Luz de lu­na

El País (América) - - SOCIEDAD -

La ca­rre­ra es­pa­cial ha si­do un po­co co­mo la ló­gi­ca de los me­dios. Una vez sol­ven­ta­do el pro­ble­ma de via­jar a la Lu­na, y eje­cu­ta­do el pro­di­gio unas cuan­tas ve­ces, la NASA, los so­vié­ti­cos y los que ven­drían des­pués se ol­vi­da­ron del te­ma por fa­ci­lón y re­pe­ti­do. Neil Arms­trong dio un pe­que­ño paso pa­ra el hom­bre y un gran paso pa­ra la hu­ma­ni­dad cuan­do pi­só la Lu­na, pe­ro de los de­más as­tro­nau­tas que lo hi­cie­ron des­pués so­lo se acuer­dan en su ca­sa.

Las pri­me­ras misiones a la Lu­na via­ja­ron

a su ca­ra vi­si­ble. Era lo ló­gi­co: ya ha­bría misiones pos­te­rio­res que alu­ni­za­ran en el la­do oscuro. Pe­ro no las hu­bo, por­que una vez can­sa­dos to­dos de la ca­rre­ra es­pa­cial, y ago­ta­dos los pre­su­pues­tos que los lí­de­res bi­po­la­res es­ta­ban dis­pues­tos a de­di­car a ella, el asun­to de­jó de te­ner sen­ti­do. Sen­ti­do po­lí­ti­co, se en­tien­de. El in­te­rés cien­tí­fi­co de la Lu­na si­gue in­tac­to en nues­tros tiem­pos, ca­si me­dio si­glo des­pués de que Arms­trong po­sa­ra su bo­ta en nues­tro sa­té­li­te.

El gran pro­ble­ma pa­ra ex­plo­rar la ca­ra ocul­ta de la Lu­na no per­te­ne­ce al gé­ne­ro de la as­tro­fí­si­ca, sino al de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Ri­chard Ni­xon no ha­bría po­di­do ha­blar con Arms­trong si és­te hu­bie­ra ate­rri­za­do en la ca­ra ocul­ta. Peor aún se­ría la si­tua­ción de un ro­ver o un ro­bot que se po­se allí. Arms­trong, al fin y al ca­bo, po­dría ha­ber­se apa­ña­do con

su pro­pio cri­te­rio de mi­li­tar, pe­ro el ro­bot no sa­bría qué ha­cer an­te un im­pre­vis­to. Es­ta­ría tan a os­cu­ras de las emi­sio­nes radiofónicas te­rres­tres co­mo no­so­tros lo es­ta­mos de ese la­do que men­cio­na la fa­mo­sa can­ción.

Pa­ra que los in­ge­nie­ros de la agen­cia es­pa­cial chi­na pue­dan en­viar ins­truc­cio­nes a la na­ve pa­ra el ate­rri­za­je y la ex­plo­ra­ción, ha si­do pre­ci­so en­viar por an­ti­ci­pa­do otro sa­té­li­te, Que­qiao, que lle­va des­de ju­nio en una ór­bi­ta más allá de la Lu­na, des­de don­de pue­de ver el la­do ocul­to, y tam­bién re­ci­bir los da­tos del ro­bot lu­nar y trans­mi­tir­los a la Tie­rra.

Chang’e 4 ob­ten­drá va­lio­sos da­tos so­bre la geo­lo­gía de la ca­ra ocul­ta, que ya sa­be­mos que no es igual que la vi­si­ble. Tam­bién lle­va­rá allí hue­vos de gu­sano de se­da y se­mi­llas de pa­ta­ta y de flo­res. Qui­zá al­gún día pre­ci­se­mos de to­do eso pa­ra so­bre­vi­vir allí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.