“Los da­tos son abru­ma­do­res. Su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo no da­ña al em­pleo”

Pro­fe­sor de Eco­no­mía en Co­lum­bia y pre­mio No­bel 2001

El País (América) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - LUIS DON­CEL,

Jo­seph Sti­glitz pa­re­ce dis­fru­tar des­mon­tan­do ver­da­des que otros co­le­gas con­si­de­ran in­dis­cu­ti­bles. Es­te No­bel de Eco­no­mía de 75 años, exa­se­sor de Bill Clin­ton y José Luis Rodríguez Za­pa­te­ro y ex eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Mun­dial, ejer­ce hoy co­mo pro­fe­sor en Co­lum­bia y po­le­mis­ta ha­bi­tual. For­ma, jun­to a Paul Krug­man, el dream team de los eco­no­mis­tas pro­gre­sis­tas es­ta­dou­ni­den­ses. Con una son­ri­sa pe­ren­ne y mi­ran­do siem­pre a los ojos de su in­ter­lo­cu­tor, ata­ca con igual fie­re­za el au­ge de lí­de­res po­pu­lis­tas, el au­men­to de la desigualdad o la ges­tión eu­ro­pea de la cri­sis. Pe­ro, so­bre to­do, ha en­con­tra­do su ar­chi­ene­mi­go en Do­nald Trump, al que acu­sa no so­lo de una po­lí­ti­ca fis­cal desas­tro­sa y de im­pul­sar una gue­rra co­mer­cial de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles, sino de ata­car “los idea­les ame­ri­ca­nos de li­ber­tad, de­mo­cra­cia y jus­ti­cia pa­ra to­dos”.

La vic­to­ria del Par­ti­do De­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes —y su fra­ca­so en el Se­na­do— co­gió a Sti­glitz en Ma­drid, don­de el miér­co­les par­ti­ci­pó en un fo­ro de in­no­va­ción in­vi­ta­do por Mas­ter­card. A las pocas ho­ras de co­no­cer­se los re­sul­ta­dos de las le­gis­la­ti­vas, el au­tor de El ma­les­tar en la glo­ba­li­za­ción bas­cu­la­ba en­tre la es­pe­ran­za por la con­quis­ta de­mó­cra­ta de una de las dos Cá­ma­ras —“Los re­pu­bli­ca­nos no van a lo­grar apro­bar nin­gu­na ley en el Con­gre­so. No va a ha­ber fon­dos pa­ra el mu­ro, que es­tá aca­ba­do”, ase­gu­ra— y la frus­tra­ción por el he­cho de que el au­men­to de vo­tos de­mó­cra­tas no va­ya a tra­du­cir­se en un gi­ro ra­di­cal en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se.

Sti­glitz no elu­de nin­gún char­co. Pro­to­ti­po de lo que en EE UU de­no­mi­nan “li­be­ral”, aplau­de sin am­ba­ges la de­ci­sión del Go­bierno es­pa­ñol de au­men­tar un 22% el sa­la­rio mí­ni­mo, has­ta 900 eu­ros men­sua­les, un pa­so, se­gún di­ce, “lar­ga­men­te es­pe­ra­do”. Fren­te a los au­gu­rios ca­tas­tro­fis­tas del Ban­co de Es­pa­ña —que ci­fra en 150.000 em­pleos el cos­te de su­bir el sue­lo sa­la­rial— o a la más mo­de­ra­da Co­mi­sión Eu­ro­pea —que es­ta se­ma­na re­du­jo el im­pac­to a 70.000 pues­tos de tra­ba­jo—, Sti­glitz niega la ma­yor.

Cho­que con Bru­se­las

Su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo tie­ne un im­pac­to “in­sig­ni­fi­can­te o in­clu­so po­si­ti­vo” so­bre el em­pleo, sos­tie­ne. Pa­ra jus­ti­fi­car es­ta opi­nión, ci­ta que hay un cen­te­nar de es­tu­dios he­chos en EE UU. “Allí, los da­tos son abru­ma­do­res. Y no se re­fie­ren a subidas del 22% co­mo en Es­pa­ña, sino in­clu­so del 100%, co­mo en Seattle”, ase­gu­ra. Sti­glitz atri­bu­ye las crí­ti­cas a la de­ci­sión de Pe­dro Sán­chez a una vi­sión an­ti­gua ba­sa­da en la pre­sun­ción de que el mer­ca­do de tra­ba­jo fun­cio­na co­mo cual­quier otro mer­ca­do de­fi­ni­do por la ofer­ta y de­man­da, idea que Sti­glitz con­si­de­ra

“una es­pe­cie de creen­cia re­li­gio­sa”. “Los es­tu­dios mues­tran que no es así”, con­clu­ye.

Otra po­lé­mi­ca en la que cha­po­tea con gus­to es el cho­que con Bru­se­las del nue­vo Go­bierno ita­liano a cos­ta de su pre­su­pues­to. Con­si­de­ra a la ter­ce­ra eco­no­mía del eu­ro “un pe­li­gro real pa­ra la

eu­ro­zo­na, tan­to a cor­to co­mo a me­dio pla­zo”. A par­tir de aquí, Sti­glitz tie­ne crí­ti­cas pa­ra to­dos. Al Eje­cu­ti­vo po­pu­lis­ta de Di Maio y Sal­vi­ni re­pro­cha unas cuen­tas po­co rea­lis­tas, ba­sa­das en la idea erró­nea de que re­du­cien­do im­pues­tos lo­gra­rán au­men­tar la re­cau­da­ción. “Es una idea que ya

usó Rea­gan. No ocu­rrió en­ton­ces y pro­ba­ble­men­te no va a ha­cer­lo aho­ra”, ase­gu­ra. Pe­ro el es­ta­dou­ni­den­se —cu­yo úl­ti­mo li­bro, El eu­ro: có­mo la mo­ne­da co­mún ame­na­za el fu­tu­ro de Eu­ro­pa, des­cri­be al eu­ro co­mo un error fru­to de “po­lí­ti­cos no ver­sa­dos en eco­no­mía que pre­ten­dían crear su pro­pia reali­dad”— tam­bién tie­ne mu­ni­ción con­tra la Co­mi­sión Eu­ro­pea. “Sus re­glas de gas­to son erró­neas. Tie­ne que ha­ber re­for­mas. Ita­lia tie­ne ra­zón en ello”, di­ce.

El eco­no­mis­ta no cree que el Go­bierno ita­liano va­ya a dar mar­cha atrás, co­mo hi­zo el grie­go. Y co­mo desen­la­ce más pro­ba­ble vis­lum­bra un es­ce­na­rio en el que Ro­ma lan­ce un ór­da­go a la Co­mi­sión, obli­gán­do­le a ele­gir en­tre ex­pul­sar a Ita­lia del eu­ro o acep­tar que se sal­te a la to­re­ra las nor­mas. “Sal­vi­ni y los su­yos apues­tan a que se­rá Bru­se­las la que dé mar­cha atrás. Y creo que es una bue­na apues­ta”, an­ti­ci­pa.

Ame­na­zas pa­ra la eco­no­mía

En la ges­tión de la cri­sis del eu­ro, Sti­glitz se­ña­la a una gran cul­pa­ble: la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel. “Fue in­con­ce­bi­ble có­mo es­ta­ba dis­pues­ta a sa­cri­fi­car a Gre­cia pa­ra sal­var a los ban­cos ale­ma­nes. Ade­más, ella mis­ma creó un pro­ble­ma in­terno. Su re­tó­ri­ca de si­tuar a Gre­cia co­mo res­pon­sa­ble de la cri­sis por su de­rro­che —cuan­do paí­ses co­mo Es­pa­ña, con su­pe­rá­vit pú­bli­co, tam­bién ca­ye­ron en la cri­sis— lo pu­so muy difícil pa­ra los po­lí­ti­cos ale­ma­nes que que­rían ofre­cer una vi­sión más equi­li­bra­da”, ase­gu­ra. Justo cuan­do la lí­der eu­ro­pea más im­por­tan­te de los úl­ti­mos 15 años em­pie­za a des­pe­dir­se, Sti­glitz so­lo le re­co­no­ce la va­len­tía con la que se en­fren­tó a la cri­sis mi­gra­to­ria. “Pe­ro en­ton­ces tam­po­co lo­gró sus ob­je­ti­vos. Ha si­do su pe­ni­ten­cia por sus pe­ca­dos en la cri­sis del eu­ro”, aña­de con una son­ri­sa ma­lig­na.

Cuan­do se le pre­gun­ta por los gran­des pe­li­gros de la eco­no­mía mun­dial, Sti­glitz no du­da un ins­tan­te: la gue­rra co­mer­cial —lo di­ce él, gran crí­ti­co de los me­ga­tra­ta­dos que EE UU ne­go­cia­ba con la UE y con los paí­ses del Pa­cí­fi­co, acuer­dos a los que Was­hing­ton ha di­cho no— y el len­to adiós al di­ne­ro ul­tra­ba­ra­to por la pro­gre­si­va subida de ti­pos de in­te­rés.

So­bre la pri­me­ra ame­na­za, apun­ta a un cla­ro res­pon­sa­ble: Trump. “Una gue­rra co­mer­cial en­tre las dos gran­des po­ten­cias mun­dia­les se­ría muy da­ñi­na. Aho­ra mis­mo es muy po­si­ble que es­ta­lle el con­flic­to. Aun­que so­lo pongo un pe­ro: Trump no es ra­cio­nal. Y en cual­quier mo­men­to pue­de cam­biar de opi­nión sin nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción ra­cio­nal, co­mo ya hi­zo con Co­rea del Nor­te”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.