El de­ba­te de la pro­tec­ción de las mu­je­res

El País (América) - - SOCIEDAD -

Des­de la Co­mi­sión pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de Ma­los Tra­tos a Mu­je­res (CIMTM) se­cun­dan el bo­rra­dor, “so­bre to­do la no pe­na­li­za­ción de la víc­ti­ma en nin­gún ca­so”, aun­que pre­fie­ren una ley es­pe­cí­fi­ca de tra­ta de mu­je­res con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual y pros­ti­tu­ción, “o que se in­clu­ya es­to en la Ley con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro de 2004”. Ma­ri­sa So­le­to, de la Fun­da­ción Mu­je­res, des­ta­ca que se am­plíe la san­ción al pro­xe­ne­ta, aun­que no ha­ya vio­len­cia: “Fue lo que pro­pu­si­mos en el mo­vi­mien­to

fe­mi­nis­ta cuan­do se mo­di­fi­có el Có­di­go Pe­nal. Nos pa­re­ció una de las ra­zo­nes de que pro­li­fe­re el mer­ca­do se­xual en España”. Lo­re­na Ga­rri­do, in­te­gran­te del gru­po de in­ves­ti­ga­ción An­tí­go­na, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Barcelona, cree que el tex­to “con­fun­de los tér­mi­nos de tra­ta con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual con el abor­da­je de la pros­ti­tu­ción”. Te­me que per­se­guir la pros­ti­tu­ción —aun­que el bo­rra­dor so­lo pe­na­li­ce al clien­te— “con­lle­va des­pla­zar a las mu­je­res a zo­nas de ma­yor pre­ca­rie­dad”. Cristina Ga­rai­zá­bal, de He­tai­ra, cree que “va con­tra los de­re­chos de las tra­ba­ja­do­ras del se­xo, las pe­na­li­za por­que obli­ga­rá a tra­tos más rá­pi­dos en las ca­lles”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.