400.000 pla­zas en re­si­den­cias pú­bli­cas

El País (América) - - SOCIEDAD -

1.230.455 El in­for­me en­car­ga­do por el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fis­ca­les pre­vé un sig­ni­fi­ca­ti­vo au­men­to en el nú­me­ro de pla­zas en re­si­den­cias pú­bli­cas en España. En los dos mo­de­los so­bre los que se sus­ten­ta el in­for­me se con­tem­pla una subida de las 113.000 pla­zas pú­bli­cas o con­cer­ta­das que, se­gún el do­cu­men­to, es­ta­ban ha­bi­li­ta­das en 2016 pa­ra ma­yo­res de 65 años has­ta más de 400.000 pla­zas pú­bli­cas.

Es­te au­men­to exi­gi­ría un es­fuer­zo pre­su­pues­ta­rio, pe­ro las res­pon­sa­bles del in­for­me con­tem­plan que la im­plan­ta­ción pue­de ser pro­gre­si­va. “Con la ofer­ta lle­ga­rá la de­man­da”, ase­gu­ra Ma­ría Pa­zos, su­per­vi­so­ra del es­tu­dio y di­rec­to­ra de la lí­nea de in­ves­ti­ga­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas e igual­dad de gé­ne­ro en el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fis­ca­les.

“En España las re­si­den­cias tie­nen un es­tig­ma por­que la ca­li­dad es ba­ja y son co­mo una an­te­sa­la de la muer­te, so­lo van los más gra­ves”, ex­pli­ca. “En Sue­cia el mo­de­lo es dis­tin­to, cam­bió en los se­sen­ta. En España qui­zás se ne­ce­si­te una tran­si­ción, pe­ro tam­bién ocu­rri­rá, a me­di­da que la ofer­ta sea ma­yor y de me­jor ca­li­dad”, con­clu­ye. En la pro­pues­ta, el de­pen­dien­te afron­ta un co­pa­go por alo­ja­mien­to y co­mi­da en las re­si­den­cias o cen­tros de día —si no pue­de cos­tear­lo, se pro­po­ne una ayu­da del Es­ta­do—. Res­tan­do ese co­pa­go, el gasto pú­bli­co su­pe­raría en am­bos mo­de­los los 7.200 mi­llo­nes de eu­ros.

Ade­más, la pro­pues­ta con­tem­pla eli­mi­nar de­ter­mi­na­dos in­cen­ti­vos fis­ca­les aso­cia­dos a la edad, la dis­ca­pa­ci­dad y la de­pen­den­cia en el IRPF, que su­man unos 1.700 mi­llo­nes de eu­ros. A es­tos cálcu­los de­be aña­dir­se el re­torno cal­cu­la­do en cer­ca de 5.000 mi­llo­nes en co­ti­za­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial de los nue­vos em­plea­dos y sus im­pues­tos. “Es­to so­lo en re­tor­nos di­rec­tos. Hay que cal­cu­lar los in­di­rec­tos, ha­bría más gen­te ac­ce­dien­do al mer­ca­do la­bo­ral y por tan­to, más con­su­mo”, afir­ma Ma­ría Pa­zos.

“Las cuen­tas sa­len. La pro­pues­ta es fac­ti­ble. Qui­zás no de gol­pe, pe­ro sí con un ca­len­da­rio pro­gre­si­vo”, ex­po­ne Pa­zos. “Se pro­po­ne aquí un cam­bio de mo­de­lo, no un ca­len­da­rio de apli­ca­ción. Tam­po­co opi­na­mos có­mo de­be fi­nan­ciar­se, que lo de­ci­dan las Ad­mi­nis­tra­cio­nes”, ex­pli­ca Mer­ce­des Sas­tre, pro­fe­so­ra de Eco­no­mía Apli­ca­da en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y una de las au­to­ras del in­for­me.

“En lu­gar del sis­te­ma ac­tual, cu­yo pi­lar fun­da­men­tal es el cui­da­do pro­por­cio­na­do por las mu­je­res en con­di­cio­nes pre­ca­rias, es­te es­tu­dio pro­po­ne uni­ver­sa­li­zar el de­re­cho a la aten­ción su­fi­cien­te y de ca­li­dad por par­te de los ser­vi­cios pú­bli­cos. La vir­tud fun­da­men­tal de es­te tra­ba­jo es si­tuar el de­ba­te so­bre el mo­de­lo de cui­da­dos que se re­quie­re pa­ra aten­der las cre­cien­tes ne­ce­si­da­des ase­gu­ran­do a la vez los de­re­chos de to­das las per­so­nas im­pli­ca­das”, pro­si­gue Pa­zos. “Es­to re­quie­re un pac­to de los po­de­res pú­bli­cos im­pli­ca­dos”, aña­de. “El pro­ble­ma no es so­lo cuán­to se gas­ta, sino có­mo se gas­ta. Y en España se ha gas­ta­do muy mal”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.