Le­nín Mo­reno in­vi­ta a As­san­ge a de­jar la Em­ba­ja­da ecua­to­ria­na en Lon­dres

El País (América) - - INTERNACIONAL - SA­RA ES­PA­ÑA,

Le­nín Mo­reno ha pa­sa­do de ma­ni­fes­tar sin ta­pu­jos su in­co­mo­di­dad por la pre­sen­cia del fun­da­dor de Wi­ki­leaks, Ju­lian As­san­ge, en la em­ba­ja­da ecua­to­ria­na de Lon­dres a in­vi­tar­le a

Ju­lian As­san­ge bus­có re­fu­gio en la Em­ba­ja­da de Ecua­dor en Lon­dres en 2012, cuan­do en­fren­ta­ba car­gos en Sue­cia por pre­sun­tos abu­sos se­xua­les. Esa cau­sa fue ar­chi­va­da pe­ro el fun­da­dor de Wi­ki­leaks te­me que si sa­le de la le­ga­ción di­plo­má­ti­ca pue­da ser de­te­ni­do por las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas, que le re­quie­ren por ha­ber vul­ne­ra­do me­di­das cau­te­la­res, y des­pués ser ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos para res­pon­der por la re­ve­la­ción de se­cre­tos de Es­ta­do por par­te de Wi­ki­leaks.

De ahí que el pre­si­den­te de Ecua­dor ha­ya re­afir­ma­do que, en con­ver­sa­ción con el Go­bierno del Reino Uni­do, le han ase­gu­ra­do que tal es­ce­na­rio no se da­rá. “Nos en­via­ron una co­mu­ni­ca­ción ofi­cial del Go­bierno bri­tá­ni­co in­di­can­do que la Cons­ti­tu­ción de Gran Bre­ta­ña im­pi­de que una per­so­na sea ex­tra­di­ta­da a un si­tio don­de co­rra pe­li­gro su vi­da”, in­sis­tió Mo­reno.

Aun así, el aus­tra­liano ten­drá que res­pon­der por in­cum­plir la libertad con­di­cio­nal. “No ol­vi­de­mos que él no se pre­sen­tó a los juz­ga­dos bri­tá­ni­cos y tie­ne que pa­gar una pe­na no lar­ga por aque­llo. Eso lo de­ci­di­rá la Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca”, pre­ci­só Mo­reno.

El pre­si­den­te ecua­to­riano apro­ve­chó la en­tre­vis­ta con­jun­ta con va­rias ra­dios na­cio­na­les para acla­rar, por se­gun­da vez, otro asun­to re­la­cio­na­do con As­san­ge y sus pro­ble­mas con Es­ta­dos ir­se. Su tiem­po de asi­lo en la se­de di­plo­má­ti­ca pa­re­ce que es­tá a pun­to de ago­tar­se, des­pués de seis años. “Es­tá he­cho el ca­mino para que el señor As­san­ge to­me la de­ci­sión de sa­lir a una ca­si libertad”, ase­gu­ró Mo­reno el jue­ves en Uni­dos. Se tra­ta de Paul Ma­na­fort. El en­ton­ces je­fe de cam­pa­ña de Do­nald Trump se reunió con Le­nín Mo­reno en ma­yo de 2017, jus­to des­pués de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Ecua­dor que ga­nó. Se­gún la ver­sión ofi­cial, Ma­na­fort acom­pa­ña­ba una en­tre­vis­ta con me­dios lo­ca­les y pre­ci­só que Reino Uni­do ha ga­ran­ti­za­do que el aus­tra­liano no se­rá ex­tra­di­ta­do a nin­gún país si su vi­da co­rre pe­li­gro. El te­mor de As­san­ge ha si­do siem­pre el ser ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos. a un gru­po de in­ver­so­res chi­nos que es­ta­ban in­tere­sa­dos en par­ti­ci­par en sec­to­res es­tra­té­gi­cos de Ecua­dor. Sin em­bar­go, co­mo la Cons­ti­tu­ción ecua­to­ria­na im­pi­de que ha­ya ca­pi­tal ex­tran­je­ro en ese ti­po de ne­go­cios, la reunión ter­mi­nó sin acuer­do. Mo­reno ha que­ri­do acla­rar que no se ha­bló en nin­gún mo­men­to de Ju­lian As­san­ge, que es lo que es­tá in­ves­ti­gan­do Es­ta­dos Uni­dos, se­gún des­ve­ló el ca­nal es­ta­dou­ni­den­se CNN ha­ce unos días, des­pués de que el dia­rio The Guar­dian pu­bli­ca­se que As­san­ge y Ma­na­fort tam­bién se ha­bían reuni­do.

Si el aus­tra­liano fi­nal­men­te se mar­cha de la em­ba­ja­da pon­drá fin a los me­ses de fric­ción que ha vi­vi­do des­de que Ecua­dor re­no­vó a su pre­si­den­te. Cuan­do go­ber­na­ba Ra­fael Co­rrea, la con­vi­ven­cia con el fun­da­dor de Wi­ki­leaks en la se­de di­plo­má­ti­ca se man­tu­vo sin dis­cre­pan­cias, pe­ro la lle­ga­da de Le­nín Mo­reno al po­der cam­bió el pa­no­ra­ma. A fi­na­les de 2017, el man­da­ta­rio ecua­to­riano exi­gió a As­san­ge que fir­ma­ra un do­cu­men­to don­de se com­pro­me­tía a no ha­cer pro­nun­cia­mien­tos so­bre asun­tos de po­lí­ti­ca in­ter­na de otros paí­ses. An­te su in­cum­pli­mien­to, du­ran­te la cri­sis se­ce­sio­nis­ta de Ca­ta­lu­ña en Es­pa­ña, Mo­reno de­ci­dió in­co­mu­ni­car al hac­ker y ne­gar­le el ac­ce­so a in­ter­net.

Pro­to­co­lo y al­ter­na­ti­vas

A me­dia­dos de oc­tu­bre de es­te año, el Go­bierno ecua­to­riano le im­pu­so un pro­to­co­lo de con­vi­ven­cia que le obli­ga­ba a pa­gar sus gas­tos de ma­nu­ten­ción, a so­me­ter­se a exá­me­nes mé­di­cos tri­mes­tra­les y a que sus vi­si­tas sean au­to­ri­za­das pre­via­men­te, a cam­bio de re­cu­pe­rar la co­ne­xión a in­ter­net. As­san­ge pro­tes­tó por el nue­vo ré­gi­men por­que, se­gún de­nun­ció, vul­ne­ra­ba sus de­re­chos hu­ma­nos y por­que, in­di­rec­ta­men­te, for­za­ba su sa­li­da de la em­ba­ja­da. Si no cum­plía con las con­di­cio­nes, Ecua­dor po­dría re­ti­rar­le el asi­lo.

Es­ta no es la pri­me­ra vez que el país la­ti­noa­me­ri­cano idea­ba al­ter­na­ti­vas para re­sol­ver el asun­to de As­san­ge. A fi­na­les de 2017, con­ce­dió al aus­tra­liano la na­cio­na­li­dad ecua­to­ria­na, pe­se a que no cum­plía to­dos los re­qui­si­tos de la le­gis­la­ción nacional, para que pu­die­ra ac­ce­der a un sal­vo­con­duc­to di­plo­má­ti­co y, con ello, tras­la­dar­se a la em­ba­ja­da en Ru­sia. Reino Uni­do no lo acep­tó.

/ FA­CUN­DO ARRI­ZA­BA­LA­GA (EFE)

As­san­ge, en el bal­cón de la Em­ba­ja­da de Ecua­dor en Lon­dres, en ma­yo de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.