Ofen­si­va con­tra la po­bre­za y el te­rro­ris­mo en el Sahel

Do­nan­tes in­ter­na­cio­na­les se com­pro­me­ten a fi­nan­ciar con 2.400 mi­llo­nes 40 pro­yec­tos de de­sa­rro­llo en tres años La apues­ta por la se­gu­ri­dad no ha fun­cio­na­do pe­se al des­plie­gue mi­li­tar

El País (América) - - INTERNACIONAL - JO­SÉ NA­RAN­JO,

La po­bre­za, el cam­bio cli­má­ti­co y la pe­ne­tra­ción del yiha­dis­mo ra­di­cal han con­ver­ti­do al Sahel, esa vas­ta fran­ja de tie­rra al sur del de­sier­to del Sáha­ra, en un polvorín de con­flic­tos co­mo los de Ma­lí o Bo­ko Ha­ram. Pa­ra tra­tar de fre­nar el avan­ce del te­rro­ris­mo, el G5 del Sahel (Mau­ri­ta­nia, Bur­ki­na Fa­so, Chad, Ní­ger y Ma­lí), una or­ga­ni­za­ción na­ci­da en 2014 con un en­fo­que mi­li­tar, ha de­ci­di­do dar un ma­yor pe­so a la lu­cha con­tra el pa­ro, la po­bre­za y las de­sigual­da­des. Ayer, la con­fe­ren­cia de do­nan­tes de Nuak­chot se ce­rró con un com­pro­mi­so de unos 2.400 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos tres años pa­ra 40 pro­yec­tos de de­sa­rro­llo, ba­jo la pre­mi­sa de que la me­jor ma­ne­ra de com­ba­tir la ra­di­ca­li­za­ción de los jó­ve­nes es ofre­cer­les un fu­tu­ro.

En los pa­si­llos del vie­jo Pa­la­cio de Con­gre­sos de la ca­pi­tal mau­ri­ta­na se res­pi­ra­ba un am­bien­te de sa­tis­fac­ción. El ob­je­ti­vo ini­cial de 1.900 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra po­ner en mar­cha el Plan de In­ver­sio­nes Prio­ri­ta­rio (PIP) se su­peró con cre­ces, en una ini­cia­ti­va que tie­ne cua­tro ejes: go­ber­nan­za, re­si­lien­cia de la po­bla­ción an­te el cam­bio cli­má­ti­co, cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ras y se­gu­ri­dad. “Te­ne­mos que ase­gu­rar a la po­bla­ción una vi­da de­cen­te y con dig­ni­dad pa­ra evi­tar que cai­gan en ma­nos de los ra­di­ca­les”, di­jo el pre­si­den­te mau­ri­tano Moha­med Ould Ab­de­la­ziz. Su ho­mó­lo­go ni­ge­rino, Mahamadou Is­sou­fou, in­sis­tió en que “la se­gu­ri­dad y el de­sa­rro­llo son in­di­so­cia­bles”.

En­tre los prin­ci­pa­les do­nan­tes des­ta­ca Fran­cia, cu­yo mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jean-Yves Le Drian, com­pro­me­tió 500 mi­llo­nes, y la Unión Eu­ro­pea, que apor­ta­rá otros 800, se­gui­dos de EE UU, Ale­ma­nia y paí­ses co­mo Ara­bia Sau­dí y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, y or­ga­nis­mos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les. España pro­me­tió 85 mi­llo­nes. La Alian­za por el Sahel, crea­da a ins­tan­cias de Pa­rís y Ber­lín y en la que par­ti­ci­pa Ma­drid, ca­na­li­za los fon­dos co­mo uno de los gran­des ava­les in­ter­na­cio­na­les del G5.

El PIP po­ne el fo­co en las re­gio­nes más afec­ta­das por la vio­len­cia, co­mo Tom­buc­tú y Me­na­ka en Ma­lí o el nor­te de Bur­ki­na. En­tre los 40 pro­yec­tos apro­ba­dos, el se­cre­ta­rio per­ma­nen­te del G5 del Sahel, el ni­ge­rino Ma­man Sam­bou Si­di­kou, des­ta­có la pro­mo­ción de la agri­cul­tu­ra adap­ta­da al cam­bio cli­má­ti­co, el re­fuer­zo de la edu­ca­ción pa­ra to­dos, la pre­ven­ción de con­flic­tos in­ter­co­mu­ni­ta­rios, la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras que sa­quen del ais­la­mien­to a vas­tas re­gio­nes del Sahel, la elec­tri­fi­ca­ción de zo­nas ru­ra­les o la ex­trac­ción de agua me­dian­te ener­gías re­no­va­bles.

Y es que el pa­no­ra­ma es des­alen­ta­dor. En Gao, en el nor­te de Ma­lí, no hay día en que un vehícu­lo no pi­se una mi­na o al­guien fa­llez­ca en un aten­ta­do. En el cen­tro del país, po­bla­ción peul y do­gon se en­fren­ta en­tre sí en ma­tan­zas in­ter­co­mu­ni­ta­rias es­ti­mu­la­das por ra­di­ca­les y el Ejér­ci­to. Ní­ger, gol­pea­da por la vio­len­cia de Bo­ko Ha­ram en el es­te, aca­ba de de­cre­tar el es­ta­do de ex­cep­ción en el otro ex­tre­mo de su te­rri­to­rio, por los cons­tan­tes se­cues­tros y ata­ques de ra­di­ca­les pro­ce­den­tes tan­to de Ma­lí co­mo de Bur­ki­na. En el nor­te del país rei­na la in­se­gu­ri­dad por la pre­sen­cia de gru­pos ar­ma­dos fue­ra de con­trol. En el la­go Chad, el au­men­to de la ac­ti­vi­dad de Bo­ko Ha­ram ha pro­vo­ca­do una nue­va ola de re­fu­gia­dos.

El acen­to pues­to en la se­gu­ri­dad no ha fun­cio­na­do. Por un la­do, el G5 no ha lo­gra­do mo­vi­li­zar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra el pleno fun­cio­na­mien­to de su fuer­za mi­li­tar, que cuen­ta con unos 5.000 efec­ti­vos de los cin­co paí­ses y que ape­nas ha par­ti­ci­pa­do en una de­ce­na de ope­ra­cio­nes de es­ca­so éxi­to. Por otro, nun­ca hu­bo tan­ta pre­sen­cia mi­li­tar en la re­gión, des­de el pro­pio G5 y los Ejér­ci­tos na­cio­na­les has­ta la fuer­za de la ONU en Ma­lí, con más de 10.000 sol­da­dos, pa­san­do por los 5.000 de la Ope­ra­ción fran­ce­sa Bark­ha­ne, la mi­sión de for­ma­ción de la UE en Kou­li­ko­ro o la dis­cre­ta pe­ro só­li­da pre­sen­cia es­ta­dou­ni­den­se en Ní­ger.

La ma­yor ac­ti­vi­dad de Bo­ko Ha­ram ha pro­vo­ca­do otra ola de re­fu­gia­dos

Malnu­tri­ción agu­da

El Sahel es­tá pla­ga­do de mi­li­ta­res, pe­ro el ra­di­ca­lis­mo se ex­tien­de a lo­mos de la po­bre­za. Co­mo aler­tan Ox­fam, Ac­ción con­tra el Ham­bre y Sa­ve the Chil­dren, es la re­gión del mun­do que ha ex­pe­ri­men­ta­do un ma­yor au­men­to del ham­bre en la úl­ti­ma dé­ca­da, 13,1 mi­llo­nes de per­so­nas malnu­tri­das en 11 años se­gún la ONU. Es­te año ha si­do es­pe­cial­men­te du­ro, con dos mi­llo­nes de ni­ños en si­tua­ción de malnu­tri­ción agu­da se­ve­ra y ta­sas su­pe­rio­res al 15% en zo­nas de Mau­ri­ta­nia, Ní­ger y Chad. Ya no se pue­de ha­blar de ham­bru­nas pe­rió­di­cas en el Sahel, sino de una “cri­sis ali­men­ta­ria es­truc­tu­ral y om­ni­pre­sen­te” en la que el avan­ce del de­sier­to o la al­ta na­ta­li­dad son fac­to­res de­ci­si­vos y po­co te­ni­dos en cuen­ta. Las mi­gra­cio­nes, so­bre to­do del cam­po a la ciu­dad, son una con­se­cuen­cia más de to­do ello.

Des­de su crea­ción en 2014, el G5, un club de paí­ses en­tre los que se en­cuen­tran los más po­bres del mun­do, se ha ido con­so­li­dan­do co­mo un ac­tor ca­da vez más re­le­van­te y di­ná­mi­co en la re­gión. Pa­ra Eu­ro­pa, se ha con­ver­ti­do en un so­cio ne­ce­sa­rio. La Alian­za por el Sahel, que pre­vé in­ver­tir has­ta 8.000 mi­llo­nes en los pró­xi­mos años, es una bue­na mues­tra de es­ta preo­cu­pa­ción.

/ T. S. (AFP)

Sol­da­dos mau­ri­ta­nos de la fuer­za mi­li­tar con­jun­ta del G5, en no­viem­bre en la fron­te­ra con Ma­lí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.