Chi­na lan­za la pri­me­ra mi­sión de la his­to­ria a la ca­ra ocul­ta de la Lu­na

La na­ve, que alu­ni­za­rá a prin­ci­pios de enero, re­co­ge­rá da­tos que per­mi­ti­rán es­cla­re­cer al­gu­nos de los prin­ci­pa­les interrogantes so­bre el la­do oscuro del sa­té­li­te

El País (América) - - SOCIEDAD - MA­CA­RE­NA VIDAL LIY,

Chi­na ha lan­za­do una mi­sión es­pa­cial his­tó­ri­ca. Ayer de ma­dru­ga­da (vier­nes por la tar­de, en España), la na­ve no tri­pu­la­da Chang’e 4, con un vehícu­lo de ex­plo­ra­ción a bor­do, fue lan­za­da ca­mino a la Lu­na pa­ra in­ten­tar alu­ni­zar en su ca­ra ocul­ta, al­go que has­ta aho­ra no se ha­bía he­cho ja­más. Es un paso más en el am­bi­cio­so pro­gra­ma chino de ex­plo­ra­ción es­pa­cial.

Pe­kín no ha si­do pro­li­jo en de­ta­lles pre­vios al lan­za­mien­to, ni tam­po­co en los pos­te­rio­res. Has­ta cua­tro ho­ras an­tes del mo­men­to pre­vis­to (en­tre las 2,15 y 2,34 de la ma­ña­na del sá­ba­do en Chi­na, en­tre las 19,15 y las 19,34 del vier­nes en la España pe­nin­su­lar) no hu­bo con­fir­ma­ción ofi­cial de los pla­nes, que lle­ga­ron a tra­vés de una no­ti­fi­ca­ción del go­bierno lo­cal de Xi­chang, don­de se en­cuen­tra la ba­se es­pa­cial. Mi­nu­tos más tar­de se pu­do ver el lan­za­mien­to en strea­ming a tra­vés de la web de una aso­cia­ción de as­tró­no­mos. Una ho­ra des­pués del des­pe­gue, es­te fue con­fir­ma­do por la ca­de­na es­ta­tal CGTN, que ase­gu­ró que ha­bía si­do un éxi­to.

Chang’e 4 (así lla­ma­da en ho­nor de una dio­sa que, se­gún la mi­to­lo­gía chi­na, ha­bi­ta en la Lu­na), alu­ni­za­rá en los pri­me­ros días de enero; a las po­cas ho­ras emer­ge­rá el vehícu­lo de ex­plo­ra­ción, que em­pe­za­rá a re­co­rrer el pai­sa­je lu­nar y a trans­mi­tir da­tos que per­mi­tan es­cla­re­cer al­gu­nos de los prin­ci­pa­les interrogantes so­bre la ca­ra ocul­ta de nues­tro sa­té­li­te.

Ese la­do oscuro, que des­de la Tie­rra no se pue­de ver, es muy dis­tin­to del que co­no­ce­mos. Si la ca­ra vis­ta mues­tra ma­res lla­nos de ba­sal­to y re­la­ti­va­men­te po­cos crá­te­res, el otro la­do es­tá lleno de crá­te­res y su com­po­si­ción pa­re­ce di­fe­ren­te. La mi­sión chi­na po­dría re­ca­bar da­tos so­bre la his­to­ria y la geo­lo­gía de es­te área des­co­no­ci­da del sa­té­li­te.

Pro­ba­ble­men­te, se­gún el es­tu­dio pu­bli­ca­do por cien­tí­fi­cos chi­nos en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Jour­nal of Geophy­si­cal Re­search ,de la Aso­cia­ción Geo­fí­si­ca Es­ta­dou­ni­den­se, la to­ma de tie­rra de Chang’e 4 se pro­du­ci­rá en el crá­ter Von Kár­mán. Es­ta con­ca­vi­dad, de 186 ki­ló­me­tros de diá­me­tro, for­ma par­te de la cuen­ca Po­lo Sur-Ait­ken, el ma­yor crá­ter de im­pac­to co­no­ci­do en el sis­te­ma so­lar y uno de los más an­ti­guos de la Lu­na. Es po­si­ble, cru­zan los de­dos los cien­tí­fi­cos, que la cuen­ca con­ten­ga ma­te­rial del sub­sue­lo lu­nar, que po­dría apor­tar im­por­tan­te in­for­ma­ción.

Has­ta aho­ra no se ha­bía in­ten­ta­do una mi­sión si­mi­lar a la de Chang’e 4 de­bi­do a las di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas. Con la ma­sa de la Lu­na in­ter­pues­ta en­tre la Tie­rra y la na­ve es­pa­cial, era com­pli­ca­do es­ta­ble­cer un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción que per­mi­tie­ra a los in­ge­nie­ros en la ba­se en­viar ins­truc­cio­nes a la son­da pa­ra su des­cen­so a la su­per­fi­cie. El mis­mo pro­ble­ma se plan­tea­ba pa­ra que el vehícu­lo ex­plo­ra­dor pu­die­ra trans­mi­tir sus da­tos.

Pa­ra sol­ven­tar es­te pro­ble­ma, Chi­na en­vió en ma­yo su sa­té­li­te Que­qiao, que en­tró en ór­bi­ta en ju­nio, a una dis­tan­cia en­tre 65.000 y 80.000 ki­ló­me­tros más allá de la Lu­na. El sa­té­li­te re­ci­bi­rá las ins­truc­cio­nes de la ba­se ae­ro­es­pa­cial en la Tie­rra pa­ra re­en­viár­se­las a la son­da y al vehícu­lo ex­plo­ra­dor, y vi­ce­ver­sa.

Muy li­ge­ro

La son­da es her­ma­na de la Chang’e 3 que en 2013 ate­rri­zó en la ca­ra lu­mi­no­sa de la Lu­na con el ex­plo­ra­dor lu­nar Yu­tu a bor­do. La mi­sión se con­si­de­ró un éxi­to, aun­que Yu­tu (lie­bre de ja­de, en man­da­rín) ape­nas lo­gró re­co­rrer 110 me­tros an­tes de que sus sis­te­mas fa­lla­ran sin re­pa­ra­ción po­si­ble. En es­te ca­so, pre­ci­sa­ba el res­pon­sa­ble del pro­gra­ma de ex­plo­ra­ción lu­nar chino, Wu Wei­ren, en una rue­da de pren­sa en agos­to, el vehícu­lo es­pa­cial se ha di­se­ña­do con una “ma­yor adap­ta­bi­li­dad” a los te­rre­nos abrup­tos. El ar­te­fac­to, se­gún Wu, es “el más li­ge­ro del mun­do de su cla­se”, con 140 ki­los de pe­so. El ro­ver tie­ne seis rue­das y es­ta­rá do­ta­do de una cá­ma­ra pa­no­rá­mi­ca, ra­dar y un es­pec­tró­me­tro de imá­ge­nes in­fra­rro­jas, en­tre otros equi­pos.

La mi­sión, ade­más de ana­li­zar los da­tos de la su­per­fi­cie lu­nar, tam­bién in­clui­rá otros ex­pe­ri­men­tos cien­tí­fi­cos. Chang’e 4 lle­va­rá a bor­do hue­vos de gu­sano de se­da, se­mi­llas de pa­ta­ta y de flo­res pa­ra ob­ser­var la ger­mi­na­ción, cre­ci­mien­to y res­pi­ra­ción en las con­di­cio­nes de ba­ja gra­ve­dad en la su­per­fi­cie lu­nar.

El pro­gra­ma es­pa­cial chino ha lo­gra­do enor­mes progresos en la úl­ti­ma dé­ca­da. Aún es­tá muy por de­trás en cuan­to a tec­no­lo­gía y pre­su­pues­to con res­pec­to a Es­ta­dos Uni­dos: se cal­cu­la que su pre­su­pues­to ron­da los 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res, fren­te a los 40.000 de la agen­cia es­pa­cial es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro cuen­ta con la ventaja de re­ci­bir el res­pal­do inequí­vo­co del Go­bierno chino. En­ca­ja per­fec­ta­men­te en la es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que se ha fi­ja­do Pe­kín, que quie­re pri­mar la in­no­va­ción y el de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Si ya ha da­do los pri­me­ros pa­sos pa­ra cons­truir una es­ta­ción es­pa­cial, la Tian­gong-3, que se es­pe­ra que pue­da es­tar lis­ta pa­ra 2022, pa­ra 2030 Chi­na se plan­tea en­viar una mi­sión tri­pu­la­da a la Lu­na, un ob­je­ti­vo al que EE UU ha re­nun­cia­do.

Ima­gen de la ca­ra ocul­ta de la Lu­na to­ma­da por una cá­ma­ra de un sa­té­li­te de la NASA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.