La ju­ris­pru­den­cia del “de­pen­de”

La co­li­sión en­tre los de­re­chos a la in­for­ma­ción y a la in­ti­mi­dad es com­ple­ja. Así se pro­nun­cia el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal

El País (América) - - EN PORTADA - POR ÁLEX GRI­JEL­MO

El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha ido se­di­men­tan­do des­de 1979 su ju­ris­pru­den­cia so­bre la co­li­sión en­tre el de­re­cho a la in­for­ma­ción, por un la­do, y el de­re­cho a la in­ti­mi­dad, por otro. Y en ese ca­mino ha pa­sa­do por tres eta­pas: una pri­me­ra (19811986) en la que ven­ce el de­re­cho a la in­ti­mi­dad; una se­gun­da (1986-1989) en la que ya se pon­de­ra más el de­re­cho a la in­for­ma­ción, y fi­nal­men­te la ac­tual (des­de 1989), en la que vie­ne a de­cir que “de­pen­de”.

Ese “de­pen­de” con­ju­ga tres fac­to­res fun­da­men­ta­les: si lo que se cuen­ta tie­ne in­te­rés ge­ne­ral, si se ha com­pro­ba­do con di­li­gen­cia (en lo cual en­tran en jue­go las fuentes) y, fi­nal­men­te, si la per­so­na afec­ta­da per­te­ne­ce al ám­bi­to del sec­tor pú­bli­co o al pri­va­do (sen­ten­cia 336/1993, fun­da­men­to ju­rí­di­co 4º).

So­bre quién se in­for­ma

En efec­to, no es lo mis­mo si la in­for­ma­ción que in­va­de la es­fe­ra per­so­nal afec­ta a una dipu­tada que si im­pli­ca a un car­pin­te­ro. Eso su­ce­de así por­que, se­gún se­ña­la la sen­ten­cia 19/1996, “las per­so­nas pú­bli­cas de­ben so­por­tar un cier­to ma­yor ries­go de in­je­ren­cia en sus de­re­chos de la per­so­na­li­dad que las per­so­nas pri­va­das”.

Traí­do es­to a la si­tua­ción ac­tual, po­de­mos de­cir que se de­bi­li­tan los es­cu­dos pro­tec­to­res de la ex­fis­cal y mi­nis­tra Do­lo­res Delgado y de la ex­mi­nis­tra y ya ex­dipu­tada Do­lo­res de Cos­pe­dal, mien­tras que se le­van­ta un mu­ro en el ca­so del her­mano de un ex­mi­nis­tro, ci­ta­do en una de las gra­ba­cio­nes co­no­ci­das es­tos días.

Qué he­chos se cuen­tan

En se­gun­do tér­mino, la ju­ris­pru­den­cia se­ña­la que la pro­tec­ción au­men­ta en el ca­so de que, aun tra­tán­do­se de car­gos pú­bli­cos, la in­for­ma­ción se re­fie­ra a con­duc­tas pri­va­das “ca­ren­tes de in­te­rés pú­bli­co e in­trans­cen­den­tes pa­ra la for­ma­ción de una opi­nión pú­bli­ca libre”. He ahí la cues­tión fun­da­men­tal en es­te pun­to: si lo que se cuen­ta le ser­vi­rá a la so­cie­dad pa­ra to­mar sus de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas con ma­yor co­no­ci­mien­to y cri­te­rio.

En el ca­so de Delgado, la opi­nión pú­bli­ca ha­brá in­ter­pre­ta­do que una mi­nis­tra en ac­ti­vo ne­gó ha­ber­se reuni­do con el co­mi­sa­rio José Vi­lla­re­jo aun­que ha­bía ce­na­do con él, o que es­cu­chó sin in­mu­tar­se que unos jue­ces con­tra­ta­ron ser­vi­cios se­xua­les de me­no­res. Y se su­po­ne que tam­bién ten­drá en cuen­ta el con­tex­to de una ce­na pri­va­da en la que ella no es­ta­ba ejer­cien­do co­mo fis­cal. En el ca­so de Do­lo­res de Cos­pe­dal ya no se tra­ta de opi­nio­nes ex­pre­sa­das, sino de he­chos que sí eje­cu­tó en el ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­da­des pú­bli­cas.

Có­mo se ha com­pro­ba­do

To­do lo an­te­rior se de­rrum­ba­ría co­mo un cas­ti­llo de nai­pes si fal­ta­se el ele­men­to fun­da­men­tal: la ve­ra­ci­dad, en­ten­di­da co­mo “la di­li­gen­cia exi­gi­ble a un pro­fe­sio­nal”. Es de­cir, la com­pro­ba­ción y am­plia­ción de fuentes, la ve­ri­fi­ca­ción. Y tam­bién si la ob­ten­ción de las gra­ba­cio­nes se sir­vió de alla­na­mien­to de un lu­gar pri­va­do o se hi­zo me­dian­te su­plan­ta­ción de per­so­na­li­dad (sen­ten­cia 12/2012 so­bre cá­ma­ra ocul­ta).

En el ca­so Vi­lla­re­jo ca­be pre­gun­tar­se si se com­pro­bó la ve­ra­ci­dad de lo gra­ba­do, si se con­tras­tó con los im­pli­ca­dos an­tes de su di­fu­sión (im­por­tan­te: an­tes), si no hu­bo omi­sio­nes o ma­ni­pu­la­cio­nes en ori­gen y si se res­pe­ta­ron los da­tos so­bre el con­tex­to y el am­bien­te.

Has­ta aquí lle­gan las con­si­de­ra­cio­nes legales, muy re­su­mi­das. Y des­de aquí en­tra en jue­go la éti­ca de los me­dios y de los po­lí­ti­cos, que de­be de­ter­mi­nar si ten­dre­mos una so­cie­dad me­jor y más libre cuan­do to­dos pue­dan gra­bar a to­dos y usar ese ma­te­rial so­la­men­te en el mo­men­to en que con­ven­ga a sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.