Pa­vor in­dí­ge­na a Bol­so­na­ro

El pre­si­den­te elec­to de Bra­sil des­pro­te­ge a la Fun­da­ción Na­cio­nal del In­dio

El País (América) - - PORTADA - TOM C. AVEN­DA­ÑO BEA­TRIZ JUCÁ São Pau­lo

El ór­gano que de­fien­de en Bra­sil los de­re­chos in­dí­ge­nas del po­de­ro­so lobby de la agri­cul­tu­ra —la Fun­da­ción Na­cio­nal del In­dio (Fu­nai)— de­ja­rá con Jair Bol­so­na­ro de for­mar par­te del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, don­de ha es­ta­do los úl­ti­mos 27 años. Aho­ra de­pen­de­rá del Mi­nis­te­rio de Mu­je­res, Fa­mi­lia y De­re­chos Hu­ma­nos, a pe­sar de que un gru­po de in­dí­ge­nas ha­bía ido has­ta Brasilia pa­ra exi­gir que la mal­tre­cha Fu­nai se que­de en Jus­ti­cia, don­de me­jor pue­de plan­tar ca­ra a los la­ti­fun­dis­tas. Aho­ra, las co­mu­ni­da­des es­tán en aler­ta, co­mo cuan­do oyen el rui­do de un mo­tor, sa­bien­do que se ave­ci­nan cam­bios.

El peor so­ni­do del mun­do pa­ra los in­dí­ge­nas ka­ri­pu­na de Ron­do­nia, al no­roes­te de Bra­sil, son los mo­to­res. No tie­nen ni que ir a su ori­gen en mi­tad de la sel­va pa­ra sa­ber lo que re­pre­sen­tan. Ca­mio­nes, trac­to­res, sie­rras eléc­tri­cas; se­ña­les de que, una vez más, lo úni­co que su­pues­ta­men­te tie­nen en el mun­do, unas tie­rras a 200 ki­ló­me­tros de una ca­pi­tal en mi­tad de la na­da en un país en vías de de­sa­rro­llo, es­tá sien­do in­va­di­do y ex­plo­ta­do, pro­ba­ble­men­te por la­ti­fun­dis­tas ar­ma­dos. Po­co pue­den ha­cer en es­tos ca­sos. De­nun­cian y el pro­ce­so re­sul­tan­te pa­re­ce caer en sa­co ro­to. “Les de­nun­cia­mos por­que los ca­sos van au­men­tan­do”, ex­pli­ca An­dré Ka­ri­pu­na, uno de los lí­der de la co­mu­ni­dad. “Es­tán for­man­do pas­tos y re­ti­ran­do ma­de­ra de nues­tra tie­rra”. Lo mis­mo pa­sa en bue­na par­te de las 305 co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas que que­dan en Bra­sil y mu­chas lo tie­nen peor: los con­flic­tos a ti­ros y ríos de san­gre.

Pe­ro úl­ti­ma­men­te se es­cu­cha un run­rún que ame­na­za con ser to­da­vía peor. Es­te no vie­ne de nin­gún mo­tor sino del Go­bierno en cier­nes, que asu­mi­rá el po­der el 1 de enero pre­si­di­do por el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro. El di­ri­gen­te re­pi­tió en cam­pa­ña que es con­tra­rio a pro­te­ger tie­rras in­dí­ge­nas —an­tes de la cam­pa­ña lle­gó a de­cir es co­mo te­ner mo­nos en un zoo­ló­gi­co— y que la can­ti­dad de te­rri­to­rios de­mar­ca­dos es­tán “so­bre­di­men­sio­na­dos” (las 436 tie­rras su­man 117 mi­llo­nes de hec­tá­reas; el 14% del te­rri­to­rio na­cio­nal bra­si­le­ño). Re­cien­te­men­te, va­rios miem­bros de su ga­bi­ne­te han ma­ni­fes­ta­do ideas pa­re­ci­das, de­sa­tan­do el pa­vor y el te­mor por que al­go te­rri­ble es­tá por lle­gar. Su cé­nit lle­gó el miér­co­les.

Onyx Lo­ren­zo­ni, uno de los prin­ci­pa­les alle­ga­dos del ul­tra­de­re­chis­ta, ha anun­cia­do que la Fun­da­ción Na­cio­nal del In­dio (Fu­nai) —el ór­gano que de­fien­de los de­re­chos in­dí­ge­nas de las em­bes­ti­das de, so­bre to­do, el mu­cho más po­de­ro­so lobby de la agri­cul­tu­ra— de­ja­rá de for­mar par­te del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, don­de ha es­ta­do los úl­ti­mos 27 años. Aho­ra de­pen­de­rá del Mi­nis­te­rio de Mu­je­res, Fa­mi­lia y De­re­chos Hu­ma­nos. Eso a pe­sar de que un gru­po de in­dí­ge­nas ha­bía ido has­ta Brasilia pa­ra exi­gir que la mal­tre­cha Fu­nai se que­da­se en Jus­ti­cia, don­de me­jor pue­de plan­tar ca­ra a los la­ti­fun­dis­tas.

La de­ci­sión con­lle­va sus ries­gos. En Bra­sil hay 471 te­rri­to­rios que ya es­tán de­mar­ca­dos y que son pro­pie­dad de los in­dí­ge­nas que es­ta­ban allí an­tes de que lle­ga­sen los por­tu­gue­ses en 1500; pe­ro to­da­vía hay 246 ca­sos en pro­ce­so de va­lo­ra­ción, y 484 que es­pe­ran ser ana­li­za­dos. Aho­ra, las co­mu­ni­da­des es­tán en aler­ta, co­mo cuan­do oyen el rui­do de un mo­tor, sa­bien­do que se ave­ci­nan cam­bios. “Es­te nue­vo Go­bierno tien­de a unir a los pue­blos in­dí­ge­nas en una re­la­ción que in­tere­sa a esa in­dus­tria. Es un mo­de­lo ex­clu­yen­te, am­bien­tal­men­te in­sos­te­ni­ble y, si se apli­ca a las tie­rras in­dí­ge­nas, pro­vo­ca­rá la des­truc­ción del en­torno”, aler­ta Clé­ber Buz­za­to, di­ri­gen­te del Con­se­jo In­dí­ge­na Mi­sio­na­rio (CIMI). La ministra, Da­ma­res Al­ves, di­jo ayer que cues­tio­na cier­tas de­mar­ca­cio­nes.

Y es­ta me­di­da final no es tan ma­la co­mo la que el equi­po de Bol­so­na­ro ha­bía anun­cia­do pre­via­men­te. El lu­nes, Lo­ren­zo­ni di­jo que es­ta­ban va­lo­ran­do de­jar a la Fu­nai, el ór­gano que de­fien­de a los in­dí­ge­nas del ca­bil­deo de los agri­cul­to­res, en ma­nos del mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, lo que cau­só un re­vue­lo en­tre los prin­ci­pa­les ac­ti­vis­tas bra­si­le­ños. Pa­ra unos, Bol­so­na­ro es­ta­ba si­guien­do la clá­si­ca es­tra­te­gia de crear una gran po­lé­mi­ca an­tes de anun­ciar una me­di­da re­la­ti­va­men­te me­nos po­lé­mi­ca. Pe­ro pa­ra otros, ese cam­bio se­ría co­mo de­jar el gallinero en ma­nos de un lo­bo. Y el me­ro he­cho de que se es­tu­vie­se va­lo­ran­do un cam­bio tan ra­di­cal en las re­la­cio­nes en­tre el go­bierno y las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas pa­re­cía re­su­mir de has­ta dón­de lle­ga­ba el des­pre­cio de Bol­so­na­ro. “Sig­ni­fi­ca­ría la des­pro­tec­ción de los in­dí­ge­nas”, ex­pli­có en­ton­ces a EL PAÍS So­nia Gua­ja­ja­ra, una de las ac­ti­vis­tas más co­no­ci­das en Bra­sil.

Una cons­tan­te en la his­to­ria bra­si­le­ña es que cual­quier cam­bio en las dispu­tas te­rri­to­ria­les con­lle­va san­gre. Y ha­ce años que las de­bi­li­ta­das co­mu­ni­da­des tra­di­cio­na­les san­gran más que nun­ca: en 2017 hu­bo 70 ho­mi­ci­dios por con­flic­tos de te­rri­to­rio, nue­ve más que en 2016 y más del do­ble que en 2013. Es­to in­clu­ye otro ti­po de gru­pos que no son in­dí­ge­nas, pe­ro los in­dí­ge­nas sue­len lle­var­se la peor par­te. Ha­ce dos años, miem­bros de la co­mu­ni­dad Dou­ra­dos-Amam­bai Per­guá, en Caa­ra­pó (Ma­to Gros­so del Sur), ocu­pa­ron un te­rri­to­rio que es­ta­ba en pro­ce­so de ser de­mar­ca­do. Fue­ron re­ci­bi­dos a ti­ros e in­ten­ta­ron de­fen­der­se con fle­chas. Uno mu­rió y cin­co re­sul­ta­ron he­ri­dos, in­clui­do un ni­ño de 12 años. Es­tas es­ce­nas si­guen sien­do la reali­dad dia­ria de los in­dí­ge­nas bra­si­le­ños. La que mu­chos te­men que em­peo­re ra­di­cal­men­te a par­tir del 1 de enero.

Pro­me­sas in­cum­pli­das

Eso sa­bien­do que lle­va años sin me­jo­rar. En Bra­sil, la cons­ti­tu­ción de 1988 estableció que el Go­bierno de­bía de­mar­car los te­rre­nos in­dí­ge­nas en cin­co años. No ocu­rrió. El pro­ce­so es lar­go y es­tá lleno de ten­sio­nes en­tre las pro­pias co­mu­ni­da­des y los su­ce­si­vos go­bier­nos en Brasilia, que no sue­len te­ner fuer­za pa­ra plan­tar­le ca­ra al gru­po de pre­sión agro­pe­cua­rio. El Go­bierno de Dil­ma Rous­seff (2011-2016) fue el que me­nos de­mar­có en la his­to­ria re­cien­te, y la si­tua­ción se agra­vó cuan­do su vi­ce­pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer, se hi­zo con el po­der tras el jui­cio po­lí­ti­co por el que fue des­ti­tui­da. Te­mer di­rec­ta­men­te no de­mar­có tie­rra al­gu­na. Y en las que ya es­ta­ban de­mar­ca­das, no com­ple­tó la re­ti­ra­da de la­ti­fun­dis­tas que las ha­bían ocu­pa­do.

Tam­bién la Fu­nai es­tá más dé­bil que nun­ca. Los ca­bil­de­ros del sec­tor agro­pe­cua­rio en el Con­gre­so han lo­gra­do de­rri­bar a dos pre­si­den­tes en me­nos de un año. “Y nues­tra preo­cu­pa­ción es que to­do pue­de em­peo­rar”, sus­pi­ra An­dré Ka­ri­pu­na. El con­tac­to de su co­mu­ni­dad con el hom­bre blan­co, en 1970, su­pu­so in­con­ta­bles muer­tes, de­bi­do a en­fer­me­da­des y con­flic­tos. “He­mos lle­ga­do a ser tan so­lo ocho y hoy so­mos 58 en la al­dea. Su­fri­mos ame­na­zas de muer­te, pe­ro tam­bién he­mos su­fri­do las ma­tan­zas de otros pue­blos”. En su ca­so, con­si­guie­ron la de­mar­ca­ción ha­ce ca­si 20 años. Sus 152.000 son su­yas. Has­ta que lle­gan los mo­to­res.

En la his­to­ria del país las dispu­tas te­rri­to­ria­les han aca­ba­do con san­gre

/ E. P. (AP)

Dos lí­de­res in­dí­ge­nas, en una mar­cha con­tra el fu­tu­ro Go­bierno de Bol­so­na­ro, el jue­ves en Brasilia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.