ren ata­car al mi­li­ciano, que aho­ra es un sím­bo­lo de la mal­dad y es peor que los nar­cos”, de­cla­ró en 2008. “Exis­te el mi­li­ciano que no tie­ne na­da que ver con el ga­to­net [ser­vi­cio irre­gu­lar de te­le­vi­sión por ca­ble] y la ven­ta de gas. Co­bra 850 reales [unos 200 eu­ros al cam­bio de hoy] por mes, el suel­do de un sol­da­do de la po­li­cía mi­li­tar o un bom­be­ro, tie­ne su pro­pia ar­ma y or­ga­ni­za la se­gu­ri­dad en su co­mu­ni­dad. No tie­ne na­da que ver con la ex­plo­ta­ción de ser­vi­cios de gas o trans­por­te. No po­de­mos ge­ne­ra­li­zar”.

Años an­tes, en agos­to de 2003, el ul­tra ha­bía de­fen­di­do en la Cá­ma­ra de los Dipu­tados a un gru­po de ex­ter­mi­nio en el Es­ta­do de Bahía que co­bra­ba 50 reales por ma­tar a jó­ve­nes de la pe­ri­fe­ria. “Quie­ro de­cir a los com­pa­ñe­ros de Bahía que, mien­tras Bra­sil no adop­te la pe­na de muer­te, el cri­men de ex­ter­mi­nio se­rá bien­ve­ni­do. Si no hay es­pa­cio en Bahía, pue­den ve­nir a Río de Ja­nei­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.